lunes, octubre 15, 2007

MOMENTOS ÉTICOS CON FABIAN ORTIZ.

No haré un estudio ni valoración de lo criticable o deleznable de la contratación de jugadores de temprana edad para clubes de renombre, ya sean Barça o Milan, aunque tampoco valoraré las bondades del asunto.

El caso es que Fabián, en estos tiempos de calma futbolística que viven los clubs, ha salido con un tema nuevo (y ya es difícil) para atacar al Barça (evidentemente) de forma más o menos encubierta.

De todos es conocido que el Barça es el único club del mundo que recurre arrancar de las fauces familiares a chavales en edad cadete o infantil para su sagrada tarea de engrandecimiento culé. De hecho, Raúl, Casillas, Guti, Cambiasso y cía (los del periódico de cabecera de Ortiz) son ejemplos de ello.

Alude en este momento a cierto libro de César Luis Menotti para ejemplificar la deleznable labor que está llevando a cabo el Barça (y sólo el Barça) en estos momentos.

Con parrafadas del estilo de la siguente, Ortiz realiza un estudio que a buen seguro en otros momentos y con otro club no habría hecho pero que la catadura moral del Barça (el del Bronx Nou, el franquista, el que drogó a Maradona...) exige dicho momento filosófico (quizá tras quemar o frotar una piedra filosofal, quién sabe), dicho párrafo es el siguiente:

" Casi tres décadas después de aquellas reflexiones, el fútbol ha perdido esos límites. Mejor dicho, ha acelerado el proceso de borrado: los niños dejan de serlo antes de darse cuenta, pierden muy pronto el placer por el juego, adquieren enseguida vicios de deportista y adoptan en cuanto pueden actitudes de (buenos y malos) profesionales. Parece un camino sin retorno. La picadora de carne humana no se detiene. Sign of the times".

La verdad es que hay que ver lo meloso que se puede poner uno cuando hay que criticar y olvidar, y es que en momentos como éste es cuando uno se acuerda de aquello de que el olvido de los demás (lo demás), debe ser la legitimación del recordado (lo recorado).

No hay comentarios: