jueves, abril 29, 2010

Y AHORA QUÉ.

Día de resaca, de las malas, entre todos los aficionados culés por la eliminación en Champions y día 1, desde ya, en el que se debe de empezar a poner la primera piedra de lo que será la continuación del proyecto Pep, apuntalado convenientemente en algunas cuestiones, que debe de seguir haciendo crecer al Barça.

Nadie dijo que fuera fácil, de hecho nadie en más de dos décadas lo ha conseguido, pero quizá la ingenidad, legítima por otra parte, que no dió lo henchido de un año irrepetible nos hizo ciertamente soñar por momentos con otra temporada mítica. Como la del año pasado. Porque fue el año pasado y no lo soñamos.

Ahora, con la certeza de que Pep es el mejor entrenador para el Barça, muy posiblemente uno de los mejores del mundo y también con el convencimiento de que no mea colonia, es batible pues, debemos de centrar los esfuerzos en pulir todo lo que de una año a esta parte no ha salido bien.

Y empezaremos por Ibrahimovic, quizá el fichaje que Guardiola tuvo ante el convencimiento de que de un año para otro había que variar algunos conceptos, si no de raíz sí al menos más superfluos pero igualmente importantes en el juego. Ibrahimovic, un grandísimo jugador tal y como ha demostrado en Italia, muy posiblemente no encaja bien en la filosofía Barça. Lo estático de su juego, provocando la paralización de todo los demás acompañantes de la delantera, amén de la propuesta que facilita de balones al hombre boya, un juego para el que el Barça no está preparado, es un motivo más que suficiente para plantearse si Ibra encaja en el actal Barça y sobre todo si alguna vez encajará.

La plantilla, en términos generales y quizá por los dividendos que algunos jugadores han recibido en honor a los servicios prestados la temporada pasada, se ha quedado corta. Márquez se acabó, como Henry, y anoche la única certeza plausible es que nos jugábamos las habichuelas con jugadores en la delantera que hace menos de un año estaban jugando en equipos de formación. Me refiero a Jeffren, Bojan y a Pedro, todos con un buen porvenir a mi juicio pero que ayer, en el escenario de toda una semifinal, pusieron cara y ojos a que algo en el Barça se hizo mal.

En linea generales, pienso que al Barça le falta un extremo izquierda, un central y un lateral derecho. También, por supuesto, un delantero centro que tenga otras características que no sean las de Ibrahimovic. Se habla en la cuestión del delantero de que las candidaturas tienen avanzadas dos perlas: una Torres y otra Villa.

Y aunque sé que no es momento de hacer elucubraciones de lo que le hace falta al Barça y sé que este post se puede interpretar como una mirada más allá del fin de la liga mientras no estamos jugando la competición doméstica, espero esto se interprete más como un chequeo de lo que me parece la situación actual del Barça y no como la manera de tirar todo lo cosechado hasta ahora en la liga.

El Barça se merece la liga, como el Madrid, y estas cuatro jornadas serán de infarto. Ambos equipos juegan dos partidos en casa y dos fuera y a mi juicio en calendario de ambos es, milésima arriba milésima abajo, de dificultad similar, incluso pienso que si esta noche el Atlético cae en la Europa League el Barça tendrá una ventaja algo más consistente. A pesar de lo que nos vendan desde las Españas.

P.D. Ya les adelanto que quizá el blog, en un giro que estoy empezando a creer necesario, pueda cambiar la temática. El hartazgo de la temática central me hace pensar en dedicarme a escribir sobre otras cosas. No es la rendición en ninguna batalla puesto que esta bitácora no se planteó como una quijotesca utopía, sino más bien como un rincón dónde se ofreciera otra visión de los hechos a la nacionalmadridista y que por supuesto no puede competir con ella. Cosa que por otro lado tampoco era mi intención. No es seguro y espero vuestras opiniones... si queréis darla.

P.D.2. Viendo las reacciones del madridismo, uno se va dando cuenta de lo conseguido el año pasado y de la grandeza de este equipo.

miércoles, abril 28, 2010

NO PUDO SER, PERO GRACIAS BARÇA.

Hasta semifinales llegamos este año. Nos ha apeado un buen Inter que, guste más o menos, ha sido superior a nosotros. A su manera, pero en el cómputo general ha hecho lo que iba a hacer en los dos partidos perfectamente.

Aún así se ha peleado, con poca fortuna, con pocas ideas, con poco fútbol en definitiva, pero se ha estado ahí hasta el último suspiro, dándolo todo, como corresponde, y sólo queda, a partir de ahora, centrarse en la liga, trofeo que si se gana será un buen año.

No me escudaré en el árbitro porque aunque piense que en cómputo de la eliminatoria los arbitrajes hayan sido ligeramente (muy ligeramente) favorables al Inter, no hay motivo para escudarse en ello porque el Inter, a su manera repito, también ha merecido pasar.

Y cuando hablo de ligeramente, lo hago poniend en nuestro lado de la balanza que el gol de Piqué posiblemente se anota en fuera de juego y que la expulsión de Motta, para un partido de Champions, quizá sea algo rigurosa aunque tampoco pienso que sea totalmente desafortunada.

En el otro lado, tenemos un gol anulado a Bojan totalmente legal que hubiera supuesto el pase a la finalísima y la condescendencia con las continuas pérdidas de tiempo del equipo del Inter. Del partido de ida ya se habló y considero que se perjudicó más al Barça. Sin embargo, no veo motivo para la queja.

Y de Mourinho, qué decir. Supongo que a este tipo de personas lo que más daño les hace es no hablar de ellos. No tenerlos en cuenta porque realmente este tipo de personajes, y los que le jalean que mañana saldrán, eso seguro, sobran en el fútbol. Sólo me permitiré la licencia de decirle que hay ciertas cosas que se sirven en plato frío.

En definitiva, tal y como dije, estoy orgulloso del Barça más allá de lo más o menos afortunado que haya estado hoy. Porque esa es otra, el análisis meramente futbolístico de la temporada que dentro de cuatro partidos, esperemos que con final feliz, termina para el Barça.

Ahora a darlo todo en la liga.

P.D. Sólo el tiempo nos hará saborear lo que este Barça, victorioso hasta esta noche, nos ha dado. Visça el Barça.

martes, abril 27, 2010

TOMÁS GUASCH BILIS.

Antológico artículo de opinión de ese periodista al que mucho madridista, siguiendo con su cantinela de la superiorida moral, resta valor a sus palabras porque él (y sólo él) dice las cosas que dice en clave de humor.

Sin embargo uno piensa que esa mal llamada reputación de bufón oficial de la corte no es más que el parapeto en el cuál este mal periodista se escuda para poder verter todas sus fobias. Así, con el argumento de que lo está diciendo el tonto, sigue con su espiral de barrabasadas.

El tacto de este sucedáneo de periodista no es que sea una de sus virtudes ni lo que más destaque de él, ya que lo facilón de sus mensajes unidireccionales (siempre anti-Barça) se ve a legua, pero lo que sí destaca de él es su pertinaz búsqueda de la gracieta fácil con el monotema y la sinrazón en deslegitimar cualquier cosa que haga, diga o gane el Barça.

Tomás, a medias entre la mediocridad periodística y la gracia sin gracia, pretende ser irónico. La cuestión es que el recurso literario de la ironía, más aún en gente a la que incluso algún lumbreras le ha dado un majestuoso altavoz, uno cree que debería de estar mucho más trabajado y aunque poco, sí que habría que hacer pensar un poco a la gente. Con Tomás esto no vale y lo primitivo de su mensaje anda entre el insulto y lo infantiloide.

Tomás, adorador del minuto 7, tira de mediocre ironía para hablar del Barça y, según él, su próxima invención del fútbol. También tira de falacia en pos de la enésima pretensión de deslegitimación. Y como Tomás, todo el séquito de mediocres tiran de eufemismos y de insanas envidias para calificar lo que el Barça prepara para mañana. Dicen estos iluminados de candil y llesca que lo del Barça de mañana es una encerrona. Qué gran error.

En el Barça nadie ha hablado de mirar desafiante en el túnel de vestuarios a los rivales. Tampoco en el Barça nadie ha hablado de pegar el primer porrazo a la valla de publicidad ni de actuar al máximo de revoluciones (con todo lo que ello conlleva). Y por último, tampoco nadie ha hablado de pegar el primer leñazo del partido al rival en plan retador.

Son los dogmas de fe de ese infame decálogo que en varios de sus puntos apela a lo más primario y burro del deporte del balompie: el encontronazo, el choque, las faltas, la testiculina y la suciedad innata antagónica al blanco que no empaña.

No diré yo jamás que haya que jugar con un afán preciosista negando que hay que darlo todo. Sin embargo, uno prefiere que lo den todo con el balón y no contra el rival.

Por eso, también, me hice del Barça.

Porque al final, en este infame estado de información nacionalmadridista, algunas ostias son sagradas y otras, pegadas al balón, son invenciones del fútbol.

Y también al final, desde su atalaya, esos mediocres de Olivetti ensalzan la resurreción anual de Juan y luego tiran por cara a los demás que hagan llamamientos a la afición para poder remontar la eliminatoria.

Sin decálogos, con fútbol.

Porque por eso soy del Barça.

lunes, abril 26, 2010

HABLÓ DE APARATOS MEDIÁTICOS LA TACONES... .

Ya está el cirio montado. Ha sido colocarse el Madrid segundo en la clasificación, el Barça primero por lo tanto, y el nacionalmadridismo ha encendido ese aparato cuyo único y deleznable final es impartir justicia en la liga mediante la pretensión de presionar a los árbitros.

Ahora, en esta jornada que no en la anterior, el Real Madrid es el cuarto equipo que más faltas recibe (le han señalado) y aventaja al Barça en este apartado en la pírrica cantidad de 2 infracciones.

Se queja el aparato mediático nacionalmadridista de la cantidad de faltas que recibieron los jugadores blancos en Zaragoza y es hasta cierto punto curioso tal extremo porque el Real Madrid cometió una flata más que el Zaragoza (21-22), jugó muchísimos minutos con un jugador más y no me cabe la menor duda de que si otro equipo hubiera tenido en sus filas a Sergio Ramos la cantinela hubiera estado absolutamente claro por dónde hubiera ido.

Sin embargo, una semana después y a pesar de los datos, objetivos por otra parte al menos los numéricos, algunos se empeñan en deslizar que Undiano hizo un mal arbitraje cuando una semana antes, en un partido en el que sí (o también) se jugó un partido de pierna dura el Espanyol acabó con todos sus jugadores y el Barça, conocido mundialmente por su violencia extrema y su pertinaz pretensión de defender a base de faltas, se retiró del partido con la expulsión de Alves.

Resulta curioso, y ya lo adelantamos en un post de no hace mucho, lo lamentable de la prensa madridista y su empeño en intentar coaccionar al estamento arbitral. Y no es sólo ya el estamento arbitral, sino que explícitamente sus directores mandan mensajes instando a la dureza futbolística a los jugadores rivales del Barça.

Ayer As perpetró la enésima afrenta a la realidad con un titular que iba en portada absolutamente bochornoso. En este titular se deslizaba que la coacción del árbitro a los jugadores del Xerez mediante las tarjetas amarillas fue lo que propició, en parte, la victoria culé. Lo irrealidad del asunto, señores, clama al cielo.

Porque el Xerez, que en verdad recibió la nada despereciable cifra de 11 tarjetas amarillas, recibió 8 de sus 11 tarjetas amarillas cuando el partido iba ya más o menos encaminado con el 3-1 luciendo en el marcador.

Sin embargo hay algo todavía más lamentable, no sé si denunciable vista la tamaña mentira en que se está convirtieno el asunto, y es que ya los juntaletras del nacionalmadridismo se apoyen en mentiras de tomo y lomo.

Decía Relaño ayer, para armarse de razón, que a Messi no se le sacó tarjeta amarilla por despejar un balón. Y la cosa,(ver el directo) vista la http://www.as.com/futbol/partido/Barcelona-Xerez-0400_00_34_0003_0876 del partido de ayer del mismo diario As, no puede ser más incierta y por lo tanto, mentira.

En definitiva, la España Interista (antes Gunner, y antes del Stuttgart) brama por lo que ellos, números en contra, consideran agravios comparativos.

Miedo me está dando ese saque de banda mal señalado en Villarreal y que propicie una jugada que, 24 minutos después, acabe en gol del Barça cual perfecto efecto mariposa.

P.D. El árbitro del partido del miércoles, parece, es belga y responde al nombre de De Bleeckere. Con el Barça lleva un balance de 2 victorias, una derrota y un empate en 4 partidos. Por lo tanto hay dónde rascar para deslegitimar tal designación. ¿ Que por qué hay motivos para no ver bien tal designación ?. Fácil respuesta: el Barça ha ganado con él.

viernes, abril 23, 2010

LAPIDARIO.

Uno duda seriamente de la capacidad de Roncero como periodista, sin embargo asume y presupone que ciertas cualidades intelectuales debe tener para llegar dónde ha llegado. Partiendo de esta premisa, uno duda si Tomás Roncero es un personaje o lo que dice, hace y vomita es real.

Hoy Roncero dice que si la Euroliga no ha conseguido que el Madrid, en más de 10 años, no haya jugado una Final Four, es que algo no funciona. Además, la traca final, en este caso inicial, es que Roncero titula el artículo con un revelador "Se miran mucho el ombligo". De traca.

Por otro lado, la semana está sirviendo para ver que la España mediática es anticulé por definición. A la algarabía de Marca y As por el mal resultado cosechado por el Barça en Milan, definitivo según parece, le siguen los montajes de Cuatro y la Sexta de futuro-ficción en los que se escinifican posibles debacles culés en liga y Champions.

P.D. Sigo con los dedos cruzados para que el equipo siga en la linea mostrada tras el partido de Milan. Nada de declaraciones y sólo centrarse en jugar.

P.D.2. Aunque yo aporté mi pequeño granito de arena antes de ayer, y aportaré otro post prepartido el martes o el miércoles, las reacciones para darle el aliento al equipo siguen su curso y se ha creado una página, que enlaza con Twitter, que está llevando a cabo una especie de concienciación entre el personal para que estén con el equipo el miercoles que viene. La página es www.remuntada.cat, y, aunque la mitad de las cosas que allí se dicen no las entiendo bien del todo, es una iniciativa a mi juicio bastante acertada para crear el ambiente necesario para la posible remontada.

miércoles, abril 21, 2010

PREVIA BARÇA - INTER.

3-1 en el partido de ida en Milan. Malos momentos para la lírica con todo el mundo empeñado en lo herculeo. El Barça, el equipo que mejor ha jugado durante dos años se da de bruces con una realidad a la que de momento no se había enfrentado habiendo dispuesto de todos sus efectivos en el momento del fracaso: debe remontar una eliminatoria.

Y el Barça ha hecho historia, pero hemos de decir que la historia también la escriben los equipos a base de remontadas, de levantarse de la lona, de apostar por una idea y mantenerla hasta el fin, de despertar y luchar mientras haya vida. Y hoy, desde el pesar que nos infunde un mal resultado, hemos de decir que hay vida.

El Barça debe de ganar, como mínimo, con un resultado que ni siquiera se considera goleada. Es un mísero 2-0 que, otras elucubraciones aparte, quién ha ganado seis títulos a base de buen juego, corazón y suerte debe ser capaz de conseguir.

Un 2-0 que ya se consiguió ante el mismo Inter de Milan. Leí por ahí una vez preguntarse a un culé si estábamos listos para la primera ostia, y la respuesta es que sí. Estamos preparados.

Y debemos estarlo porque no tenemos la autoridad moral para exigirle a este equipo más de lo que nos ha dado, que nos lo ha dado todo, y por ello, a partir de ahora, debemos de remar todos en una dirección, río arriba, y arropar al equipo para devolverle lo que con tanto esfuerzo nos dió recientemente.

Debemos de pasar de historias de mal pagador como es la cantinela arbitral, debemos de pasar de provocaciones externas que sólo buscan la alegría mediante la desgracia ajena o la clasificación para la final mediante el enrarecimiento del ambiente con alguna que otra perla cultivada.

Guardiola, con muchas medallas en el pecho y la legitimidad total para seguir en la misma senda, gane o pierda, puede añadir otra muesca más a su ya glorioso palmarés. La medalla, tal y como ya he dicho, será la de haberle remontado una eliminatoria a un gran equipo y a un gran entrenador como son el Inter de Milan y José Mourinho.

Pase lo que pase estaré orgulloso del Barça por lo que me ha dado y sé que con estos mimbres y esta idea el Barça, este año, al que viene o dentro de dos, volverá a reverdecer los laureles de la temporada pasada, una temporada que sólo el paso del tiempo nos ayudará a valorar en su justa medida.

Sólo le pido a los culés que leen este blog, el cual no sé hasta qué punto es seguido, que apoyen al Barça hasta el final, hasta la última jornada de liga porque se ha ganado el derecho a que ahora los culés, tradicionalmente críticos y poco dados a animar en el estadio, en el bar o en el salón de nuestra casa, insuflemos el ánimo y las fuerzas que el equipo pueda necesitar. Se lo debemos.

