domingo, noviembre 30, 2008

LA CONFIRMACIÓN.

De lo que dije anoche.

Hoy toca arreglar al Madrid por parte de Relaño.

De los penaltis (posibles) nada.

Sólo Trueba hace una mención escueta a los mismos.

No habla de intencionalidades.

Ni va más allá.

Sólo dice, más o menos, que pareció penalti.

La interpretaciones para cuando esté otro equipo por medio.

Azulgrana para más señas.

Como el Barça.

Y como el Extremadura de Almendralejo.

Pero se refiere al primero.

Al Barça.

Al que en sus titulares ya le colocan el sambenito del arbitraje diciendo que se reclamó un penalti.

Pero no van más allá.

La intención es, como siempre, arrojar la sombra de la sospecha y emponzoñar.

Siempre emponzoñar.

Y no van más allá porque lo que fue es mano de Kanoute.

Lo que señaló el árbitro exáctamente (siguendo las consignas de Villar).

Se equivocan, y mucho.

Porque dónde se fueron al limbo algún que otro penalti fue en el Coliseo.

El Alfonso Pérez.

Pero de éso no hablaré.

Éso hay que callárselo

P.D. Pongo un extracto de Roncero, representante de la información madridista en As (es su director) para que la gente se descojone literalmente.

Y luego quieren que no pensemos que estas palabras las escribe con un carajillo y un palillo en la la boca.

" Tanta piscina de hidromasaje y tanto mamoneo con la alimentación sólo pueden llevar a este desastre. Cuando comían chuletón, bebían Rioja y comían cocidos se ganaban las Copas de Europa sin bajarse del autobús. Si amaneras al profesional, amaneras su cuerpo. Y llegan las lesiones. Lógico. Cultura débil, físico débil ".

Así que ya saben. Según el nutricionista Roncero, hay que comer alimentos altos en grasa y colésterol, todo ello adornado con alcohol, para rendir más en el deporte.

Ya me imagino a Roncero "aconsejando" un potaje de garbanzos a el equipo antes de los partidos.

Y un buen chuletón de medio kilo.

Y media botella de Rioja (sin gaseosa, que produce efluvios gaseosos)

Y un cafelito con un poquito de anís. Un carajillo vamos.

Me descojono con el nacional-madridismo.

Y no porque no me gusten ni los carajillos (los potajes no me gustan), ni los chuletones ni nada de éso.

Pero lo de Roncero es de traca.

Y para descojonarse.
Y AHORA QUÉ.

Sí, porque debe de ser difícil digerir ciertas cosas para algunos que, desde hace tiempo, están a un nivel de panfleteros que tumba de espaldas y sólo los más acérrimos pueden creerse todo aquello que han creado con un solo objetivo, desprestigiar y deslegitimar los éxitos culés de hace algunas temporadas. Quizá de lustros. Quizá, desde hace décadas. Todas estas cosas hemos tenido que soportar desde As y Marca sobre el Barça.

Pero no se bajarán del burro.

Mañana será momento de arreglar el Madrid o, lo que es lo mismo, arreglar el mundo.

Hablarán poco o nada de lo que ha pasado en el Coliseo Alfonso Pérez.

Darán poca o ninguna importancia a las jugadas de Pepe (que extrañamente se ha aficionado a hacer penaltis que no se pitan, qué raro oye) o a las ya clásicas manos de Ramos de todas las temporadas (otro que se ha aficionado a jugar con las manos al noble deporte del balompié).

Uno hace tiempo que no espera nada de este sector de la prensa empeñado en empozoñar y echar mierda sobre el Barça.

Nada.

Pero seguiré escribiendo lo que me dé la gana y lo que pienso.

Y lo que pienso es que la prensa madridista es:

-HIPÓCRITA.

-CÍNICA.

-MENTIROSA.

-MANIPULADORA

-RUIN.

Lo pienso porque nos toma por tontos.

Porque ahora desviará la atención y en cuanto el Barça gane algún que otro partido con estruendo arbitral se hablará de lo de siempre.

Y se olvidará premeditadamente lo de esta noche para no tener que navegar contra corriente.

Sí, esa corriente contra la que tendrían que luchar si admitieran que hoy, otra vez más, el Madrid se ha beneficiado de errores arbitrales.

Aunque haya perdido.

