viernes, mayo 29, 2009

VUELVE FLORENTINO PÉREZ.

La verdad es que al nacional-madridismo le ha venido de perlas la vuelta de Florentino Pérez para poder así tapar, al menos en parte, lo que el Barça ha sido capaz de hacer esta temporada de ensueño en la que se ha proclamado campeón de todo lo ganable.

Irónicamente, y que lo interpreten muchos madridistas cómo quieran, el único título que se ha perdido es ese al cual recurrían, en sus chanzas de toda la vida, para cachondearse del Barça y de los culés. Curiosamente no se ha podido ganar la Copa de Cataluña. Una pena vaya.

También, siguiendo con las ironías, ya se tienen más copas de Europa que uno de esos clubs que eran centro de sus argumentaciones Guaschianas, el ilustre Nottingham Forest, y se adelanta al Inter de Milan para tener ya las mismas copas de Europa que el Manchester United. Más adelante quedan ya, a un entorchado, Ajax y Bayern.

Porque en el fondo, lo que le jode al nacional-madridismo, es que sabe que desde la llegada de Cruyff, 20 años más o menos, tiempo más que suficiente para sacar balances, el Barça ha obtenido más título que el Madrid. Más títulos que su Madrid.

Supongo que la increíble hazaña del Barça no se le olvidará a muchos periodistas del pensamiento único nacional-madridista y ahora sí, cuando se recuerden míticas escuadras, no habrá que remontarse, para recordar al último equipo que consiguió un doblete liga-Champions, al Madrid del "gran Alfredo Di Stéfano".

Es éste un post de rabia contenida contra toda esa legión de informadores cuya única misión en la vida es infravalorar los éxitos culés deslegitimándolos con falacias arbitrales, paranoias conspirativas y cachondeo fácil. Con putas mentiras.

Ahora, desde las alturas, el Barça y sus seguidores tenemos otro reto entre ceja y ceja por el que seguro que el equipo peleará. Ganar la cuarta copa de Europa en el Santiago Bernabéu primero y antes, allá por diciembre, ganar el título de mejor club del mundo.

P.D. Laporta, con todo lo mal presidente que ha sido, le ha pintado la cara a Florentino Pérez y le sobrepasa en cuanto a títulos.

martes, mayo 26, 2009

MALDITO FÚTBOL.

En vísperas como estas son los momentos en los que uno agradecería y suplicaría porque sus gustos hubieran ido por otro lado, alejados del fútbol, y pudiera dedicar esta semana a jugar al tenis, a la videoconsola o a darme un paseo con los amigos o con la novia (el que la tenga).

Y sin embargo no es así y aquí estamos, con un nerviosismo inútil y hasta estúpido por lo que pueda hacer el Barça, nuestro Barça, mi Barça, en el partido de mañana ante el gran equipo del Manchester United.

Decenas de veces habré repasado variables de alineaciones en mi cabeza que me llevan, por las circunstancias, a los mismos 11, miles de sistemas de juego y tácticas habrán transcurrido por mi mente para llegar a la conclusión de que lo mejor, visto lo visto, es seguir con la táctica que nos ha hecho grandes, y sobre todo, miles de veces habré visto en mi cabeza cómo Cristiano encara a Touré, de central mañana, y habré suplicado que Puyol, el siempre atento Puyol, llegue raudo y veloz para hacerle la pertinente cobertura.

Cientos de veces habrá acelerado mi pulso en estos días un mal pase que Scholes intercepta en las inmediaciones del área y golpea con inusitada dureza y colocación el balón hacia la meta defendida por Valdés. Ay Valdés, cuantas veces habrá mi cabeza recordado aquellos mano a mano con su ahora compañero Henry en París para hacerme caer en que ahora, el que atacará tendrá quizá menos pincel y más puño de hierro y responderá al nombre de Wayne Rooney.

No sé vosotros, pero estoy acojonado por el nerviosismo que me transmite este importante partido que si se gana cambiará, para siempre, la historia del Barça. Un partido que si se gana incluirá a los culés en el selecto grupo de los clubs que han podido hacer un triplete en una misma temporada.