Yo al menos así lo haré. Y si caemos, aplaudiré también. Pero la derrota es una historia que el pasado reciente nos legitima a no mirar de momento.

Tots amb el Barça. Todos con el Barça.

TERRORISMO INFORMATIVO.

Es España, la Deep Spain que diría alguno, un país curioso. Y de esta curiosidad, me temo, no puede saler más que una certeza, tremendamente negativa por otra parte, que nos deje bien retratados.

Porque en España ya llevan 11 ediciones de Gran Hermano, programas del estilo Sálvame arrasan en televisión y los diarios As y Marca son los más vendidos en los kioscos. Huelgo decir que estamos a la cola de Europa en todo.

Aquí, en la casa de tócame Roque, todo vale. Las lineas de la realidad y la fantasía se confunden con absoluta facilidad y sobre todo impunidad, y muchas veces cuesta distinguir dónde están una y otra.

Hoy As, con la cobardía de su director a la cabeza, provoca la nausea más escandalosa y deja entrever la mierda de prensa que tenemos. Una prensa de no responder ante nadie, de tejer verdades a conveniencia y de encabronar y provocar violencia con tanta información de cloacas.

Del partido de ayer el personal, parece ser, debe de quedarse con la idea de que el Barça salió beneficiado. No juzgaré la labor del árbitro porque se equivocó supongo, pero sí diré que el deporte de moda avanza por Europa, tras salir de las fronteras de la Deep Spain, y la "Caza al culé" ya cuenta con adeptos por todo el viejo continente.

En el infame diario As hoy uno tiene que comulgar con que un fuera de juego mal señalado como otros miles que se señalan mal, un robo de balón de Etoo al lado del corner en el cual el árbitro señala falta y una supuesta agresión de Messi a Maicon, permítanme que me ría de esto último, son los favores que el Barça recibió ayer en San Siro.

Se preguntarán ustedes si esta prensa ha puesto algo en el otro lado de la balanza y hemos de decir que sí, que dicen que Milito anotó el 3-1 en fuera de juego.

¿ Y el resto de jugadas ?. Bueno, pues de esto no se dice nada. Ni del penalti a Alves, ni del penalti a Piqué, ni de la impunidad de Motta anoche ni de la falta que precede al segundo gol del Inter sobre Messi.

Estos terroristas de la información apelan a ese argumento, por decir algo, de negar la mayor. Argumento absolutamente bochornoso este que no hace más que poner de relieve que ellos, parapetados en la teórica libertad de información, hacen gala unas veces de su cinismo y otras, como Relaño, de su cobardía.

Porque hoy Relaño, contrariado quizá con tanta prueba en contra de su conspiranoia, prefiere hablar de Samaranch, personaje respetable dónde los haya e importante en el deporte de este país por si ingreso, que no fallecimiento ni nada por el estilo, en el hospital dónde permanece en estado grave según las últimas noticias.

Que lo de Relaño es un acto de cobardía no me cabe la menor duda. Como tampoco me cabe la menor duda de que Mourinho, con sus palabras de ayer, tiene miedo y ya plantea la batalla psicológica.

El Barça, que ayer no estuvo bien, ya que todo hay que decirlo, deberá hacer un buen partido para pasar la eliminatoria y ganar al menos de dos goles, siempre en tanteos por debajo del 4-2, si quiere seguir diciendo algo en Europa esta temporada.

Debe el Barça resurgir, el público crear una atmósfera como en las grandes ocasiones y que el fútbol, ese deporte que tiene al Barça como primer embajador, dicte sentencia.

Pero jugando al fútbol.

Los infames decálogos de remontadas que se los queden otros.

Porque yo me hice del Barça para ver fútbol, no para ver ni el primer tiro a la valla, ni la primera falta fuerte, ni miradas amenazantes en los túneles de vestuarios hacia los rivales.

Yo confío en el Barça.

martes, abril 20, 2010

BORBARDEO DE IDEAS.

Aquí por la Españas, la tergiversación de la realidad o, si quieren, la forma en que la pintan, tiene tintes surrealistas que a uno le hacen pensarse si toda la base empírica y no tanto que aprendió en la escuela politécnica, colegio y vida cotidiana con su entorno más cercano tiene algún valor.

Al final, si uno zapea, hojea o se pajea con los medios nacionalmadridistas resulta que estar en liga y Champions es malo, no conviene y la situación es peor que si sólo juegas la liga. Gran contraposición si se compara con aquellas corales estivales que berreaban el ahora irrisorio "Ronaldo, majete, tráenos el triplete".

También exites, parece ser, la inapelable certeza de que el Barça tiene peor calendario que el Real Madrid de aquí al final de liga. Da igual que el Barça juegue tres partidos en casa y que el Madrid sólo juegue dos.

Existe la posibilidad, nada inverosímil por otro lado, de que el Sevilla presente un equipo de circunstancias cuando juegue contra el Barça el día 9 por la inminente celebración de la final de copa del Rey el día 13. Para ello sólo se tendrá que dar la clasificación del Atlético para la final de la Europa League. Es más, puede que el Sevilla tenga el plus añadido de que al Atlético le convenga perder ante los hispalenses para que estos aseguren su presencia en la Champions y ellos vayan sí o sí a la Europa League. Tres puntos más para el Sevilla que los agradecerá y quizá, en la penúltima jornada, le haga estar más cómodo. Repito, si no me equivoco, que todas estas elucubraciones son perfectamente posibles.

Pero hay más, como la milonga de la dureza del calendario que presentan Barça y Madrid. Parece que el del Barça debe de ser algo así como un paseo por el infierno y el del Madrid la última etapa del Tour de Francia llevando los blancos el maillot amarillo.

