viernes, agosto 22, 2008

¡ POR FIN !



Supongo que a estas alturas el personal ya sí que será consciente de que los aficionados, o lo que sea, que no pertecezcan a la parroquia madridista son más tontos que nadie o como poco menos listos.

Supongo que amparados en la superioridad moral que supone el ser un adscrito al nacionalmadridismo muchas de las plumas más afamadas (no confundir afamadas con otros adjetivos del tipo preparada, formada, crítica objetiva y demás que quedan muy bien en un periodista) se permiten el lujo de tratar(nos) al resto de aficionados al noble arte del balompié como simples marionetas e incultos cafres que realmente no han visto la luz (blanca que no empaña para más señas).

Pues hoy me he llevado una (grata) sorpresa cuando veo que el ínclito Tomás Roncero (pinchar el link, a ver que credibilidad puede tener este abanderado del madridismo) todavía remueve lo que yo creía eran cenizas de eso que da nombre al blog en el que dedico mi tiempo de vez en cuando.

Al parecer no, el Villarato (hurra) sigue vivo y el Madrid tendrá que seguir luchando contra propios y extraños, y lo que es peor, contra los árbitros, para seguir acrecentando su leyenda, esa que se ha cimentado, incluso, por encima de esos hombres que antes iban de negro pero que actualmente, quizá por cuestiones de marketing o yo que sé, ahora visten llamativos colores e imparten justicia en el campo de fútbol para que gane el mejor. Eso sí, imparte justicia en todos los partidos menos en los que se encuetre inmerso cierto equipo blanco o sus intereses, ya que de ésto (de hacer justicia) ya se encargan las legiones de futbolistas de ese ejército cuasi sagrado que es el Real Madrid, con toda su superioridad moral (moral=propagandística, más o menos).

El caso es que el señor Roncero hoy escribe cosas como ésta.

Lo que me hace suponer que realmente las dos últimas ligas no las ganó el Madrid, la última con cierta holgura.

Lo que me hace suponer que las manos de Heinze y Salgado en distintos campos de la geografía española fueron eso, sueños.

Que los partidos contra el Almeria y el Betis se ganaron bien, sin polémica arbitral. El de Huelva también.

Que en el partido contra el Barça Guti no asestó a Marquez una patada en la rodilla que precedió al primer gol madridista.

Que el penalti a Raúl en el mismo partido fue poco menos que ridículo.

Que hace dos años ya le revisaron sanciones al Realísimo.

Todo ésto lo he soñado yo creo.

No hay comentarios: