lunes, enero 26, 2009

AHORA QUE VAMOS DESPACIO... .

Bien, pasó la semana y Perez Burrull cumplió su primera semana de castigo por su mal arbitraje en el pasado Real Madrid-Osasuna.

La providencia, al igual que tantas otras veces, quiso que el árbitro se equivocara de nuevo en el reciente Barça-Numancia, un partido que el Barça acabó ganando por 4-1.

Se pregunta Relaño a raíz de esto último qué pasará con Perez Lasa y cada vez va abandonando más su habitual sosiego para sacar al exterior su más íntimo yo interior de hooligan propagador del nacionalmadridismo, que es lo que es, e ir poniendo la venda antes de que se produzca, de nuevo, la victoria del mal en la liga.

Un mal que encarna, para quien no lo sepa, el Barça

Ayer, sin embargo y para variar, leí el Marca en edición papel (y no en la edición digital capada), y pude constatar un signo de cobardía mayúsculo por parte de la redacción del amarillista diario deportivo.

Hablaban, ya en su última página, de que "es impresentable que los árbitros decidan la liga".

Aseguraban que el fuera de juego no pitado al Barça que propició el gol que ponía al Barça por delante ante el Mallorca fue "clarisimo". Es lo que tiene la liberta en el uso de los epítetos, que uno puede estar en fuera de juego dudoso el año pasado por ejemplo ante el Getafe (gol de Ramos que significó la victoria) o puede estar, tal y como relatan algunos, en "claro fuera de juego".

Contaban (como alguna que otra estrofa de la canción que da título del post) que al Barça le han favorecido en seis partidos.

Suponemos, agarrándonos al principio de omisión en el citado acto de comparación (al fin y al cabo una liga es una comparación entre equipos), que al Real Madrid no le han ayudado nunca en la liga.

Así, si uno deduce los puntos obtenidos en los seis partidos citados por el Marca y que el Barça ganó al final, el conjunto culé tendría la nada despreciable cifra de 18 puntos menos.

Así, para que nos situemos, el Madrid estaría 6 puntos por encima del Barça y no 12 por debajo.

Así, si existiera la justicia divina, el Madrid estaría dónde debería estar siempre que la paz y la felicidad reina en esta nación.

El artículo, claro está, le niega al Barça el derecho a réplica y a redención.

Le niega la capacidad para sobreponerse a las adversidades.

Le niega, en definitiva, éso que nunca ha sucedido en un terreno de juego.

Le niega la capacidad para remontar en un partido.

Sí señores, el Madrid debería a día de hoy ser líder destacado de la liga con seis puntos mínimo sobre el segundo, sobre el Barça o el que sea.

Lo demás, a saber juego, cantidad de goles, de ocasiones, de tiros al palo, de posesión, de juego más o menos preciosista es accesorio y no importa.

Lo único que importa es que al Madrid le están tangando, incluso ahora que está 12 puntos por debajo del líder.

P.D. La expulsión de Piqué en Villarreal, el gol ilegal del Español en Montjuic y el penalti no pitado en aquel partido lo soñasteis vosotros, ilusos culés.

P.D.2. En el artículo de hoy reside, ya sin tapujos, el por qué de la animadversión culé de Relaño.

jueves, enero 22, 2009

LA TÁCTICA.

Se empeñan en As en un rudimento (de rudimentario) argumental de escaso valor y sobre todo poca enjundia si lo que se pretende es adoctrinar y sobre todo tener razón.

En As, una de las sedes del nacional-madridismo imperante en España, siguen con su teoría de la conspiración haciendo buena aquella historia del que miraba al dedo en vez de a la luna.

As utiliza el olvido selectivo como única base argumental de sus ya clásicas y podridas teorías de la conspiración.

La estupidez humana no tiene límites dijo alguno una vez, pues parece que el cinismo de As tampoco. Ésto lo digo yo.

Porque hará un par de días salió la cantinela de siempre en el tema arbitral y quizá la única explicación coherente (porque tiene coherencia) si obviamos, claro está, lo hechos en contra.

A fuerza de repetir una y mil veces que el Español-Barça se resolvió gracias a un penalti que no era y que se señaló fuera de tiempo (cuentan, incluso, que Puyol se había marchado del estadio y había cenado en su casa ya), parece que aquel partido fue otra tropelía de los de siempre.

Tambien, por ejemplo, con recurrente perseverancia se empeña (qué cuatro últimas palabras más cansinas me han salido coño) en olvidar que el Español se puso por delante de forma no muy legal y que un jugador españolista cometió penalti al poco de iniciarse el partido.

Así que de nuevo, y cada vez más minado uno en sus fuerzas (se acerca el final, quizá otro final), expondremos los hecho obviados por As sin ánimo de ser exhaustivos.

1.- La teoría de Relaño del "halzo bien" (perjudica al Madrid o beneficia al Barça) y tendrás premio tiene, ciertamente, una sólida base de casos (no más que con otros equipos por medio), sin embargo olvida el principio de la balanza y obvia (que no es lo mismo que olvidar) de poner en el otro lado aquello que le contradice.

Sin navegar mucho, por ejemplo, uno recuerdo al señor Álvarez Izquierdo y puerda caer en la cuenta de que estuvo un mes en la nevera por, dicen, su supuestos errores en un Real Madrid-Athletic que, dicen de nuevo, perjudicaron al los leones en un penalti pero sin embargo también al Madrid en un par de fueras de juego a Higuaín creo. El balance de aquel partido fue perjudicial para el Athletic según la mayoría y en base a aquello Relaño podría argumentar con su lógica (la del rudimento).

Sin embargo habría que decir que Álvarez Izquierdo (el catalán) venía de una serie de partidos con errores de bulto y una temporada para nada buena en la que por ejemplo expulsó a Guille Franco en Navarra de forma no muy allá o, por tirar del hilo, no pitó al Madrid algunos penaltis favorables (ésto es bueno) dudosos en Sevilla.

Sin embargo tambien venía de hacer el partido del siglo en el Bernabéu a principios de la liga pasada y arbitró un escandaloso Real Madrid- Almería que muchos intentan olvidar.

2.- Siguiendo con su dogma del "haz olvidar y vencerás", es recurrente en el sainete de argumentos del de la barba apelar a la mano de Messi que no vio (según insinúa Relaño, no quiso ver) el colegiado Rodríguez Santiago.

La mano aquella, de proporciones catedralícias, no fue señalada y el Barça, con mucho partido por delante igualaba un choque que perdía por 0-1 ante el Español.

Posterioremente llega aquello que muchos se afanan en olvidar, a saber un penalti a Etoo de los de antología.

Pero lo que Relaño no quiere poner de relieve, por ejemplo, es que aquella misma temporada Rodríguez Santiago expulsó a Ronaldinho de forma un tanto exagerada en una eliminatoria copera que supueso la eliminación culé.

Relaño dijo que a Ronaldinho le expulsaron por "sobrexcitación".

También decir que aquella final de copa la pitó él.

Rodríguez Santiago.

El señor al que atribuyen cosas cómo ésta.

De esto último pregunté yo personalmente en el bar y me dijerón que sí, que realmente había dicho esas palabras. Otra cosa es que fueran ciertas.

De todas formas admitiré la poca fiabilidad de las fuentes.

Sin embargo, y por seguir con el tema de las manos, la providencia quiso que sólo una semana antes el Madrid se valiera de un gol precedido de manos por parte de RVN.

No fueron las jugadas iguales.

Una fue un remate y otra una asistencia que dejó el balón a medio metro de la portería sin portero y franco para empujarla a Sergio Ramos.

Una mano fue un 100% del gol y otra fue el 99,99%.

Gran diferencia según se ve por el énfasis mostrado en unas y otras.

Por cierto, que aquel Real Madrid-Depor lo pitó Fernández Borbalán.

El mismo que a día de hoy sigue pitando.

El mismo al que dieron el choque entre el por entonces líder de la liga, el Barça, contra el Valencia, creo que tercer clasificado.

No se cieguen por los artificios temporales.

Cuando hablo de entonces estoy refiriéndome al reciente Barça-Valencia.

Sí señores, el árbitro que posibilitó las manos de RVN y los dos goles posteriores en la Romareda que SI dieron una liga sigue arbitrando.

Encima partidos de enjundia.

Mal vamos Alfredo.

Mal vamos.

lunes, enero 19, 2009

LO QUE DECÍAMOS: CINISMO Y MIRAR HACIA OTRO LADO.


La verdad es que la reacción, por repetida, era obvia porque por los lares del nacionalmadridismo se ha abonado a cierto desfachatez y prepotencia que ellos creen les confiere la capacidad de hablar de lo que quieran, cuándo quieran y cómo quieran.

Anoche escuché el Larguero esperando encontrarme alguna de las supuestas (y autoatribuida por su actitud) señas de identidad del señor Relaño. Un señor sensato, sosegado y hasta inteligente en sus exposiciones.

Nada de éso me encontré más que un testimonial: "en el segundo penalti parece que lo pita" (más o menos). El resto, mutis por el foro en la labor arbitral y paso a comentar el juego del Madrid, el tema de las elecciones y demás cuestiones que ahora, increiblemente pasan a merecer tener el foco principal sobre ellas.

Lo de hoy en su crónica, aparte de ser otro ejemplo de cómo mirar hacia otro lado, raya ya la absurda provocación por la reiteración y sobre todo pone bien a las claras (y en su sitio) la censurable campaña del Villarato y a sus creadores, a cuya cabeza está esa preclara mente inserta en ese periodista de prestigio que es Relaño.

No confundamos prestigio con buen periodista. Repito, no lo confundamos.

Hoy habla, de nuevo y exactamente igual que ayer, de cómo está el Madrid actual a nivel deportivo e institucional tras la jornada de liga. Las jugadas de marras, tan comentadas cuando acontecen por otros parajes y las protagonizan otros equipos, las despacha con un somero y supericial comentario en el que para nada entra en su ya famosa cantinela.

Pérez Burrull, por desgracia para él, también estuvo presente en Getafe. Motivos más que suficientes según el recetario de algunos para "Gurucetarlo" o, según otros, "Rigó-zarlo".

Suponemos que ahora, precisamente ahora, lo del árbitro en el Bernabéu es consecuencia de una mala labor arbitral o de que estos colegiados no están preparados para estos trabajos.

No es que crea que la cosa es distinta, que no lo es, porque a pesar del escándalo mi opinión no es más que la de quien cree que se equivocó y punto, todo ello, eso sí, adornado con la habitual "manga ancha" de la que disponen Barça y Madrid.

La verdad es que, haciendo una inevitable identificación, uno podría hablar de "guante blanco" para calificar lo del Bernabéu, pero sería traicionar unos dogmas que ya va para tres años (creo) que son defendidos en esta bitácora.

Otros, en cambio, cambian de opinión o dejan de sugerir complots cuando el Realísimo es el beneficiado.

He aquí la miseria moral de algunos.

He aquí, una vez más, la ilusionante realidad.

El Barça gana, aunque ya lo sabíamos, porque es el mejor.

P.D. No quería dejar pasar una llamda de atención hacia uno de los compañeros que en mayor o menor medida siguen el blog y que en mayor o mucho mayor medida son críticos con mi labor en él.

Le recomiendo que catalogue hoy la fiabilidad de la fuente que me sugirió el otro día refiriéndose a otro tema. Que vea lo buena persona que es, según el susodicho, Pérez Burrull.

Con lo malo que fue otras veces.

domingo, enero 18, 2009

UNAS PREGUNTAS PARA EL PERSONAL.

1.- ¿ Es lo de hace un rato en el Bernbéu un empate que se convirtió en victoria ?. O peor aún.
¿ Pudo ser una derrota ?.

2.- ¿ Se equivocó el árbitro o lo hizo de forma predeterminada ?.

3.- ¿ Cómo enfocará Relaño el arbitraje del Bernabéu ?.

4.- ¿ Pitará Pérez Burrull la final de copa ?.

5.- ¿ Es el árbitro Pérez Burrull el mismo al que Relaño le dedicaba estas palabras ?.

Reproducimos para quién no tenga ganas de darle al enlace:

" No hubo cambios en el marcador, no obstante. Porque Burrull no estaba por ello. Así como pitó con facilidad exagerada penalti en la acción de Sergio Ramos sobre Duda (poco convencido, supongo, porque si lo estaba ¿por qué no echó a Sergio Ramos?) dejó pasar sin alarma los claros derribos a Saviola y a Robinho en el área, bien ante su vista. Burrull es hombre fuerte del 'villarato', con todo lo que eso supone. Con todo, no es injusta la victoria del Sevilla, porque hizo más en su mitad, la primera, que el Madrid en la suya, la segunda. Así que uno a cero y una montaña para el Madrid en el Bernabéu ".

En fin, supongo que algunos sólo tendrán la salido del cinismo sin parangón o de la mirada hacia otra parte para salir de jornadas tan duras como la de hoy.

Jornadas en las que alguno se cubre de algo que no es gloria.

Jornadas en las que la mentira y la pataleta del mal perdedor quedan, una vez más, al descubierto.

Ésto es a lo que el de la barba denomina "periodos neutrales".

Sí, aquellos en los que las equivocaciones arbitrales, repito y grito, EQUIVOCACIONES, benefician al sagrado Real Madrid.

Seguro que mañana en la contraportada de As toca sesión vomitiva de cinismo y de "tú más".

Un "tú más" basado en el rancio "porque yo lo digo".
TODO ES UN COMPLOT.


Es lo que deduzco del trato que la prensa madridista le está dando a las crónicas del partido del Barça.

Aquí, con tal de no decir a la claras quién es el mejor se recurre a lo sibilino, caso del día del Villarreal, a lo malos que son los contrarios, todos los días que gana el Barça por 5 ó 6 goles, y, claro está, los de siempre, oséa los árbitros.

Pero anoche el árbitro no fue lo más destacado, sino lo mal que lo hicieron los jugadores del Depor que pusieron en bandeja la victoria al Barça. Juan Rodríguez fue una calamidad y a poco más que se hubieran extendido en la crítica hacia este jugador cabría decir que se vendió al Barça.

Ya se sabe, el Barça es bueno, sí, pero es que en cada partido que juega el rival hace el partido tonto del año.

Mucho partidos tontos van ya y muchas son las casualidades de que siempre le toque al Barça el equipo en cuestión que tiene el mal día.

El Madrid, ya se sabe, jugó estratosféricos partidos ante Valencia y Villarreal, equipos a los que ganó (ahora lo importante es el esfuerzo) por 1-0.

Y gracias.

Pero la verdad es que los síntomas de amodorramiento son más que evidentes y se observa cierta desgana y desidia en los senos del nacional-madridismo.

Hoy, por ejemplo, en Marca ni siquiera va en portada el partido del Barça.

Para qué, es más importante un presidente de transición del Real Madrid.

Bueno, bien pensado sí que es importante, ya que al fin y al cabo los pseudoautoproclamados prensa generalista son madridistas furibundos, pero lo del Barça, creo, también.

De todas formas, no es muy importante ésto, ya que aparte quería comentar otra cuestión que ayer, tras ver que Alves una y otra vez percutía por su banda y colocaba centros magníficos (para mí, claro está, para otros serán fallos de marcaje o algo así).

Alves, jugando de lateral derecho, lleva más asistencias que Robben.

Sí, muchas más.

Incluso lleva, y no se descojonen, un gol menos.

Pero hay más, Henry, un jugador que juega en una posición similar a Robben, sólo que por la otra banda, lleva 11 goles y, sí, 4 asistencias. ¡ Una más que Robben lleva el que no será nunca el mismo que en el Arsenal !.

Buen bagaje para un ex-futbolista, máxime si lo comparamos con uno que está llamado a discutirle el cetro de mejor jugador de la liga a Messi.

También le discute, en un artificial debate se supone, el de mejor jugador del mundo por extensión.

Por delante de Cristiano, Kaka, Xavi o el que sea.

Robben.

Sí, un jugador víctima de las ansias de algunos por llevarse algo a la boca.

En fín, penoso.

lunes, enero 12, 2009

DOS COSAS.

Antes de nada disculparme porque no puedo acceder al blog con la frecuencia que quisiera por motivos laborales. Sé que alguno se alegrará de todos modos.

Pero la razón del post era comentar un par de temas que me han llamado la atención. El primero, y no menos importante, la reciente línea editorial de Marca comparando a Robben y Messi y lo segundo el partido de anoche en el Reino de Navarra.

De lo primero, decir que me recuerda a aquella historia del periodista que en pleno Mundial de México le pregunta a un taxista argentino que quién cree que es el mejor jugador del planeta en ese momento.

Sin embargo, algunos argumentos para situar al mismo nivel a Messi y a Robben de Marca son irrisorios a más no poder. Y me explico.

Resulta que ha dado el doble de pases de la muerte que Messi, supongo que habrá dade un 100% más que Puyol también, pero se agarra a una estadística que, por poco representativa, genera un debate inerte y sobre todo absurdo.

Porque resulta que Iniesta, tras tirarse media liga lesionado, lleva la mitad de pases que Robben (creo que ya no exactamente porque en Mallorca dio otro). Supongo que lo siguiente será mostrar que los jugadores del Madrid salen al campo con el pie derecho más que los del Barça o que el agua de las duchas del Bernabéu sale a temperatura más agradable.

Estadísticas tontas para poder equiparar, este año, al Barça y el Madrid en algo.

En otro orden de cosas, lo de Messi y Robben, por suerte para los culés, no admite dudas. Messi 20 goles en 21 partidos este año.

Cifras que no admiten dudas.

7 asistencias según el Canal plus ayer. Cifra que no está mal a mi juicio.

Y por supuesto los logros a nivel colectivo que no admiten comparación a día de hoy.

Eso sí, Robben está en un club con 9 copas de Europa. Todo hay que decirlo.

Y la otra cuestión es hablar sobre el arbitraje del partido de ayer en el Reino de Navarra.

No diré que el árbitro lo hizo de forma premeditada porque no es cierto, pero si diré que extrañamente el Barça salió perjudicado en el cómputo general del partido de la labor arbitral.

El ejemplo está en esa jugada que el colegiado para el juego cuando Alves encaraba una defensa de 3 de Osasuna para antender a Plasil, cosa que antes no había hecho cuando Messi se detuvo porque un jugador culé estaba en el suelo y Osasuna casi marca.

De ésto, claro está, no habla Relaño.

Sólo de lo que le interesa y beneficia a su calamitosa teoría de la conspiración.

Porque del curso intensivo de patadas a la imaginación y zancadillas a la fantasía de Osasuna de ayer tampoco hablará el de la barba.

Sí, de la forma en cómo los rojillos plantaban sus tacos en las piernas culés, una de ellas en el gol de Xavi y otras muchas en las extremidades de Busquets.

Por todo ésto, uno podría decir'parafraseando más o menos a Relaño que, a pesar del árbitro (él no quería suponemos), el Barça lleva dos victorias que siguieron siendo victorias tras los partidos del Madrigal y el de anoche en el reino de Navarra.

Ya se encargarán los medios nacionalmadridistas de borrar estas cuestiones.

Sin embargo ya, ante la evidencia, no ladran sino que se inventan estadísticas absurdas.

martes, enero 06, 2009

UN BUEN CAMUFLAJE.


La verdad es que no salgo de mi asombro viendo lo que últimamente está aconteciendo en los medios respecto a la información del Real Madrid, un caso en el que uno está viendo una campaña de tapado de esas que marcan época sobre todo desde los medios de Prisa, a saber aquellos que tratan bien sólo a quienes le doran la píldora y se pliegan a sus necesidades informativas que para el caso son las necesidades y aspiraciones económicas.

No tengo nada en contra de Prisa, ya que allí hay grandes profesionales, pero sí contra un sector, muchos de ellos con voz y voto preferente, en el que se están escondiendo sistemáticamente muchas de las miserias madridistas de los últimos tiempos con, eso sí, una buena campaña de camuflaje y maquillaje.