Un cuenta, lecheril hay que reconocer, dice que si le atribuimos una especie de puntuación a los equipos en función de su clasificación, el calendario es, oh, qué horror, favorable al Barça ya que los equipos con los que se enfrenta tienen en teoría más debilidad. Así, como ejemplo, al Barça le corresponde el 1, al Madrid el 2, al Valencia el 3 y así... .

Pues bien, partiendo de que el mejor calendario lo tendría el equipo cuyos rivales sumaran más puntos, el Barça sumaría 68 puntos. El Madrid, por contra, presentaría 55 puntos.

Todo esto, claro está, es una mera estadística, algo que no tiene en cuenta otras variables como momentos de forma, aspiraciones de los equipos y demás historias que quizá habría que tener en cuenta, pero eso sí, deja bien a las claras que las cosas no son, tal y como pretenden mostrarnos por las Españas, tan dispares.

Porque parece que el partido de Mallorca es un día de asueto. Parece que jugar en Zaragoza o Málaga, con ambos equipos jugándose el descenso, no es nada del otro mundo. O jugar ante el Athletic jugándose la Europa League es una milonga cualquiera.

P.D. Me ha hecho mucha gracia el artículo de hoy de Guasch diciendo que el árbitro de esta noche en Milan ha estado más listo que el Barça ya que hizo un viaje en avión vía Roma que le restó kilómetros de coche o autobús. Desconoce el gran Guasch, parece ser, que los aeropuertos de Lisboa y Roma estaban abiertos, de ahí la posiblidad del árbitro de tener esa combinación para viajar. Desconoce, o quiere desconocer el gran Guasch, que Lisboa dista de Barcelona unos 1.300 kilómetros. Si le sumas los 600 de Roma hasta Milan dan la nada desdeñable cifra de unos 1.900-2.000 kilómetros en autobús más el viaje de avión. El Barça ha hecho menos de 1000 en autobús. Las cuentas están claras.

Y las ganas de criticar por criticar de algunos también... .

lunes, abril 19, 2010

COPIA Y PEGA.

Leí hace tiempo un post de un colega de la blogosfera, el mítico Shojan Croif, del extinto y ojalá que futuro resucitado blog de "Notas esféricas", que resume bien a las claras qué pienso del estado actual del arbitraje. Ese estado de "marcar territorios", "jugar (los equipos pequeños y los que gastan 252 millones de euros) con su armas" y demás eufemismos que yo no soy más que capaz de resumir en la frase "hay que darle cera a los jugadores Barça para poder ganarle".

Ante el rubor que me supone copiar para en mi blog, sólo superado por lo igualmente ruborizante de que lo que yo escriba comparta espacio con lo copiado, ahí va un magnífico post.

Intentad, eso sí, hacer la pertinente traslación desde el momento en que se publicó al momento actual cambiando rivales pero manteniendo, eso sí, al protagonista de todo: el Barça.

Agravios a terceros

¡Quieren ser libres y no saben ser justos! Emmanuel Joseph Sieyès (1748-1836)

A mi lo de los maletines, lo de las primas del portero, si timas al cartero o se la tocan al del tercero me da igual. Lo asumo. Allá aquel que no se esfuerce siempre como si no fuera de por sí su obligación.

Después del episodio de agujero negro que todo lo engulle con su gravedad eto'océntrica e infinita, anoche el equipo salió con ganas de redimirse ante el Getafe que le agravió gravemente grabando en su memoria una triste noche de copas.

Hace tiempo tenía guardado en borrador un artículo sobre árbitros. No me pareció adecuado sacarlo porque el Barça también se beneficia a veces de los errores arbitrales. No lo publiqué cuando hubiera sido más fácil responder a la teoría del villarato. Lo hago ahora cuando el Barça ganó su partido de anoche. Y lo hago porque al igual que Rijkaard que soltó un discurso/llamamiento a la cordura, también estoy hastiado.

El Barça es de los pocos equipos que se preocupan por dar al público un espectáculo digno de lo que se supone que quiere ver, que para eso paga. Trata de hacer un fútbol vistoso y que alegre la vista. En cambio, su intención se ve castrada muchas veces debido a que el trencilla de turno pasa al ataque. O mejor dicho a formar parte de la defensa rival. Es uno más en el entramado defensivo de los entrenadores que se enfrentan al Barça y que hacen que su juego no progrese adecuadamente.

Hay una asimetría en la forma de enjuiciar las acciones del Barça y sus rivales. Quizá por sugestión o por la mediatización inconsciente que producen dos formas antagónicas de ver el espectáculo. Fútbol y antifútbol.

Hechos, Hércules, hechos.

Como diría el inefable inspector Clouseau.

1.- El árbitro que usa un doble rasero asume con total normalidad que el equipo que presiona al Barça ha de usar todas las artimañas a su disposición rayando muchas veces el límite del reglamento y no pocas traspasándolo. Hecho.

2.- Asume igualmente que las caídas de un jugador del Barça en el área contraria, son lo más natural. Y natural es que no proteste, cuando la mayoría de equipos se dedicaría a acorralar al árbitro pidiendo penalty. Hecho.

3.- Asume además, que un jugador que se tira todo el partido castigando boxísticamente (pero con los pies) a su par, aproveche cualquier reacción para convertirlo en una zancadilla clamorosa o patada alevosa y de este modo, aspavientos en ristre, pedir airadamente la tarjeta para el contrario. Hecho.

Se parte pues de una situación desequilibrada. Se da por asumido que el Barça por regla general tendrá la posesión de la pelota durante bastante más tiempo que su contrario, y si le hacen faltas reiteradas, son los efectos colaterales de tanta posesión, por lo que no hay que actuar. Laisser-faire. Sin embargo, una falta de igual factura, de un jugador barcelonista, es sancionada con mayor dureza por el colegiado, porque evidentemente, el jugador de azulgrana está siendo infiel a sus principios, y por tanto es merecedor de castigo.

En el partido Sevilla-Barça, el colegiado González Vázquez expulsó a Giuly por una presunta agresión a Alves quien venía de marcarle las lindes a sus tibias, sin tibieza alguna. Más tarde expulsó también a Zambrotta por doble amonestación. La primera por una presunta falta que no fue y la segunda por protestar la tarjeta (e intuyo que la falta en sí). Anoche, al igual que la noche del 5-2 y la del 4-0 o las visitas a Zaragoza, la permisividad arbitral con el juego subterráneo de su rival, terminó por desquiciar a los propios jugadores, que terminan por hacer cosas impropias de ellos, como bien reflejó Rijkaard en la rueda de prensa posterior al partido.

Ayer el Barça fue atropellado por el Geta y por el jeta de su entrenador. La anuencia de Pérez Burrull haciendo causa común con la defensa del Getafe, permitió excesos que terminó pagando Ronaldinho. Antes de su expulsión, pude apreciar varios tantarantanes seguidos de Belenguer, incluído un plantillazo en el gemelo del brasileño. Todo por detrás y ante la complicidad arbitral. Hay veces que Ronaldinho me desespera pues se presta a este tipo de juego al recibir de espaldas y aguantar tanto la pelota. Ahora que lo pienso, yo también estoy cayendo en el error. ¿Acaso debe soltar antes la pelota por el simple hecho de que un contrario le presione más o menos agresivamente empleando si ha lugar la violencia?

Antes de la tarjeta amarilla a Xavi, se habían producido cuatro entradas tanto o más fuertes por parte de los jugadores getafenses que la que le hizo ser amonestado. En cambio, a la primera entrada que un jugador del Barça hace con igual contundencia, amarilla. Así, la apuesta que entiendo valiente del Barça por el juego atractivo, termina defenestrada y los jugadores desquiciados pues no se les enjuicia de igual modo que al rival y terminan por hacer un juego que les es impropio y para el que la mayoría no están preparados. En cambio, con Sergio Ramos, la cosa cambia, ya que la percepción no es de culpabilidad, sino de que es inocente hasta que se demuestre lo contrario. Justo lo contrario.

Pero hombre, Villar...

sábado, abril 17, 2010

EL ACABOSE.

El Villarato hace aguas. Por todos lados. Y lo peor de todo es que tenemos que seguir aguantando por todos lados a quienes van con la cantinela de que al Barça lo benefician desde todos los estamentos.

Kameni, en una acción con Munitis, lesionó al jugador rancinguista para bastante tiempo. No se podrá decir que no hubo nada punible en la acción ya que al menos sí que tenemos consecuencias visibles, pero aún así Kameni estára esta noche... ante el Barça. Extraño villarato 1.

Albiol fue amonestado ante el Almeria el otro día y cumplía ciclo de tarjetas por lo que no podría estar ante el Valencia en el partido de mañana en el Bernabéu. ¿ Consecuencia ?, tarjeta perdonada y el jugador blanco que sí podrá estar. Extraño Villarato 2.

La inmundicia informativa de los pseudoperiodistas que pululan por Spain está quedando, tal y como avanzaba en el anterior post, en un ejercicio de sinrazón y cinismo. Porque sólo desde el cinismo y una cara para tener 10 ojos, 4 narices y 8 bocas se pueden seguir defendiendo ciertas historias. Por cojones el Barça es el más beneficidado.

Sí, por cojones y sobre todo de forma premeditada. Aunque se demuestre claramente que lo de Guardiola en Almería era mentira, aunque Cristiano califique de verguenza su expulsión o llame tontos a los aficionados rivales, aunque a Ibra se le expulsé por algo que no era más que un forcejeo. Aunque al Barça, con todo, no se le hayan retirado ni una sanción en acciones que quedó totalmente claro que jamás fueron tal y como el colegiado interpretó.

Hemos llegado al punto de la mentira incluso, como los episodios de las lineas arquitectónicas ficticias, los fueras de juego fantásticos, las expulsiones a la ceguera y sobre todo los tupidos velos sobre todo aquello que contradiga la asquerosa tesis oficial.

Con todo, quizá esta noche la particular visión de Tomás Guasch, perico de boquilla él, verá la enésima afrenta a la legalidad de la competición en un saque de banda, un juego peligroso o un saque de banda mal señalado.

No creo, tampoco, que todas estos perdones sean ninguna muestra de ayuda arbitral hacia el Madrid pero sí que creo son la prueba de que lo que escriben por las Españas no es más que mierda.

Mierda de perdedores.

Si yo fuera el Barça tendría una razón más para darlo todo. Sin pronósticos heptavictoriaticos, tresceriles o clavoardientíticos. Ojalá el Barça hoy, demostrando que es el mejor equipo del mundo y de la historia, gane y el árbitro tenga un buen día.

Sin embargo ya les adelanto que no será así. El rasero para las tarjetas de los rivales del Barça está muy alto tal y como se demostró en Madrid. Para tarjetear a los culés está más bajo.

Es la mierda esa de "pelean con sus armas" o "hacen lo que tienen que hacer".

Qué asco de país... .

viernes, abril 16, 2010

PASO A LA SINRAZÓN.

Es tal la frustración del nacionalmadridismo con lo que está aconteciendo en la liga que ya, como aquel que ha acabado con todos los argumentos coherentes y sensatos (perdón por la sobreestima), sólo les queda echarse en brazos de las sinrazón más nauseabunda.

Ahora, como no hay absolutamente nada que rascar, es el momento de mentir descaradamente y de comenzar a aplicar la táctica del ventilador y la mierda. Sólo así se entiende que se estén juzgando ciertas jugadas de la forma que se está haciendo. Ahora, por cojones, ya que no hay otra definición, el Almería anotó su gol tras fuera de juego de Uche. La falsedad del asunto clama al cielo.

