miércoles, noviembre 28, 2007

RELAÑO CONTINUA HACIENDO LA DIGESTION.

Hoy se le ha ido la cabeza a don Alfredo Relaño y quizá, de tanto enroscar, la tuerca ya no dé más de sí. Nos da como argumento irrebatible de que el Barça gana por los árbitros, y por extensión por Villar, el número de tarjetas. También vuelve a decir que el Madrid ahora recibe beneficios arbitrales por la nueva amistad Villar-Calderón (cochinato), sin embargo, ahora sí (ahora no), no pone el grito en el cielo como antes y sus bramidos cambian y se tornan en grácil canto del ruiseñor de lo que él considera normal y sobre todo piensa que debe de ser así: al Real Madrid le deben favorecer los árbitros. Esto es normal.

No es el único que cree que esto debe de ser así.

Y sin embargo uno ya empieza a ver claros síntomas de chocheo, de elucubraciones sobre el sexo de los ángeles y de cierto discurrir en círculo sin llegar a ninguna parte. Relaño se ha perdido en un laberinto, que está cerrado con llave y además, si se puede, no tiene puerta de salida.

Ahora, cual pececillo boqueando (Javier copyright), se enfrenta a los demonios que le exigen esa no conseguida pretensión de ecuanimidad de la que hacía gala, sólo de fachada, cuando denunciaba al Barça por lo criminal o lo civil sin mirar eso de la paja en el ojo ajeno.

El Madrid, hoy por hoy, es el más beneficiado, quizá de largo, quizá no, de la labor arbitral. Mejor prueba que el reconocimiento de Relaño no hay. Esto es así, y simplemente hay que acudir a un planteamiento del tipo: "como será la cosa si hasta Relaño admite algo" para darse cuenta de la magnitud de la cuestión y sobre todo del embrollo en el que el siempre moderado (en las formas) Relaño se ha metido.

Nadie da más, contraponiendo a la célebre pregunta ¿alguien da más? la actitud de Relaño. Su debate y sus planteamientos son algo caduco, mentira por supuesto, y sobre todo con aroma a albóndigas con chorizo (por lo repetitivo) que tira para atrás.

Relaño, estas de mierda (periodísticamente hablando) hasta el cuello.

P.D. Guasch, por si acaso, prepara el camino para el sábado por si ocurre la debacle.

No hay comentarios: