domingo, mayo 03, 2009

LOS FUSILAMIENTOS DEL 2 DE MAYO.

El día de ayer pasará a los anales de la historia culé. Un partido grandioso que acabó, de una vez por todas por esta temporada con la campaña continua de despretigio de todo aquello que no sea una victoria blanca. Y es que ya saben, sólo el Real Madrid parece tener derecho a ganar para la prensa de este país. Para el nacional-madridismo.

Se acabó el canguelo, los villaratos , los decretos y las cofradías.

¡ Ay las cofradías !. Todo justificado para ellas.

Son días como los de hoy en los que uno se acuerda de ciertas infames portadas que indicaban por dónde eran los pasillos.

Son los días como hoy en los que uno se acuerda, a pesar de los seis goles, que el Madrid entró en el partido gracias a que el árbitro pitó como falta un robo de balón de Iniesta a Ramos digno de un anuncio de detergentes por la limpieza del mismo. O de cómo el mismo Iniesta fue objeto de un penalti no señalado de los de libro. De los de Ushiro Nage más o menos.

Son días como hoy en los que uno, ya de forma casi definitva, observa como algunos, de una vez, se han tenido que bajar de su miserable burra que pretende la coacción arbitral.

Decían algunos que Nadal era similar al Madrid. Mala comparación, sobre todo por el tanteo de ayer que demostró que el Barça, de una vez y por todas es mejor que el Realísimo. Sin peros. Sin contemplaciones. Sin árbitros. Sin gaitas.

2-6.

Y gracias.

Te espero en tu infame Orsay, Guasch.

Y a tí, Alfredo, para ver cómo intentas arreglar desde el lunes al Madrid.

Y a tí, Josevi, para ver cómo te inundas en tu propia bilis y comprobar cuanto de grande puede ser la estupidez periodística viendo por dónde sales.

Y a tí, Roncero, porque ya se abre, de forma oficial, la décima copa de Europa madridista, la que ganará por supuesto en 2010.

Y a tí Llorens (o Fabián), para constatar que ahora sí, que el equipo rival jugó a ganar y sin reservar nada.

Enhorabuena a los culés porque la liga, de forma oficiosa, prácticamente está ganada.

Y lo que es mejor, también se ha tumbado, de una puta vez, la asquerosa campaña de deslegitimación de cualquier éxito culé por parte del nacional-madridismo.

No os preocupéis, no hubo pasillo decís, al menos.

De eso se encargará Camacho.

1 comentario:

Chus dijo...

¿Donde estaba el canguelo del Barça? Justa victoria y humillante derrota. Sin más

Un saludo.

PD: ¿Te interesa un intercambio de links? rsg-1905.blogspot.com