Estoy nervioso, lo sé, y a veces desearía que no me gustara el fútbol para no tener esta presión que me corroe, pero sin embargo el sólo recuerdo de que allá por el mes de Agosto jugábamos y perdíamos en Los Pajaritos tras una desastrosa temporada anterior me hace recobrar el pulso y, en cierto modo, recobrar la moral, la ilusión y las ganas de seguir viendo fútbol.

Y lo peor de todo es que sé qué motiva este estado de nerviosismo en mí. El estado éste me lo provoca la certeza de ahora sí, de una vez por todas, peleamos por entrar entre los grandes de la historia del fútbol con letras de oro. El problema es quizá el vértigo que me provoca la grandeza de la empresa que tiene entre ceja y ceja el Barça.

Porque el Barça no juega ya para ganar una Champions sólamente. No, ahora juega por vencer a la historia, a esa historia que dice que para ganar una Champions hay que perder otras dos, o una, o jugar 20 semifinales, o esperar 93 años, o 13... .

No sé, pero sólo deseo que ésto acabe ya... ,

... o que me deje de gustar el maldito fútbol.

domingo, mayo 24, 2009

CON UN AÑO DE RETRASO.

Por la alineación del Barça, dice uno:

¿ No podían descalificar a aquellos que adulteran la competición ?.

Josevi Hernández, un año tarde pero al fin lo dice.

P.D. Sí, tras decir algún que otro Borrico que había que quitarle la copa al Barça por los pitos y la falta de respeto a la corona, ahora habría que quitarle la liga. Suerte que lo que piden ( ¿y anhelan? ) son prácticas dignas de otros tiempos felizmente pasados (¿ y también anhelan ?).

miércoles, mayo 20, 2009

TOMÁS RONCERO, UN TÍO INTELIGENTE.

Me he descojonado hoy al echarle un vistazo a la entrevista digital de Tomás Roncero de ayer.

A una pregunta en la que se le inquiría sobre la posibilidad de que la amistad de Zidane con Ribery se viera compensada, en caso de interés culé por el galo, con la amistad de compañeros de selección como pudieran ser Henry o Abidal, Roncero da la respuesta que le da la gana directamente.

señor Roncero, todo el mundo habla de la amistad de zizu con ribery, y yo os pregunto, ribery con henry no tiene amistad? y con abidal compañero de banda en francia tampoco?
Sí pero no le interesa para reforzar al Madrid. Henry está un poco mayor (31 años) y Abidal es un tronco. Ribéry es el futuro y con 24 años será un pedazo de fichaje. Bien por Zidane por traernos a un extremo muy interesante y a la actual estrella de la selección francesa.


Y éste dirige la información deportiva del Real Madrid en As... .

domingo, mayo 17, 2009

TOTUM REVOLUTUM.

Pues lo concerniente a quién era el campeón de liga española ya se ha terminado. Y por increíble que parezca, ya lleva dos títulos.

Sí, a pesar de estúpidos canguelos.

A pesar de vomitivos cagómetros.

A pesar de nauseabundos decretos (mejor gracias a).

A pesar de que toda la España mediática se ha posicionado, de forma clara y sin fisuras, primero con el Madrid, después con el Chelsea, posteriormente con el Athletic y ahora, para rematar la sumun del chaqueterismo sin parangón, tendrán en un mismo mes la nada despreciable cifra de 4 equipos a los que han adorado.

Aquí, sí aquí, es dónde se encuentra el nacionalmadridismo.

Dando pero quitando, como Relaño, que nunca dejará de ser un hooligan madridista hasta que reconozca, sin ningún tipo de cortapisas, que el Barça es campeón.

Dando lecciones de madriditis, como Tomás Guasch, un tío que se permite la citada licencia moral a pesar de hablar del Barça él, sí, precisamente él, día sí, día también.

Agarrándose a Queiroz (¿?) y a una desgracia propia para justificar sus propias miserias y las anheladas venideras del Barça.

Hablando de conspiraciones y decretos cuando anoche, por ejemplo, el Madrid anotó goles de dudosa legalidad (¿tiene todavía reparos el alirón, Alfredo, a pesar de lo del Madrigal y de que el Barça no ha jugado ?).

