miércoles, abril 02, 2008

OTRO PASITO MAS.

Pues sí, el Barça ganó en Alemania por 0-1 y obtiene un buen resultado para el partido de vuelta, ahora en casa, que le hace ser favorito (por si no lo era ya) para pasar a la siguiente eliminatoria de la Champions dónde parece ser que espera, tranquilamente y afilando armas, el Manchester United que consiguió un magnífico resultado de 0-2 en el Olímpico de Roma ante un equipo local que, todo ha que decirlo, parece que le queda grande la situación en la que se encuentra actualmente. Pero centrémonos en el Barça e intentemos ver que nos ofreció ayer.

Es el Barça actual en equipo que en un mismo partido es capaz de arrojar sensaciones contrapuestas y totalmente antagónicas quizá. Capaz de mostrar un poderío y dominio de la situación exagerados, también, en un mismo partido, son capaces de deslizarse, en un minuto, por l senda de la mediocridad más palpable, esa que ayuda a engordar antes de morir y que posiblemente nos haga ser bastante agoreros al pensar que más adelante, en otras plazas, lo que nos encontremos quizá pueda echarnos definitivamente de la competición.

Como descarga habría que decir que el Barça, en la tarde de ayer, presentaba un equipo mermado por varios motivos: lesiones, jugadores con molestias y futbolistas con cuentitis. Habría que decir que Deco, aun siendo consciente de que sus 50 mejores partidos ya han pasado (Relaño dixit), no estaba, aunque fuera en una versión menor, ya que su empaque y capacidad de jugar partidos de alto voltaje le hacen, a mi juicio, quizá necesario.

Tampoco estaba Ronaldinho. Punto. Y final.

No estaba el que es el jugador más desequilibrante del equipo a día de hoy y al que nos agarramos para lo que cada día, visto lo visto, parece una machada, oséa Messi, para con la figura del argentino hacernos a la idea de que algunos, con peores jugadores, han ganado mundiales. Pero quizá ésto sean interpretaciones guiadas por el corazón y el deseo.

Puestos en antecedentes el partido del Barça de ayer me pareció plano, quizá guiado por ese mal endémico que quizá el culé tenga en sus genes: hay que jugar bien los noventa minutos y golear, sin ser consciente, siquiera, de que el último gran éxito de la historia reciente se consiguió con ciertas dósis de guardado de ropa (Champions 2006).

Pareció el conjunto alemán un equipo de poco fuste y superado por la situación, pero creo que también sería justo valorar, en su medida óptima, el trabajo de ayer de un equipo que gana fuera de casa(en Alemania) en unos cuartos de final de Champions con un equipo, a mi juicio, cogido con alfileres, tanto a nivel físico como a nivel mental.

Porque parece que se va asumiendo que las segundas partes de los partidos, por norma, tienen que ser malas, y ésto es un fatal presagio, aunque eso sí, se tuvieron agallas para mantener a raya lo poco nocivo que pareció tener el Schalke04. Por algo se empieza en pos de que lleguen tardes mejores.

Hubo un caso para mí sangrante en estos tiempos de niñas, la de Rajoy y la de Henry, y en este segundo me detendré. Está acabado. Un jugador que se pasea con el carácter de divo como hace el francés predispone al Barça a jugar con 10 o quizá con 10,5, el caso es que con once no.

Porque no se va de nadie, chuta con pasotismo y va a los balones divididos más preocupado de su uña que de la lucha en la que anda metido. Tiene destellos, sí, como en el gol, pero es evidente que se esperaba más de él. Posiblemente, y muy a mi pesar, otro jugador que ya ha jugado sus 50 mejores partidos, por no decir los 100.

Y en la parte buena de la balanza están Etoo, muy batallador (aunque claramente limitado) en todo el partido ejerciendo bien de primer defensor con su presión, Bojan, con su oportunismo y por no perderle la cara al partido y el señor Touré, en el que me detendré.

Me ruborizo, y quizá algún secretario técnico debería hacerlo también, de no haber conocido antes a este majestuoso centrocampista defensivo. Sinceramete creo que es una de la piedras angulares de este Barça si quiere aspirar a algo. Una especie de agujero negro que todo lo absorve y que después, una vez abosrvido, se lo manda a un compañero con una dotes más que aseadas para lo que se destila últimamente. Sin discusión, y son interpretaciones mías, quizá el mejor fichaje de la temporada, seguido de un buen y regular Milito. Creo que se encuentra entre los 2 o 3 mejores mediocentros defensivos del mundo.

Total, que a disfrutar un par de días de esta importante victoria porque este fin de semana vuelven las pelis de terror, quizá ya con el hermano Grimm en el campo, y volveremos a una de nuestras realidades sin saber a qué equipo agarrarnos y sin saber qué esperar de este, por momentos, desconcertante Barça.

1 comentario:

abortigen dijo...

De acuerdo contigo, es increible las dos caras que ofrece este equipo, yo creo que es que dudan y no saben(o no quieren) que hacer.
Me explico, cuando consigues una ventaja en el marcador sólo(para mí) puedes hacer dos cosas: o ir a por otro gol o defender el resultado, pues bien, el Barça no hace ninguna de las dos cosas, o las dos a medias. Ya se vio contra Betis y contra otros equipos.

En lo de Henry, estoy un poco en desacuerdo, no se si es la esperenza de volver a ver a un gran jugador pero, me encantaría verlo jugar en una posición más adecuada y no de ¡EXTREMO! igual que a Etoo, que también estuvo en la banda. No me importaría cambiar el exitoso 4-3-3 por un 4-4-2 de vez en cuando(véase partidos fuera de casa) con Etoo y Bojan o Etoo y Henry por ejemplo.

Más que nada cada uno en su sitio. saludos.