domingo, agosto 24, 2008

RONCERO ES UNA MINA.

Recuerdo cierto día que debutó un jugador brasileño en Cádiz vistiendo la camiseta del Real Madrid.

Recuerdo que tenía 18 años y que venía con un extenso curriculum (...) de Brasil dónde había roto cinturas por doquier y gozaba de un gran cartel, más o menos como Rochemback hará algunos años más.

Recuerdo que ese jugador se llamaba Robinho y que tras su entrada en el campo el Real Madrid pudo ganar un partido que hasta el momento se le estaba atascando allá por la jornada 1 de la temporada 2003-2004.

Recuerdo que tras ganar el partido y que tras una brillante actuación del brasileño muchos se subieron al carro de los elogios desmedidos y la loa sin paragón.

"Y Dios creó a Robinho" se atrevieron a titular algunos, casi nada.

Pero Roncero fue si cabe más allá.

Fue capaz de escribir ésto:

"Esa libélula de ébano que nos hechizó en Cádiz hasta el extremo de consensuar una equiparación unánime con la figura de Pelé".

El caso es que recientemente, y tras el affaire Robinho, algunas verdades (de esas que el tiempo desenmascara) van saliendo a la luz.

Robinho no es Pelé. Tampoco Zico ni Ronaldo.

Pues bien, si Robinho era Pelé cuando llegó al Madrid fíjense lo que era justo un partido antes, exactamente cuando jugaba en el Santos:

" Le recuerdo la brasileño que en el Santos sólo era un proyecto de jugador filigranero... ".

Porque es ponerse uno la camiseta del Real Madrid y se convierte en mejor persona, le crece el miembro, aumenta su inteligencia y sus virtudes (en el caso de Robinho) se multiplican hasta llegar a cotas estratosféricas.

Es el Madrid.

El sagrado Real Madrid.

P.D. y para terminar, y con algo de mala leche, les pongo un video que me han mandado de Van der Vaart. Cojonudo.

VIDEO DE RAFAÉ.

2 comentarios:

Maese Threepwood dijo...

Lo de Roncero da para escribir una tesina sobre la "calidad" del periodismo deportivo en España, es impresionante el morro y la poca vergüenza de este hombre, que otro año volverá a dar calor con la décima, y se buscará una figurita reciente para nombrarla su hijo pródigo de nuevo. A ver lo que tarda en escribir algo de este estilo:

"Ayer recibí un mensaje de mi amigo X, de la Peña X: 'Tomás, este Van der Vaart es como Zidane vestido de luces, puro arte y tronío', le tengo que dar la razón, 'Rafaé' ha venido al Real Madrid para encumbrar su carrera deportiva allí donde sueñan todos los grandes, desapercibido hasta hace bien poco en tierras germanas se verá en unos meses levantando orgulloso la décima orejona, haciendo historia. ¡¡Y Olé!!

¿A qué parece que lo ha escrito él?

PD: Este año a poco que le entre la pelota al barça te vas a hinchar de Villarato.

santote dijo...

Lo de la décima yo también apuesto a que lo escribirá, pero una ni dos veces, sino decenas de ellas, es lo que lleva haciendo toda la vida el bueno de Tomás.

Y lo de Van der Vaart, pues ya veremos, depende de cómo sople el viento, porque es éste (el viento) la fuente de inspiración del veleta Roncero.