Ya lo he hecho alguna vez, pero lo haré de nuevo, dedicándole este doblete a todos aquellos paladines del nacionalmadridismo que hoy se recorcomen por dentro y se masturban con un señor que tiene una constructora y gafas.

"Me encanta el olor a bilis por la mañana... , huele a... , victoria.

Y para terminar, aquí les dejo una maravilla del señor que ostenta el cargo de director de informaciones del Real Madrid en el diario As, un señor capaz de denigrar la profesión de periodismo escudándose en aquel manido, irracional y sobre todo (para mí al menos) no justificable "es lo que me dice el corazón", para un periodista.

Podéis coger vuestros canguelos, villaratos, cagómetros y decretos y metéroslos por, tal y como dijo el tenista Del Potro, por el orto.

Nacionalmadridismo, tal y como dijo el participante de un vergonzoso programa de televisión que se emite anualmente (y supongo que por undécima vez este año), JODETE.

Y aquí tenéis la traca final, por si no lo habéis visto. Reíros.

TOMÁS RONCERO HACIENDO EL RIDÍCULO.

P.D. Qué ganas tenía de decirle cuatro cosas a cierta prensa, que no a sus aficionados, dios me libre.

sábado, mayo 16, 2009

DE VICTORIA EN VICTORIA... PSICOLÓGICA.



A falta de victorias de verdad que llevarse a la boca el nacionalmadridismo ha decidido que existe otro tipo de victorias, aquellas que consisten en poner nervioso a los rivales. Y como dicen que sí han puesto nervioso a Laporta, pues todo queda dicho. Victoria moral o victoria en lo que se podría denominar (y denomina Relaño) victoria psicológica.

Ahora resulta que si Laporta declara que nadie venga a fichar a sus mejores jugadores como respuesta a una pregunta en la que se le inquiría por la posible repeticiónde la jugada de Figo que llevó a cabo Florentino hará ya años, está nervioso.

Hemos de suponer, por tanto, que si alguien le pregunta a algún gobernante del Real Madrid por las posiblidades de fichar a Casillas, a Ramo o a Pepe, éste le dará cita y hora para tratar de concretar el traspaso en virtud del posible interés que pudiera tener.

Sin tales las ganas de ganarle al Barça en algo que ya, incluso, se dan como válidas victorias en batallas "psicológicas", casi nada. Esto me recuerda a aquellos años 80 en los que el Barça se conformaba con ganar el partido de casa al Real Madrid. ¿ Y saben quién ganaba las ligas entonces ?. Sí, lo han adivinado, el Real Madrid.

Entonces, puesto que Laporta ha cometido la osadía de decirle que no al Madrid, ahora resulta que es porque está nervioso, porque teme que algún jugador de los líderes de su equipo cambie de aires siguiendo el puente aéreo.

Es posible. Como también es posible que no fiche a ninguno.Como es posible que no fiche a Kaka. O que tampoco fiche a Cristiano Ronaldo. O es posible que Ribery vaya al Barça finalmente como supuestamente ha deslizado en alguna declaración (¿sería ésto una victoria?).

De todas formas, de quién viene el artículo de Laporta de hoy no cabe esperar otra cosa.

No cabe esperar más de alguien que con un cinismo sin parangón habla de madriditis en el Barça cuando es él, precisamente él, el que está hablando continuamente del Barça en todo sus aspectos.

Mientras el Madrid sigue cosechando supuestas victorias psicológicas, esta noche, posiblemente, el Barça coseche la segunda victoria real de esta temporada.

Vengan a mí derrotas psicológicas de esta alcurnia.

viernes, mayo 15, 2009

Y BAJÓ DE LOS CIELOS.

Ayer, a eso de la media mañana, volvía a entrar al ruedo de forma oficial (porque de la otra llevaba meses) el señor Florentino Pérez, el mesías que una grandísima cantidad de madridistas ven como el remedio a una temporada en la que el Madrid, a pesar de la inmaculada racha de 18 partidos invicto (17-1) que cosechó con el concursco de Juande Ramos.

Mientras Juande ganaba y ganaba, el Barça, gracias a la ventaja que recogió en otros tiempos se dedicó a administrar ventajas y jugadores para poder ir dándole cuerpo al sueño del triplete, sueño al que sólo le hace falta cara, una cara que por cierto tiene unas orejas enormes.