Sí, maquillaje, esa palabra que el bueno de Fabián Ortiz usa cuando el Barça hace algo bueno en época de vacas flacas.

Porque sin ánimo de ser exhaustivos la realidad dice que el Madrid está a 12 puntos del líder, que para más inri es el Barça, y saca sus partidos con más pena que gloria. Algunas veces con muchísima más.

A día de hoy quién lea el As y se crea lo que pone constatará que el Madrid es una balsa de aceite en el que los únicos peros los ponen la mala suerte, las lesiones y los de siempre, los colegiados.

Incluso, y fíjense hacia dónde hemos llegado, se da por bueno perder un partido por 2-0 por el hecho de que no ha sido una goleada y porque el equipo rival sólo de adelantó en el minuto 83.

Poca es la grandeza a la que aspiran ahora algunos.

Porque decir que el Madrid salió del clásico vivo tras perder dos a cero marrando incluso el Barça un penalti es un alarde de pequeñeza impropio del, dicen estamentos oficiales y no tan oficiales, mejor club del siglo XX.

Ahora, repito, perder 2-0 en el Camp Nou es un resultado bueno.

Por las bajas y porque no se ha caído goleado. También por el minuto en el que el Barça se adelantó.

Y el caso es que uno repasa la alineación del Madrid y, aparte de constatar que había jugadores para aspirar a otra cosa, es decir, jugar más al ataque, el Madrid tenía a jugadores que cuando faltan se le denomina titulares.

Uno ve que Casillas es el mejor del mundo.

Que Cannavaro y Ramos forman parte de la mejor defensa de la liga y del mundo según algunos medios cuando están también como acompañantes Pepe y Heinze, estando este último cuestionado por su estado de forma anterior a su reciente lesión incluso.

Que Gago, cuando no está lesionado, es titular en el Madrid.

Que Sneijder es titular, a la vez que Guti, en numerosísimas ocasiones, o cuanto menos no se le puede considerar menos "titular" que Diarrá.

Que Raúl es titular en el conjunto blanco cual funcionario.

Que Higuaín también.

Que Drenthe, que también ha jugado varios partidos como titular, ha sido usado como revulsivo en infinidad de encuentros.

No sé, uno se pone a echar cuentas y llega a la conclusión de que realmente el Madrid jugó aquel día con sólo tres bajas impepinables, las de Pepe, Robben y RVN.

Exactamente, por poner un ejemplo, como cuando el Barça estos últimos años ha jugado sin Deco, sin Etoo o sin Messi, todos ellos lesionados de larga duración.

Sin embargo la críticas fueron feroces y se cebaron con el conjunto culé hasta el punto de no darle siquiera el beneficio de la duda.

Ahora la prensa madridista llora porque falta un delantero centro de 32 años y un defensa que, casualidades de la vida, también se ha perdido muchos partidos por su propensión a lesionarse y ha faltado en partidos en los que los blancos, sin su ayuda, han conseguido ganar.

Lloran, incluso, porque a un jugador se le saque tarjeta amarilla por protestar de forma airada un decisón (mejor dicho, no decisión) del árbitro. Lloran porque se les aplica el reglamento simple y llanamente.

A ésto es a lo que quizá no estaban acostumbrados algunos.

Porque ayer, en un nuevo alarde de recuento de puntos al que le someten al Barça todas las temporadas 4 ó 5 veces, pude leer que lo más reseñable del Español-Barça fue que los culés ganaron merced a un penalti que supuestamente no fue.

Para mí sí que fue porque toca antes del balón a la pierna de Etoo, pero admito réplicas y las entiendo.

Sin embargo, en un nuevo alarde de cinismo y de olvido interesado, el de la barba y sus secuaces pasan por alto un par de detalles.

Por ejemplo que el Español se adelantó en el marcador con un gol precedido de falta por parte de Luis García a Víctor Valdés.

Por ejemplo de un penalti por unas clamorosas manos en el área españolista de, creo, Moisés Hurtado cuando Dani Alves centraba hacia el área perica.

Olvido interesado.

Parece que incluso el Barça tendría motivos para quejarse.

Como el día del Villarreal y la expulsión de Piqué.

¿ Cómo se explica ésto Relaño ?.

Sí, cierto, no se explica.

Se olvida o se manipula asquerosa e intencionadamente.

Pero claro, todo depende con el cristal con el que se mire, y si alguno, tal y como decíamos arriba, ve grandeza en la actitud reciente de la prensa madridista para con su Madrid que se lo haga mirar porque repito, el Madrid, a día de hoy, está a 12 puntos del líder y eliminado de la copa del rey por un segunda B.

Ésto es lo que hay y lo que queda a falta de, cuanto menos, buen juego que llevarse a la boca.

Que tampoco.

lunes, enero 05, 2009

LOS ÁRBITROS SON LA DIFERENCIA.

El Barça es líder de la Liga española con 12 puntos de ventaja más una diferencia de goles sobre el Valencia que hacen poco probable o cuanto menos difícil que los chés, llegado el caso, superen el coeficiente de goles general, ya que la diferencia de goles particular fue abolida hace dos años como medio para dirimir igualdades entre equipos.

Los números del Barça, a día de hoy, son incontestables y brutales. Marca más goles que nadie, recibe menos que ninguno y juega , si pensamos en un sentido "holandés" o "brasileño" del fútbol, mejor que nadie.

Todo, en teoría, está a favor de los culés.

Los número y las formas.

Sin embargo siempre todo tiene peros, y si alguien tiene la poca cautela de informarse de forma única por lo que provenga de la prensa madridista caerá en la cuenta de que no es oro todo lo que reluce y que si el Barça está así es, en parte, gracias a los árbitros.

Amparándose en un análisis de rigurosidad cuestionable y considerando las connotaciones que les parece a ellos, siguen construyendo su historia de deslegitimación hacia todo lo que consiga el Barça que ya, sinceramente, da asco.

Porque la poca rigurosidad de Relaño y sus secuaces parte de considerar no beneficiado, nunca, al Real Madrid de la labor errónea del árbitro.

Y éso es mentira.

Puta mentira que diría alguno por ahí.

Porque yo, argumentando con su única coartada, oséa la del forofismo y la bilis sin parangón, podría decir que la victoria de ayer del Real Madrid del Villarreal fue propiciada por un penalti a Rossi de Cannavaro (ya acostumbrado a agarrar en el área a sus anchas, de ésto no habla el de la barba) que no se señaló.

Pero ni éso reconoce el director del As acorralado en su mentira cada vez más en su charla digital de hoy.

Para qué.

¿ Para hacer el salmón ?.

Mejor ser avestruz.

Porque existe otro detalle que habla bien a las claras de las intenciones de algunos, y no es más que constatar la rigurosidad con la que se emplean y emiten veredictos sin vacilar de forma interesada.

Sí, porque hay que ver la que montaron para demostrarle al mundo que lo de Marchena a Raúl fue penalti hará ya años. Se le pidió opinión, incluso, a profesores de Judo para que su verdad tuviera algún tinte de verosimilitud.

Sin embargo esta profundidad argumental conviene abandonarla ahora que se hace necesario precisar que el gol del Barça del otro día, a pesar de que parece fuera de juego, era por lo menos difícil de ver y de que la norma establece que en casos de esta índole se debe de seguir jugando.

Pero para qué vamos a hablar de ésto.

Porque luego, en un alarde de cinismo por parte de Llorens y admitir la dificultad de la jugada a la hora de arbitrarse, se arroja a juzgar (realmente es prejuzgado como estaba el asunto) que todo fue gracias al árbitro.

Para qué admitir la dificultad de la jugada y no emitir veredictos injustos.

Simplemente para seguir con la táctica del avestruz y continuar con su verdad.

Para qué se le va a reconocer que el Barça puede estar legitimado por algún supuesto que le dé la razón.

Éso sería traicionar algún que otro principio.

Éso es lo que sería, traicionar algún que otro principio.

El principio de la mentira que, a pesar de estar ya repetida mil veces, sigue dando pena y siendo mentira.

Puta mentira.