Me da igual porque siguió con diez de forma dudosa y no se le pitaron dos penaltis que para servidor fueron claros.

Y no es que piense que los errores han sido premeditados.

Pero sí pienso que, tal y como afirman algunos papanatas, con Villaratos y gaitas similares lo de hoy hubiera sido penalti.

Perdón, hubieran sido penaltis.

Dos.

Que no uno.

Sino dos.

Ahora qué Alfredo.

Ahora a mirar para otro lado.

Y a limpiarnos la lengua.

Porque está llena de mierda.

Porque nos la hemos tenido que meter en el culo.

Una vez más.

Y ya van muchas.

Qué repugnante por Dios.

domingo, noviembre 23, 2008

LAS LEYES DEL EMBUDO.

El título viene a decir que lo que el nacional-madridismo de este país quiere, y lo diremos sin tapujos, es que los árbitros se equivoquen a favor del Madrid.

La cosa, sin embargo, cambia a tenor de los resultados y resulta ahora que Muñiz Fernández es un buen árbitro y para nada un vendido al Villarato.

El caso es que no ha sido excesivamente difícil encontrar un claro ejemplo de "dónde dije Diego".

Sí, nada difícil.

Porque en la primera jornada de liga, esa veleta que escribe en As decía lo siguiente:

" Muñiz, ya estamos... El Depor, vigoroso y armónico, firmó un triunfo limpio, pero eso me permite ser más contundente en lo que voy a decir. El Villarato ha vuelto y el presidente de la FEF ha finiquitado el indulto que le concedió a su amigo Calderón la temporada pasada. Iturralde avisó de lo que nos esperaba ante el Valencia y Muñiz ratificó en A Coruña mis fundadas sospechas. En caso de duda, va a ser cada vez más fácil pitarle al Madrid. No hubo jugadas polémicas, pero mi bola de cristal no me engaña. Ya lo verán...".

Y hoy dice ésto:

Muñiz, ok. Un buen árbitro. Se puede equivocar, pero no en la autovía unidireccional de sus colegas fieles al Villarato. El asturiano y uno de sus linieres erraron al anular un gol de Sneijder tras centrar legalmente Higuaín el balón desde la línea de fondo. Pero después hubo un penalti claro de Pepe no señalado. O sea, que comido por servido. Ojalá aprendan Clos Gómez, Medina Cantalejo y cía.

Pero oye, si hay que pensar que la prensa madridista en menos mala se piensa.

A pesar de cosas como ésta.

Relaño, por si acaso, no habla de Villarato ni nada no sea que tenga que explicar éso que poco o nada casa con sus asquerosas falacias y teorías.

Para él, es momento de arreglar el mundo o, lo que viene a ser lo mismo, arreglar el Real Madrid y que el carma con el yin y el yan de mundo estén en equilibrio.

Es lo que decimos de la teoría del embudo, ancho para mí y estrecho para tí.

Antológica la desfachatez del nacional-madridismo que nos toma por tontos.

Y antológica la legión de seguidores que comulga con lo que éstos creadores de conspiraciones promulga.

Éllos verán, pero ya huele que, cuando el Madrid gana, la cosa sea neutra en temas arbitrales, pero cuando no lo hace, sea al revés.

Porque Pepe hizo penalti ayer.

Como una casa.

Y punto.

Sí, sé que se anuló un gol legal al Madrid pero yo pienso que, si existen periodistas tan loados que legitiman su bazofia gracias a la omisión interesada de todo lo que malamente se justifica del Villarato, no voy yo a ser menos y voy a poner el foco en toda la labor arbitral en conjunto, así que me centraré, tal y como hacen en la prensa madridista, en lo que me interesa.

Y le daré la categoría de prueba indiscutible.

Por lo tanto yo digo que al Madrid le ayudan los árbitros.

Ah, y punto.

P.D. Por cierto, las décimas del Madrid son mejores. Siempre.

Con qué gratuidad se emplean algunos para tirar mierda... .

domingo, noviembre 09, 2008

UNA REALIDAD PARALELA.

Es dónde vive Relaño que nos cuenta lo que quiere, interpreta lo que quiere y propugna lo que quiere.

Si no, no sería concebible artículos tan sectarios y manipuladores como el suyo de hoy.

En fin, inundados de bilis estamos todos.