La jugada del gol no es que tenga mucha historia. Pase al hueco hacia un atacante que está en linea (por lo tanto la duda, al menos, es razonable) y de ahí en adelante se genera la jugada del gol almeriense. De este asunto, y hablo concediéndoles un inmerecido beneficio de la duda, la no certeza de si Uche estaba más o menos adelantado desemboca en esa premisa arbitral: en caso de duda, no se señala fuera de juego.

Aún así, hubo otra jugadas que no ofrecían dudas y que desembocaron en alguna que otra contrariedad contra el Real Madrid. Especialmente un fuera de juego señalado al Almería en el que se erró por amplia distancia que acabó en un más que posible penalti de Casillas. Las consecuencias de la interpretación que se le de a esta acción deja al nacionalmadridismo con el culo al aire por varios motivos.

El primero es asumir que efectivamente los árbitros, teledirigidos en sentido contrario, a veces se equivocan a favor del Madrid. La segunda, que ya la he escuchado por ahí, viene de la réplica a quienes dicen que el penalti no es tal porque la jugada estaba anulada. Esos mismos filósofos son los que se lamentaban por el gol anulado a Raúl en el Molinón por supuestas manos. ¿ Procedía entonces hablar de gol anulado ?.

La suerte que tienen estos medios es que ellos, dueños de la mayoría de los altavoces, son quienes ponen las reglas del juego mediático y juzgan con su implacable justicia. Ellos, desde su atalaya, seleccionan qué es importante y qué merece ser tenido en cuenta. Si tienen que pasarse por el arco del triunfo planteamientos de hace dos días se hace, porque ya saben, son "menos malos".

Sin embargo la parafernalia anti-Barça del nacionalmadridismo no conoce límites y siempre nos sorprende con algo. Ahora, la sorpresa viene de un nuevo juego al que llevan un tiempo aficionándose: los arbitrajes en tiempo real.

Ahora se dedican a sacar las jugadas discutibles (en sólo una dirección, claro está) mientras los partidos se están jugando. Sin embargo, quizá víctimas ellos de la celeridad que emplean para el tema, con puntualidad suiza acuden a su cita con el ridículo. Porque las últimas jugadas que ponen en tela de juicio tienen una interpretación de juzgado de guardia.

La presión arrecia estos días de infames cofradías y cagómetros varios. La tercera guerra mundial está de camino, porque llegará, ya que estoy más que seguro que en estos 6 partidos de liga (los culés juegan Champions) algún error favorecerá al Barça.

La cuestión, pero eso se tapará, es que no sólo será al Barça.

jueves, abril 15, 2010

UNA DE FÍSICA ELEMENTAL.

El Barça se puso líder y, como si de la tercera ley de Newton (la de la acción-reacción, para los de letras o para los que no les importe la física) se tratara, ya van apareciendo en los escritos nacionalmadridistas esos tics que antes, mientras el Real Madrid era líder, habían casi desaparecido. Cambio de tendencia o algo así lo llamó el de la barba.

Ahora intentan rascar en un penalti, supuesto eso sí, de Jeffren a Lopo que también, supuestamente otra vez, se produjo en el partido de anoche. El despropósito del juicio de la jugada no conoce límites.

Porque Jeffren en efecto parece que toca a Lopo, pero la nimiedad del contacto provoca que habría que encuadrar la jugada en algo así como cosquillas o algo parecido. Jeffren en efecto parece que toca a Lopo, pero el defensor españolista... , perdón, deportivista, sigue con la jugada, pisa, y cuando cae en la cuenta de que alguien le ha tocado la pierna cae en brillante escorzo como si alguien desde la grada le hubiera pegado un tiro.

La jugada, que no entra siquiera en los límites de "marcar el territorio", que diría Inda, no ofrece dudas ya que no es penalti jamás. SIn embargo hay más que rascar y también se agarran a unas supuestas manos (del estilo de las de Messi el otro día) de Touré previas a la consecución del tercer gol blaugrana. Las repeteciones, casi todas menos una, dan lugar a la fábula (o confábula) y las mentes prestas a creer no tardaron en emitir el veredicto: mano. Sin embargo una de las repeteciones, la más frontal de ellas, muestra bien a las claras que el marfileño baja el balón con el pecho y conecta el disparo en acción totalmente legal.

Aún así, la sombra de la duda está lanzada sobre el Barça en un partido que dominó de cabo a rabo (aunque mucho minutos bajó el pistón) y en el cual el Depor no tuvo ni una mísera ocasión de gol.

La reacción, que decía al principio, ha llegado. Y aquí daremos la fórmula, casi empírica también, que explica qué sucede en momentos como estos. La fórmula, más o menos, diría algo así.

Barça líder + Jugada interpretable (en su mente) = VILLARATO.

Esta ley, y no la de los favores de Villar, sí que se cumple a rajatabla.

Y lo que desprende esta ley, más que nada, es una insana envidia y mal perder de muchos que se piensan, tal y como ocurría hace décadas, que el Madrid debe de ganar el 70% de las ligas.

Ese chollo se ha acabado y ahora, en estos momentos, cuando pierden no dan la mano.

El cante más bien parece que es lo que dan.

lunes, abril 12, 2010

¿ ES ESTO UN DEJA VÙ ?.

El Barça ganó el clásico del sábado y el equilibrio mundial, en vez de avanzar hacia su sagrada restitución, ha retrocedido en un palo a la justicia de los que marcan época.

Sin embargo las mañas, acaso dejadas en desuso en parte por el liderato (que no coliderato) del Madrid y porque los blancos caminaban por la liga penalti a penalti ( a favor señalado y en contra perdonado), expulsión perdonada a expulsión perdonada, con todos los focos encima de Cristiano Ronaldo hiciera lo que hiciera, habían quedado algo paradas y se hablaba, misterios de la vida, de fútbol y sólo fútbol. Más o menos como debería ser.

