domingo, septiembre 23, 2007

TONTO ES QUIEN DICE TONTERÍAS.


Y Guasch, periodísiticamente hablando, es más tonto que aquel que vendió el coche para comprar la gasolina.

Pero quizá mi acusación de tontería habría que extenderla y aplicársela a quién permite que una crónica de un partido del Barça la haga Tomás Guasch.

Hoy critica a Undiano, un árbitro del que ayer no decían nada pero hoy está en la picota de nuevo, por lo tanto supongo que a pesar de ser designado el pasado año por todos los estamentos como el número uno español habrá que ponerle cartel de vendido a Villar y a Arminio también.

Esperpéntico es que en cuatro jornadas se haya criminalizado a tres árbitros que pitaron al Barça.

Esperpéntico es que Roncero diga que no fue tan malo el arbitraje del día del Almeria, Real Madrid mediante.

Esperpéntico es que en un periódico dónde se urdió la más asquerosa legitimación de un penalti vengan ahora diciendo que lo de anoche a Giovanni no era, "porque de esos no se pitan".

Esperpéntico es manipular la realidad diciendo que anoche, en la acción de Kanouté, el malí no hizo falta a Milito.

Van tres arbitros ya descuartizados por los impresentables de As.

Cuando lo hacen bien, como ayer, y cuando lo hacen mal, como el día del Athletic.

Lo peor es que hay gente que les cree... .

Una bazofia de periódico digo yo que es el As.

Tres de cuatro señores, pero lo mejor de todo es que anoche nadie del Sevilla se quejó, ni Juande ni Navas... .

Además, de gol anulado, iletrado Guasch, (aunque debería decir manipulador) no se puede hablar porque la jugada estaba anulada antes del gol de Kanoute.

Vete con Belinda y Chapis, allí tu ridículo estará más en su hábitat.

3 comentarios:

dfons dijo...

toda la razón santote. Lo de AS es un sistemático acoso y derribo. Si ellos ganan no culpan a nadie, si lo hace el Barça la culpa es del árbrito. Porque sí. Porque lo dicen ellos.
Patético.
s2

Cràdal dijo...

Gran artículo y 100% verídico.

Iceman86 dijo...

Lo grave no es que se lo crean es que luego digan por ahí lo mismo que leyeron del TONTO de guasch.

Increible, pero cierto