Y es que, tal y como decíamos en el anterior post, claramente irónico, lo de ayer en el Bernabéu por parte del arbitraje era para que no se notara la supuesta campaña arbitral definida como Villarato.

La verdad es que Relaño cada vez me sorprende más y, si bien me repugna el periodismo de urgencias que destila últimamente (hay que justificar u omitir lo evidente), uno no deja de sorprenderse del sectarismo y la manipulación que lleva a cabo recientemente con inusitada virulencia.

Resulta que Iturralde ayer estuvo bien, salvo en la expulsión de Ramos (curiososo, precisamente en una jugada que el Madrid sale peor parado).

Yendo más allá uno se hace a la idea de qué es lo que Alfredo consideraba neutralidad arbitral, y no es más que cuando el árbitro se equivoca a favor del Madrid.

Curiosa ley del embudo la del señor de la barba. Aunque también vomitiva manipulación por supuesto, ya que el menosprecio al resto de equipos y/o aficionados que se desprende de las tretas (que es lo que son, intentos de coaccionar), raya si no entra directamente con los dos pies en el insulto directo.

Cero menciones a los penaltis a favor del Madrid, más que discutibles los dos, y que propiciaron la victoria blanca.

Nuevo golpe de chapa.

Con lo fácil que sería admitir que (elija una):

- Arbitrar es difícil.

- Los árbitros son muy malos.

Algunos apelan a la típica pataleta de mal perdedor para justificar sus miserias.

Asqueroso momento del periodismo propiciado por el, de momento y veremos hasta cuando, estado de gracia culé.

Seguiremos informando.
PARA QUE NO SE NOTE.

Es lo que ha pasado esta noche.

Y por ser más o menos escueto, decir que en el partido del Barça no ha habido nada punible... ,

... si no hacemos caso a Josevi que posiblemente le ponga algún pero al arbitraje del Camp Nou.

El caso es que el Madrid ha ganado por 4-3 al Málaga con dos penaltis a favor de los blancos.

No uno, sino dos.

El primero, por manos dentro del área.

Unas manos discutibles.

De esas que hay que tener ganas de pitar y que al Madrid nunca le pitan.

Sí, de ésas que nunca le pitan.

Pero hay más.

También le han pitado un penalti en el último cuarto de hora más que discutible.

También de ésos que hay que tener ganas pitar, por no decir que es inexistente.

Uno de ésos que, cuando se los pitaban a Gudjohnsen, eran tachados de lipotimia.

Ah, y encima ha sido Iturralde González, el árbitro al que todo el nacional-madridismo tenía entre ceja y ceja.

Pero tal y como decía en el título, todo ésto ha sido para que no se note.

Debe de ser por éso.

domingo, noviembre 02, 2008

AVERGONZANTE.

Lo de la prensa nacional-madridista bien da para un estudio psíquico.

Y quién no quiera ver las ganas de coaccionar a los árbitros que no lo vea, pero lo de estas fechas es poco menos (o quizá más, sí, mejor más) que lamentable.

Vomitivo, asqueroso, malintencionado y ruín.

Como es la prensa madridista.

Ahora resulta que no se puede expulsar a un jugador madridista, por bueno o malo que haya sido.

No entra siquiera en la justicia de las expulsiones, sino que centran su portada en que expulsaron a un jugador blanco.

Y ésto, ya se sabe, está prohibido y no se debe hacer.

Lo de expulsar a un jugador blanco.

Porque el Madrid está por encima del bien y del mal.

Ya hay que ser ruín para deslizar lo que hacen algunos, y es que ya se sabe, ahora que parece que más o menos el Barça está jugando bien y es difícil que pierda (aunque lo puede hacer), es momento de apelar o lo criminal (porque lo civil no surte efecto) para intentar manosear la competición.

Ahora, en caso de que el árbitro, cuyas jugadas serán examinadas con lupa y juzgadas, en caso de perjuicio madridista (aunque sea mínimo), con inusitada severidad se le mirará como protagonista prinicipal del partido y con una asquerosa suposición de premeditación en caso de que suceda lo único que NO se puede hacer, a saber perjudicar al Madrid.

Lo contrario sí se puede hacer.

Lo de beneficiarle digo.

Eso sí porque es un golpe de chapa.

Qué bochorno por Dios.