lunes, noviembre 05, 2007

AS, AHORA ME VIENES CON ESTAS... .

Recuerdo como en algunos debates del blog exponía que posiblemente algunos de los errores arbitrales que favorecían al Barça más que a la premeditación obedecían simple y llanamente a los errores involuntarios del árbitro que quizá se veían favorecidos (los errores) por el estilo culé de permanente ataque y posesión de la pelota.

Aquello era poco menos que negado como argumento por la razón de que un error no estaba justificado bajo ningún concepto (ni el de la confusión, porque aquí parece que nadie se equivoca) y se seguía apuntando en la dirección más fácil, en la de la conspiración.

Pues en esas andamos cuando el Real Madrid, allá por Julio, despide al hasta entonces su entrenador, Capello, para echarse en brazos de un juego que bien podíamos calificar como más vistoso, basado más en la combinación que en la percusión y apelando al sentido holandizante del juego del fútbol.

La cuestión es que el fútbol de violines y posesión culé no era excusa para un error pero servidor en las jornadas que van aprecia que éstos, cuantitativamente, están muy parejos tanto para el Real Madrid como para el Barça.

Y es ahora cuando sale As con una nueva línea editorial que, ahora sí, es importante. La línea no es otra que deslizar que el Sevilla el sábado pasado se empleó con cierta contundencia y que actitudes como la mencionada no debían consentirse.

Gracia me hacen dichas reivindicaciones cuando en el último Barça-Madrid el conjunto blanco hizo de la reiteración en las faltas un concepto defensivo que por entonces era loado como el cúlmen de la sabiduría en la práctica de éso que los amarrateguis llaman "el otro fútbol".

Pero más gracia, o quizá sonrojo, me hace comprobar como se quejan de la actitud del árbitro aquellos que partieron la cara a un jugador sevillista y provocaron un torrente sanguíneo en la cara de Adriano con los codos... .

Los codos, esa parte del cuerpo que en Ronaldinho eran afiladas dagas y en Guti son la justicia poética de quien se revela contra sus brutales agresores. Esa parte del cuerpo que en Motta eran guantes de boxeo con alfileres en su interior y en Diarra son látigos fustigadores de quién delimita su parcela con hombría.

Ahora me vienes con éstas diario As, a buenas horas mangas verdes... .

P.D. hoy, y sin que sirva de precedente, Chapeau para Relaño.

P.D. 2. hoy, y sirviendo como precedente, Guasch calla como una rata y se pierde en elucubraciones nacionalistas y gracias sin gracia (y de éstas sí que hay precedentes).

9 comentarios:

McCarran dijo...

@Santote
Al 50% de acuerdo en la definición de Guasch en tu P.D.2

Realmente calla como una PUTA

Pincho dijo...

@ santote

Calla como otras ratas callaron y callan el arbitraje del Barcelona-Almeria.

santote dijo...

O el del Real Madrid Almería.

Por cierto, el árbitro del Almería era el mismo CATALAN del que rajaba Schuster el sábado, a no ser, que todo puede ser, que ahora Villar y los catalanes tengan entre ojo, aparte del al Madrid, al Almería, cosas más difíciles se han visto oye.

Pincho dijo...

@ santote

Lo de Schuster es lamentable, lastima de hostia que de chico no le dieron a timepo, tiene un gran boca como Calderon por eso le trajo.
Que Madrid o Barcelona se quejen de los arbitros es para descojonarse.

McCarran dijo...

¿De dónde es el entrenador de Baloncesto del Madrid?
¿Quién fundó el Real Madrid?
No tengo nada mas que decir,como diria Schuster

santote dijo...

Ja ja ja, ésa si que ha sido buena Mccarran, no lo había pensado así yo.

Es lo que tiene generalizar.

Pincho dijo...

@ santote

Si si ha sido buenisima, Jim Carrey tiene que estar acojonado.

santote dijo...

Si no lo está, debería, porque repito, es lo que tiene generalizar, o acaso te gustaría que te llamara facha porque los Ultras lo son, vistos tus planteamientos seguro que sí.

Javier dijo...

Estrechez de miras que se gastan algunos. La frase de Schuster no era una ofensa para los catalanes, sino simplemente una forma de aludir a la rivalidad clásica "Madrid - Barça" para justificar una actuación que, para el alemán, fue discutible.

Es como si al Barça le hubieran pintado mal y Ricardo se hubiera acordado de que el árbitro fuera de Madrid para dar a entender que de ahí vienen su falta de imparcialidad. ¿Crees que los madrileños iban a salir indignados a pedir explicaciones?

Qué asco de victimismo barato.