sábado, mayo 16, 2009

DE VICTORIA EN VICTORIA... PSICOLÓGICA.



A falta de victorias de verdad que llevarse a la boca el nacionalmadridismo ha decidido que existe otro tipo de victorias, aquellas que consisten en poner nervioso a los rivales. Y como dicen que sí han puesto nervioso a Laporta, pues todo queda dicho. Victoria moral o victoria en lo que se podría denominar (y denomina Relaño) victoria psicológica.

Ahora resulta que si Laporta declara que nadie venga a fichar a sus mejores jugadores como respuesta a una pregunta en la que se le inquiría por la posible repeticiónde la jugada de Figo que llevó a cabo Florentino hará ya años, está nervioso.

Hemos de suponer, por tanto, que si alguien le pregunta a algún gobernante del Real Madrid por las posiblidades de fichar a Casillas, a Ramo o a Pepe, éste le dará cita y hora para tratar de concretar el traspaso en virtud del posible interés que pudiera tener.

Sin tales las ganas de ganarle al Barça en algo que ya, incluso, se dan como válidas victorias en batallas "psicológicas", casi nada. Esto me recuerda a aquellos años 80 en los que el Barça se conformaba con ganar el partido de casa al Real Madrid. ¿ Y saben quién ganaba las ligas entonces ?. Sí, lo han adivinado, el Real Madrid.

Entonces, puesto que Laporta ha cometido la osadía de decirle que no al Madrid, ahora resulta que es porque está nervioso, porque teme que algún jugador de los líderes de su equipo cambie de aires siguiendo el puente aéreo.

Es posible. Como también es posible que no fiche a ninguno.Como es posible que no fiche a Kaka. O que tampoco fiche a Cristiano Ronaldo. O es posible que Ribery vaya al Barça finalmente como supuestamente ha deslizado en alguna declaración (¿sería ésto una victoria?).

De todas formas, de quién viene el artículo de Laporta de hoy no cabe esperar otra cosa.

No cabe esperar más de alguien que con un cinismo sin parangón habla de madriditis en el Barça cuando es él, precisamente él, el que está hablando continuamente del Barça en todo sus aspectos.

Mientras el Madrid sigue cosechando supuestas victorias psicológicas, esta noche, posiblemente, el Barça coseche la segunda victoria real de esta temporada.

Vengan a mí derrotas psicológicas de esta alcurnia.

4 comentarios:

Diógenes dijo...

Estoy contigo, Santote.
Incluso Rubén Uría, al que creía serio se mete en este pantanal.
Este tema: Florentino vs Barça lo vamos a tener hasta el 31 de agosto, todos los días. Y es que no les queda otra.
Lo que sea, con tal de no reconocer que a día de hoy, lo hemos hecho mejor.
Incluso el plan que relata Maroto,no es otra cosa que la línea de gestión estratégica del Barça actual.
Escribo pocos comentarios, pero entro todos los días para ver si has publicado y leerte.
Ánimo, que no estás solo ni predicas en el desierto.

experamental dijo...

Anoche en la Cadena Ser Tomás Guasch volvía a hablar del cagómetro por el tema éste de Florentino y Laporta.
Y Pérez de Rozas, el poco hábil interlocutor culé con el que estaba debatiendo, no tuvo los reflejos de contestarle que aquí, el único que está cagado con la posibilidad del triplete es el propio Guasch y todos los fundamentalistas del madridismo como él.

Vaca dijo...

Incluso algunos se jactan de que Florentino ha eclipsado la Copa del Rey...

Por mí encantado, que hablen de guerras psicológicas, cagómetros, fichajes(¿alguien se cree que todos esos nombres vayan a venir?????) y nosotros a lo nuestro, a seguir celebrando cosas, que parece que a muchos les jode que salgamos cada semana a la calle...Y lo que nos queda!

Creo que todavía no se han dado cuenta(o no quieren) que la historia del Barça en los últimos 20 años está cambiando. Ni segundón ni leches. Recomiendo esta lectura:

http://yo-ya-lo-dije.blogspot.com/2009/05/mitos-que-caen-episodio-1.html

toño dijo...

La clave del asunto está en que, una vez que ellos han lanzado su perorata, y le van con la pregunta a Laporta, conteste lo que conteste, ellos lo van a interpretar como miedo, igual que llevan haciendo todo el año con los jugadores del Barça, digan lo que digan, es que tienen miedo. Y es que ellos saben que, si hay algo que gusta a una amplia parte del madridismo, sobre todo a la que lee sus periódicos, es pensar que no ha habido, ni hay, ni habrá, nadie en el mundo mundial que se les acerque, y que sólo oír pronunciar el nombre de su equipo provoca un miedo atroz en el resto de los competidores, como si fueran la Santa Inquisición.

Se olvidan del detalle de que, ahora que vuelve el Mesías, ya no está Gaspart, enfrente está el equipo de un señor que, en los 3 años en que tuvimos la oportunidad de confrontar sus proyectos, le mojó la oreja día tras día.