viernes, agosto 29, 2008

POR ENCIMA DEL BIEN Y DEL MAL.

Ahí está el Madrid.

Y aquí estamos nosotros, viendo como día sí, día también, los cuatro papanatas de los medios de comunicación le ríen las gracias.

Porque al parecer, lo que el Chelsea está haciendo con Robinho está mal, muy mal. Lo que Robinho hace es escupir la mano que le dio de comer.

Pero lo que hizo Cristiano Ronaldo con su club, el Manchester, no. Era gloria divina. La gloria que supone que en jugador predestinado a juar en el Madrid finalmente lo haga.

A ésto debemos de recurrir en este país. A huir del escepticismo y, cual religión, comprender que las artes del Madrid están inspiradas en un ente superior y que aunque parezca que sus comportamientos son son poco corteses (oséa igual que el resto de clubs, Barça inlcuido), realmente no es así y lo que hace el club blanco con jugadores con contrato en vigor no es más que acelerar al transcurso natural de la vida. Y en el libro de la vida, señores, está escrito que los mejores jugadores tienen que jugar en el club blanco.

Por encima de lo que sea y de quién sea.

Ahora se enfadan porque se vendan camisetas del Chelsea con el nombre de Robinho. Claro, igual que cuando se enfadaron por tener un coche (permítanme que me ría) supuestamente a nombre del Cristiano.

Es lo que hay y es lo que tenemos que comer.

Los fichajes de Figo, Zidane, Ronaldo o Beckham no fueron contrataciones a jugadores con contrato en vigor... .

Fueron justicia poética.

La declaración en rebeldía de Robinho en el Santos no era más que la rebelión de alguien que clamaba justicia.

Justicia poética señores, es la que tiene que hacerse con ese club que está por encima del bien y del mal.

2 comentarios:

raul_Joiner dijo...

exactamente lo mismo vender en la web del club camisetas con su nombre, que poner a boli en un papelito cual multa, el nombre de CR.

Gran criterio, santote.

santote dijo...

Aquí, Raúl, por si no te has dado cuenta, se está valorando a los diarios y a la percepción de la realidad que nos dan de los clubs (todo lo que haga el Realísimo bien, todos los demás mal) y no a los que los clubs hagan.

Son cosas distintas ya que todos, Barça incluido (y lo digo en el post) utilizan las mismas artes, así que ahora no nos vengan con lo mal que tratan al Madrid clubs, jugadores y representantes porque si alguien se lleva la palma ultimamente, al menos en la repercusión de los fichajes (ver época Florentino) es el Madrid.

Saludos