jueves, mayo 14, 2009

ALLA, AL FONDO, LA HISTORIA.

Leí, hará pronto un año, la antológica crónica de la final de Wimbledon que enfrentó a Rafa Nadal con Roger Federer que publicó en genial periodista y mejor escritor Alejandro Delmás (lástima que no escribas de fútbol) en la que recordaba un extracto de "El libro de la selva", de Rudyard Kipling. Venía a decir, más o menos, algo así :

" Rafa Nadal pasó delante del Triunfo y el Desastre. Trató a esos dos impostores exactamente del mismo modo. Pero, al fin, sólo se reunió con el Triunfo ".

En este caso, el Barça estaba pasando por delante del triunfo sin haber ganado todavía nada, llegaba con varias bajas que le podían tentar a fallar a sus principios y sobre todo, la primera hoja de un posible triplete que bien podría ser histórico, corría un serio riesgo de desintegrarse ante los rugidos de esos motivados leones y de su fiel, deportiva, y animosa hinchada.

La historia, tantas veces vista en el Barça a lo largo de su historia, parecía repetirse. Allá dónde parecía no llegar la calidad futbolística del Athletic llegaba, y se sobraba, esas cualidades tan nobles y apreciadas como era la entrega, el despliegue físico y la ilusión. Sin embargo, como tantas veces ha pasado en la historia, la razón empezó a imponerse y el desenlace, no por esperado, se convirtió en majestuoso para el Barça y para el mundo del fútbol en general.

Sin embargo, hablábamos de Mowgli y Rafa Nadal más arriba, y, aún a sabiendas que el componente épico de aquel partido de ténis no tiene nada que ver con la final de copa de ayer, la metáfora bien me sirve para explicar qué pasó ayer y cual fue la clave del partido.

Salió el Athletic desatado, con unas ganas que entraban de lleno y se asentaban en el terreno de la fe para intentar hace malos todos aquellos pronósticos que hablaban de una victoria culé de manual o de una victoria del Athletic acorde a aquella final de hace 25 años en la que el Barça se estrelló en el muro vasco una y otra vez.

Sin embargo, allá por el minuto quince, un rugido surgió del banquillo culé, sí, el culé, y el guión comenzó a cambiar. Había hecho falta dejarse un jirón en forma de gol de Toquero que siguió un centro desde el corner con la fe inquebrantable de quienes piensan que su causa es la verdadera. O fue éso o fue (sí, puede que sea ésto también) la increíble capacidad del Barça para defender como un equipo de regional las jugadas a balón parado. Aún teniedo incrustados en la defensa a dos torres, una de marfil y otra de ébano que responden a los nombres de que Piqué y Yaya Touré respectivamente, el Barça encaja goles de esta forma con una facilidad increíble. Será, quizá, la constatación de que la perfección no existe aunque nos empeñemos en agotar calificativos.

Pues decíamos que allá por el minuto 15 Guardiola, que hace un año veía fútbol de tercera, visiblemente molesto con su equipo ordenó tocar y tocar. Ordenó echar la mirada atrás. Ordenó repasar cuáles habían sido los argumentos que les habían llevado a estar allí, en Mestalla, jugándose la entrada en a historia. Dijo álguien cierta vez que quienes olvidan el pasado están condenados a repetirlo. Supongo que se refería a las malas experiencias porque Pep ordenó que los patadones se acabaran, aun a riesgo de andar por la cuerda floja a base de pases horizontales al borde del área grande (y a veces pequeña incluso) que bien podrían dejar la cosa vista para sentencia.

Sin embargo, tres o cuatro carreras estériles en la presión del Athletic comenzó a hacerle pensar a lo jugadores vascos. Comenzaron a dejar de creer en su motivación. Comenzaron a realizarse ciertas preguntas malas en un equipo que había fiado gran parte de sus posibilidades en una confianza y fe inquebratables, en una causa a la que no le podía aportar argumentos futbolísticos, o al menos en este caso tenía menos que el Barça.

Cayó en esa duda existencial, acaso obligado por la orden de Guardiola a sus jugadores, y cuando quiso darse cuenta ya había entrado en la zona Barça. Ya estaba en la red culé y su siguiente destino sería, por desgracia para ellos, la jaula a la que se vería sometido durante más de hora y cuarto de fútbol de manual, de fútbol de escuela deportiva, de fútbol Made in Barça.

Pep había ordenado, como decíamos al princpio, mirar y tratar al éxito y el fracaso de la misma forma, como los dos viejos impostores que son. Y en ese momento, cuando el Barça acudió a su patrón de juego, la cosa terminó.

El resto es historia, una historia que no por repetida esta temporada se le hace pesada a la parroquia culé.

Más que historia, y tras el más que previsible alirón culé próximo, es una cita con la historia.

¡ Vamos Barça !.

5 comentarios:

subjetivo dijo...

Gran comentario sobre el estilo Barça:
"Ya estaba en la red culé y su siguiente destino sería, por desgracia para ellos, la jaula a la que se vería sometido durante más de hora y cuarto de fútbol de manual, de fútbol de escuela deportiva, de fútbol Made in Barça.
"

Ahora bien todos estos que se están doliendo en prendas por lo del himno, no estoy de acuerdo en los silbidos y como yo seguro que muchos de los aficionados vascos y catalanes de Mestalla, bien a éstos que se escandalizan diciendo que ¿para que han ido el barça y el athletic? serán si no me equivoco los mismos que se subieron al carro después de la Eurocopa y serán los primeros que se suban tras el Mundial de 2010 donde la SELECCION ESPAÑOLA llegará lo mas lejos de su historia ¿ganandolo? ¿porque no?.

Bien a estos defensores de la PATRIA, menospreciando al Barça, que hubieran preferido que la final se hubiera jugado entre el Madrid y el Sevilla, ellos tan patriotas no se dan cuenta ¿o si? de que de haberse jugado esa final, Del Bosque no habria tenido ni para hacer un once (con garantias o sin ellas y eso contando con los jugadores que pudiera haber en los banquillos), y sin embargo ayer teníamos lo que puede ser LA MEJOR SELECCION NACIONAL para el Mundial de 2010



Del Barça no pueden jugar todos pero pongamos a:
Casillas por Valdés
Ramos por Alves
Piqué por Marquez
Capdevila por Abidal
Torres por Henry
Villa por Etoo
Silva por Messi
Xabi Alonso por keita y nos queda una seleccion Made in Barça

casillas
ramos pique puyol capdevilla
Xavi iniesta alonso (busquet)
villa torres (bojan)

Robert Martínez dijo...

Si se ha alimentado durante tanto tiempo la posible victoria del Athletic probablemente ha sido por una mera cuestión comercial, para darle interés mediático al partido. En las apuestas, la victoria del Barça se pagaba baratísima, incluso cuando se adelantó el Bilbao apenas se movió la cuota. Por mucho que se motivara el Athletic, el Barça lo estaba igual o más. Igualados en lo anímico, en lo técnico y táctico están a años luz.

Este Barça está muy por encima de todos los equipos que hemos visto hasta ahora. Pienso que si encajan goles a balón parado es porque no hay otra forma de acercarse con peligro a su área.

Son muy superiores al Manchester, y aunque éstos probablemente eviten la sangría, acabarán sucumbiendo como todos los demás.

Javi dijo...

Lo del Barça este año es impresionante, y pese a la campaña de desprestigio de la masa mediática merengue, Relaños, De la morenas y tal, se les ha caído todo. Ojo porque esto otras veces les ha funcionado y este año ha cambiado el asunto, ha cambiado la historia.

Ahora sólo les queda ir con CR7 en la final de la Champions. ¿Cómo pretenden que no se silbe el himno si desde la España profunda sólo saben que ningunear al Barça y apoyar y espolear a su rival, sea el que sea?

experamental dijo...

El tercio del aforo de Mestalla que estaba reservado para compromisos federativos pasa misteriosamente (es un decir) a manos de aficionados del Athletic, que de este modo consigue jugar la final de Copa como si estuviera en casa.
Este Villarato de pacotilla sigue decepcionándome día tras día.
Y en cuanto a lo de los pitidos al himno, decir que les ha venido de perlas a muchos para desviar la atención del verdadero protagonista de la noche de ayer: el excepcional fútbol del FC Barcelona.
(en Punto Pelota, por ejemplo, se pasaron más de media hora centrados única y exclusivamente en la polémica de la censura de TVE, sin hablar del partido, ni de Messi, ni de Guardiola, ni del 4-1. Daba grima ver a la loca de Frederic Hermel revolviéndose en su asiento, rabiosa y desencajada).

santote dijo...

A mí ya casi se me ha olvidado la copa y me estoy acordando más de lo del himno. ¿ Es que no saben que encima es lo que querían, que se les diera bombo ?.

Aunque si hay que darle publicidad a esto, aunque sea ir contra sus ideas, para así quitarle publicidad y mérito al Barça.