jueves, noviembre 29, 2007

INCREIBLE SUCESO.

No sé si recordarán este artículo de Sport:

Rodríguez Santiago ya anunció sus intenciones en una tertulia. Mérida es una ciudad en la que las tertulias futbolísticas están al orden del día y uno de los puntos de reunión más conocidos es el Bar Nevado de la calle Legión X. Rodríguez Santiago estuvo en la localidad extremeña el fin de semana [...] El árbitro que privó al Barça de llegar a las semifinales coperas estuvo en el bar, según confirmó uno de los encargados Francisco Matamoro, una vez ya conocía que el miércoles estaría en Barcelona dirigiendo la vuelta de los cuartos de final. Su presencia no tendría más relevancia de no ser por la denuncia de un lector de SPORT que tuvo conocimiento directo de la charla informal que se produjo en este local: “Rodríguez Santiago dijo que había un jugador que soltaba mucho los brazos y que en el próximo partido le iba a expulsar”. SPORT confirmó que Rodríguez Santiago estuvo el viernes en el bar Nevado y que pasó el fin de semana en la ciudad [] El tono informal y la revelación del testimonio no darían relevancia a la charla de no ser porque el miércoles se vio como Rodríguez Santiago expulsó a Ronaldinho en la primera oportunidad que tuvo. Por el bien del fútbol, es de suponer que él consideró que la acción merecía la tarjeta roja y es mejor obviar los comentarios relacionados con la tertulia del bar Nevado.

Cuestiones laborales me tienen actualmente en Mérida trabajando. Mi sorpresa fue cuando el otro día, cuando iba andando por la calle ví el Bar Nevado.

Al principio, y pese a que algo en mi cabeza decía: " este bar me suena de los que sea ", no le dí mucha importancia. Pero acabo de caer en la cuenta de qué era lo que me tenía intranquilo.

Era el bar de Sport, así que esta mediodía tomaré allí alguna caña e indagaré sobre el suceso para ver que me dicen. Simple curiosidad y, si puedo, haré fotos.

1 comentario:

Javier dijo...

Y de esto qué, no nos comentas nada más? ¿descubriste si lo que decía el Sport no era más que otra mentira más?