Pero hablábamos de Florentino, y anoche, en mi cama y escuchando los distintos programas radiofónicos todos hablaban de jugadores posibles, entrenadores futuribles y ni por asomo asumían, en ningún momento, la posibilidad de que la jugada salga mal.

Habló Florentino de hacer en un año lo que se debería de haber hecho en tres para así poder poner al Madrid como él cree que debiera estar. Y ahora digo yo, ¿ qué pasaría si la cosa sale mal ?. ¿ Qué pasaría si se gasta la ingente cantidad de dinero que se dice y no consigue nada ?.

Porque una cosa está clara, si acorta esos ficticios plazos de tres años para ponerlos en uno es para ganar, desde ya, títulos, éxitos y loas. Porque no vendrá nadie a decirme que antes de tres años el Madrid no esperaba ganar nada, sino reconstruirse. No lo creo.

Y Florentino, personalmente, ya se ha autoimpuesto una gigantesca espada de Damocles sobre la cabeza. Una espada la cual habrá un gran sector del madridismo (que también lo hay) no dudará en blander sobre su cabeza. Es un proyecto ambicioso (espectacular dijo) el de Florentino. Es una apuesta a todo o nada. Es, y cuidado con ésto, la posibilidad de hipotecar el Madrid durante mucho, mucho tiempo.

¿ O acaso el madridismo no ha mirado tras de sí con tal de mirar hacia Florentino ?. Pues les diré lo que pasaba mientras miraban al presidente de ACS. Ellos subían y subían, sin darse cuenta de que si todo sale mal tras de sí hay un abismo y un vacío que si no se responde desde ya provocará uno de los mayores escarnios de la historia del fútbol.

Florentino tiene que ganar, desde ya, y si me apuran (esto ya es broma) hasta llevarse esta liga. Es un todo o nada. Un todo o nada que, por increíble que parezca, duda entre filosofías tan dispares como las de Wenger y Mourinho. Mal empezamos en este sentido.

Órdago a la liga, órdago al Barça... , a este Barça.

En sus manos está, de forma definitiva ya, cambiar la temporada que viene el transcurso de la historia. ¿ Había riesgo de autocomplacencia ?. Se terminó este peligro. Florentino, con su apuesta, ha dado un aliciente más a la temporada que viene, una temporada que primeramente consistirá en ganar títulos y después, consecuencia de ésto, se cobrará una deuda pendiente y se enterrará, por mucho tiempo, al eterno rival.

Por mucho tiempo.

jueves, mayo 14, 2009

ALLA, AL FONDO, LA HISTORIA.

Leí, hará pronto un año, la antológica crónica de la final de Wimbledon que enfrentó a Rafa Nadal con Roger Federer que publicó en genial periodista y mejor escritor Alejandro Delmás (lástima que no escribas de fútbol) en la que recordaba un extracto de "El libro de la selva", de Rudyard Kipling. Venía a decir, más o menos, algo así :

" Rafa Nadal pasó delante del Triunfo y el Desastre. Trató a esos dos impostores exactamente del mismo modo. Pero, al fin, sólo se reunió con el Triunfo ".

En este caso, el Barça estaba pasando por delante del triunfo sin haber ganado todavía nada, llegaba con varias bajas que le podían tentar a fallar a sus principios y sobre todo, la primera hoja de un posible triplete que bien podría ser histórico, corría un serio riesgo de desintegrarse ante los rugidos de esos motivados leones y de su fiel, deportiva, y animosa hinchada.

La historia, tantas veces vista en el Barça a lo largo de su historia, parecía repetirse. Allá dónde parecía no llegar la calidad futbolística del Athletic llegaba, y se sobraba, esas cualidades tan nobles y apreciadas como era la entrega, el despliegue físico y la ilusión. Sin embargo, como tantas veces ha pasado en la historia, la razón empezó a imponerse y el desenlace, no por esperado, se convirtió en majestuoso para el Barça y para el mundo del fútbol en general.

Sin embargo, hablábamos de Mowgli y Rafa Nadal más arriba, y, aún a sabiendas que el componente épico de aquel partido de ténis no tiene nada que ver con la final de copa de ayer, la metáfora bien me sirve para explicar qué pasó ayer y cual fue la clave del partido.

Salió el Athletic desatado, con unas ganas que entraban de lleno y se asentaban en el terreno de la fe para intentar hace malos todos aquellos pronósticos que hablaban de una victoria culé de manual o de una victoria del Athletic acorde a aquella final de hace 25 años en la que el Barça se estrelló en el muro vasco una y otra vez.

Sin embargo, allá por el minuto quince, un rugido surgió del banquillo culé, sí, el culé, y el guión comenzó a cambiar. Había hecho falta dejarse un jirón en forma de gol de Toquero que siguió un centro desde el corner con la fe inquebrantable de quienes piensan que su causa es la verdadera. O fue éso o fue (sí, puede que sea ésto también) la increíble capacidad del Barça para defender como un equipo de regional las jugadas a balón parado. Aún teniedo incrustados en la defensa a dos torres, una de marfil y otra de ébano que responden a los nombres de que Piqué y Yaya Touré respectivamente, el Barça encaja goles de esta forma con una facilidad increíble. Será, quizá, la constatación de que la perfección no existe aunque nos empeñemos en agotar calificativos.

Pues decíamos que allá por el minuto 15 Guardiola, que hace un año veía fútbol de tercera, visiblemente molesto con su equipo ordenó tocar y tocar. Ordenó echar la mirada atrás. Ordenó repasar cuáles habían sido los argumentos que les habían llevado a estar allí, en Mestalla, jugándose la entrada en a historia. Dijo álguien cierta vez que quienes olvidan el pasado están condenados a repetirlo. Supongo que se refería a las malas experiencias porque Pep ordenó que los patadones se acabaran, aun a riesgo de andar por la cuerda floja a base de pases horizontales al borde del área grande (y a veces pequeña incluso) que bien podrían dejar la cosa vista para sentencia.

Sin embargo, tres o cuatro carreras estériles en la presión del Athletic comenzó a hacerle pensar a lo jugadores vascos. Comenzaron a dejar de creer en su motivación. Comenzaron a realizarse ciertas preguntas malas en un equipo que había fiado gran parte de sus posibilidades en una confianza y fe inquebratables, en una causa a la que no le podía aportar argumentos futbolísticos, o al menos en este caso tenía menos que el Barça.

Cayó en esa duda existencial, acaso obligado por la orden de Guardiola a sus jugadores, y cuando quiso darse cuenta ya había entrado en la zona Barça. Ya estaba en la red culé y su siguiente destino sería, por desgracia para ellos, la jaula a la que se vería sometido durante más de hora y cuarto de fútbol de manual, de fútbol de escuela deportiva, de fútbol Made in Barça.

Pep había ordenado, como decíamos al princpio, mirar y tratar al éxito y el fracaso de la misma forma, como los dos viejos impostores que son. Y en ese momento, cuando el Barça acudió a su patrón de juego, la cosa terminó.

El resto es historia, una historia que no por repetida esta temporada se le hace pesada a la parroquia culé.

Más que historia, y tras el más que previsible alirón culé próximo, es una cita con la historia.

¡ Vamos Barça !.

miércoles, mayo 13, 2009

TODOS, CON LOS LEONES.

Primera bola de partido para dilucidar si el Barça logrará lo que allá por el mes de Agosto, tras la derrota en Soria ante el Numancia, era la mayor de las utopías, máxime si tenemos en cuenta de dónde veníamos.

El Barça llega el partido ciertamente mermado en su potencial, ya que jugadores de eminente peso ofensivo no podrán ser alineados, y algunos, caso de Iniesta, con peso incluso defensivo en los casos en los que juega más retrasado acompañando a Xavi desmitificando aquello de que para defender, lo mejor es tener músculo en la zona ancha.

Para el partido, además de lo expuesto más arriba, no habrá un cisma como el que podría haber habido tras las ausencia antes mencionadas y las de Márquez por lesión y Abidal por sanción, ya que se podrá hacer jugar a un nutrido grupo de menos habituales como pudieran ser Busquets, Keita, Sylvinho o Bojan, llegando incluso a entrar en terreno pantanoso si se elimina el concurso inicial de Messi para dar entrada a sus teóricos suplentes como pudieran ser Hleb o Pedrito.

Aún así, parece evidente que la bajas del Barça lo único que harán serán restarle precisión en los metros finales, una cuestión que ciertamente no es baladí pero que habrá que combatir con los argumentos utilizados hasta ahora, unos argumentos que parten de la posesión de la pelota y que en teoría, y apelando más bien a un principio estadístico, mueren mediante el goteo constante que ha sido hasta el día de hoy los partidos del Barça. En estos momentos lo que hemos hablado de la precisión (más bien definición) será lo que marque el posible éxito del Barça.

Por otro lado se presenta el Athletic, ciertamente sobre el papel un equipo menor para enfrentarse al Barça en toda una final pero rodeado de cierta mística que parece perdió allá por mediados de la década de los ochenta. Por entonces se sentaba en el banquillo bilbaino un joven Clemente que sentaba las bases de lo que sería su propuesta futbolística posterior, pierna recia, poca elaboración y máxima concentración e intensidad.

Supongo que serán la bazas del Athletic para esta noche como si fueran algún cromosoma incrustado en el ADN de sus futbolistas. O quizá sea la única salida posible para poder hacerle frente a este Barça de records (hasta hoy) ante la imposibilidad de utilizar armas acaso más éticas porque ¿ hay algo más ético en un juego que intentar ganar jugándolo lo mejor posible ?.

Pues parece que no, y ya la huestes anticulés han mostrado el camino. Hay que ser duro. Por si acaso, Caparrós, con mucha intención, ya ha dejado claro que tenga cuidado el Barça con las lesiones. Y será esto, aparte de la derrota culé esta noche, lo que el nacionalmadridismo desea.

Si es posible que Messi y Xavi queden fueran de combate mejor.

Y como hemos dicho, ya han dado la clave, y no es otra que la de pegarle a los jugadores culés.

Con dos objetivos que ya hemos dicho.

Derrota y lesión desean ellos.

Título y salud anhelamos.

Hay diferencia de mezquindad creo.

lunes, mayo 11, 2009

... Y YA ME SIENTO CULÉ OTRA VEZ.

Tras el empate del Villarreal en el 92 parece que ese halo de suerte que creí que teníamos los culés ya se ha esfumado. No es que la cosa tenga mucha trascendencia, ya que mirando friamente la cosa (ya sin la bufanda y la camiseta del Barça, que las llevaba puestas, no lo niego) en esta jornada se ha aumentado la diferencia sobre el segundo, pero sí que queda un mal sabor de boca.

Respecto al penalti y expulsión de Abidal, no hablaré en exceso, pero sí que diré, otra vez, que vaya mierda de Villarato y árbitros culés que nos la juegan de esta manera.

La parte buena de la historia es que parece que según las exploraciones a las que se ha sometido Iniesta esta mañana puede que llegue a la final de Roma. Un alivio que mejora el sabor de boca de esta mañana.

Y como este año, por suerte, no tenemos casi tiempo de llorar (tampoco han sido muchas las ocasiones que hemos tenido que hacerlo), el mismo miércoles jugamos el primer partido definitivo sí o sí para un título. Es hora de cambiar el chip porque el Athletic viene muy motivado a este partido, "su" partido, el de la final de la hasta hace poco menos de una década "su"copa.

Creo que la final pinta bien, ya que a pesar de las importantes bajas de Henry e Iniesta el Barça puede formar un once de tremendas garantías. Es más, creo que la baja de Henry se notará menos por el escenario que se montará en la final, ya que creo que el Athletic esperará atrás y reducirá espacios, una variable en la que el francés se mueve peor, aunque claro, la habilidad de Iniesta se echará en falta. Y no poco.

Hay que ir pensando ya en la final de copa porque el partido de ayer ya está olvidado (aunque todavía no me ha cambiado del todo la cara de gilipollas que se me quedó, no lo negaré).

Es lo que tiene este gran Barça. Un Barça que ha convertido esta temporada en una acumulación de partidos importantes o que, como poco, había una gran expectación por ver por el alto nivel de juego mostrado.

Vamos Barça, que sólo queda un poquito más.

jueves, mayo 07, 2009

ME SENTÍ MADRIDISTA POR UN MOMENTO.

Lo diré así, ya que nunca he estado acostumbrado a ganar así, en el último minuto, siendo peor, cuanto menos a nivel de ocasiones, y con uno menos. Y es que algo está cambiando en el Barça, y esto es algo que vengo rumiando de hace algún tiempo y he dejado reflejado en algún que otro blog que frecuento.

Sin embargo, y por no alejarme en exceso de la temática del blog, diré sólo algunas cosas que me salen a bote pronto.

A Guasch le ha jodido, y mucho, que el Barça esté haciendo la temporada que está haciendo. Es tal la cantidad de bilis que no disimula para nada que quería que ganase el Chelsea. Sí señor, el encargado de escribir las crónicas de la selección española, la de todos los españoles entre los que me incluyo, declara que quiere que pierda el Barça en Champions ante un equipo extranjero.

Este hecho, si no fuera porque están metidos los adalides del nacionalmadridismo en una autoatribuida superioridad moral sobre la prensa culé, tendría un pase, sin embargo la cosa huele. Y mucho.

Huele el trato que le da Marca a la noticia de la clasificación.

Huelen artículos como el de As del infame periodista Guasch.

Y huele la sensación general de que la España mediática deseaba una derrota culé como si el Madrid estuviera metido por medio.

No ha sido así, y aún hay que esperar ya que el Barça todavía no ha dicho la última palabra en ninguna competición, tanto para bien o para mal.

Es lo que toca, esperar. Unos para algo grande y otros, caso de Guasch, para que una desgracia ajena le alegre el día.

Y estos son los de la superioridad moral... .

domingo, mayo 03, 2009

LOS FUSILAMIENTOS DEL 2 DE MAYO.

El día de ayer pasará a los anales de la historia culé. Un partido grandioso que acabó, de una vez por todas por esta temporada con la campaña continua de despretigio de todo aquello que no sea una victoria blanca. Y es que ya saben, sólo el Real Madrid parece tener derecho a ganar para la prensa de este país. Para el nacional-madridismo.

Se acabó el canguelo, los villaratos , los decretos y las cofradías.

¡ Ay las cofradías !. Todo justificado para ellas.

Son días como los de hoy en los que uno se acuerda de ciertas infames portadas que indicaban por dónde eran los pasillos.

Son los días como hoy en los que uno se acuerda, a pesar de los seis goles, que el Madrid entró en el partido gracias a que el árbitro pitó como falta un robo de balón de Iniesta a Ramos digno de un anuncio de detergentes por la limpieza del mismo. O de cómo el mismo Iniesta fue objeto de un penalti no señalado de los de libro. De los de Ushiro Nage más o menos.

Son días como hoy en los que uno, ya de forma casi definitva, observa como algunos, de una vez, se han tenido que bajar de su miserable burra que pretende la coacción arbitral.

Decían algunos que Nadal era similar al Madrid. Mala comparación, sobre todo por el tanteo de ayer que demostró que el Barça, de una vez y por todas es mejor que el Realísimo. Sin peros. Sin contemplaciones. Sin árbitros. Sin gaitas.

2-6.

Y gracias.

Te espero en tu infame Orsay, Guasch.

Y a tí, Alfredo, para ver cómo intentas arreglar desde el lunes al Madrid.

Y a tí, Josevi, para ver cómo te inundas en tu propia bilis y comprobar cuanto de grande puede ser la estupidez periodística viendo por dónde sales.

Y a tí, Roncero, porque ya se abre, de forma oficial, la décima copa de Europa madridista, la que ganará por supuesto en 2010.

Y a tí Llorens (o Fabián), para constatar que ahora sí, que el equipo rival jugó a ganar y sin reservar nada.

Enhorabuena a los culés porque la liga, de forma oficiosa, prácticamente está ganada.

Y lo que es mejor, también se ha tumbado, de una puta vez, la asquerosa campaña de deslegitimación de cualquier éxito culé por parte del nacional-madridismo.

No os preocupéis, no hubo pasillo decís, al menos.

De eso se encargará Camacho.