Hoy día, medio digerida la cosa, el nacionalmadridismo comienza a lanzar las típicas campañas mitad cortina de humo, mitad ataque al Barça en las que tratan de restablecer un orden informativo ya que el orden futbolístico va a peor. Ya saben, Milito no sabe ganar, el Barça celebró al final del partido que había ganado... .

Desconozco qué palabra podría expresar una mezcla de sinvergonzonería, cinismo y sinrazón, así que me referiré a lo que pretendo expresar como "tener jeta" para hablar de lo que está perpetrando el nacionalmadridismo recientemente.

Lo "josevicentada" ha calado en gran parte de la población, ávida de ideas ella, y van por ahí diciendo que el resultado lógico del partido del sábado debería de haber sido un empate a 1..., si acaso. Las cuentas, y les remito a mi decálogo (el del mundo deportivo también), viene a decir que el gol de Messi, anulado por manos del argentino, deja el tanteo del Barça en sólo un gol. A continuación le sumamos el, según ellos, gol legal de Raúl en las postrimerías del partido y la cosa queda en un aseado 1-1. Así de fácil. Así, sobretodo, de simple.

Pero lo que sí es cinismo en grado sumo es aquello que se ha catalogado como virtud en el arbitraje de Mejuto: El colegiado asturiano acabó con 22 jugadores en el campo. Huelgo decir, y lo digo en serio, que esta particularidad del arbitraje se ha convertido en virtud gracias a que el Madrid acabó con 11 el partido. Ramos y Alonso, con licencia para matar quizá, terminaron un partido en el que uno se excedió y otro, reglamento en mano (o sin él, qué más da), debería haber acabado en la calle por dos manos que deberían de haberle supuesto su segunda amarilla.

La alevosa patada de Ramos a Messi, jaleada con deportividad por las huestes madridistas en los bares, hogares y lugares con tele, supone el reconocimiento de que estaba desquiciado, preso de la impotencia, y de que el de Camas ha llegado a la certeza de que él, madridista en un país de madridistas, puede ajusticiar al que quiera. Al balón de oro también. Nadie le va a decir nada. A Márquez, por entrar duramente a Canales, se le dijo que todo aquello era "muy de Márquez".

Decía un lector del blog que la fragua comienza a forjar el clavo al que se agarrará el nacionalmadridismo para que el Real Madrid, a pesar de tener la cosa difícil, pueda ganar la liga. Existirá otro clavo, guardado él, al que se agarrarán de manera rápida e instantánea.

Sólo hará falta un saque de banda mal señalado.

El resto es, efectivamente, dejar volar la imaginación y salpimentarla con un poquito cinismo.

Porque sólo desde el cinismo puede justificarse que lo de Mejuto (él no quería), el otro día, fue un buen arbitraje porque acabó con 22 jugadores en el campo.

La cofradía del clavo ardiendo está en la parrilla de salida. Allí, junto a él, están dos ilutres inventos (¿ o es sólo uno?): el cagómetro y el canguelo.

Y mientras, uno echa cuentas y ve que al Barça le quedan, en el mejor de los casos, 10 partidos para completar una temporada grandísima, como la anterior, en la que los títulos más importantes como la liga y la Champions pueden caer del lado azulgrana.

domingo, abril 11, 2010

LA COSA SIGUE BIEN.

Nadie apunta hacia Florentino. Ni prensa, ni afición, ni nadie.

Grandes momentos.

Como decía ayer Mejuto. Sigan, sigan.

jueves, abril 08, 2010

ES QUE SI NO ESTÁ EL MADRID... .

Para Josevi se lo están poniendo fácil al Barça. Eso dice en su blog, un espacio muy prescindible pero por el que me paso de vez en cuando.

Supongo que será la necesidad de reírme.

Dice el ínclito:

En fin, fútbol es fútbol, como decía Vujadin Boskov. Parece que al Barcelona se lo están poniendo fácil, pero…


Cierto, el Bayern y el Inter están en descenso en sus ligas. El Arsenal lo mismo y el Olympique a 20 puntos del Girondins... .

"Nacionalmadridismo" es la palabra más acertada en estos momentos.

Lo siento, mi simpleza léxica no me sugiere otra.

Y una pregunta malvada, ¿ cuantos años tiene que pasar un equipo sin llegar a cuartos para que deje de considerársele un grande de Europa ?.

HOY DÍA NACEN LOS "MASMALOS".

Muchas veces he expuesto en este blog el argumento aquel, cerril por otra parte, al que los madridistas apelan para defender una especie de superioridad moral, trabajo mejor hecho o lo que sea por parte de la prensa afín al Real Madrid.

El argumento, por increíble que parezca, se agarra a un peregrino y hasta irrisorio "son menos malos" como la punta de lanza y bastión central de toda la argumentación destinada a defender "su" prensa. Lo desafortunado del planteamiento ha quedado de relieve muchas veces, con pruebas y más pruebas, y sólo la táctica aquella de apelar a que Marca o As nunca han apelado a algo exactamente igual (que no mejor ni peor, pero sí, repito, EXACTAMENTE, igual) que la prensa culé les hace seguir montados en ese burro, imaginario, de viento quizá, y así les permite seguir con lo que a todas luces parece ya una quijotesca postura.

Inda, director del diario Marca, ha tratado de justificar de aquellas palabras que lanzó y muy posiblemente la mejor defensa, muy relañil por cierto, hubiera sido no rebajarse a tratar con el común de los mortales y dejar pasar la cosa. El intendo de enmienda, medio parafraseando cierta frase, ha sido más jodienda.

Porque Inda apela ahora a "marcar el territorio". Cuando apela a marcar el territorio apela a lo que se ve en este video. Sólo desde el cinismo más irresponsable y nauseabundo, sólo desde la más desproporcionada sinrazón se puede decir que aquello está bien, máxime cuando te has colgado el cartel de prensa generalista.

Que Inda defienda lo del video como un ejemplo de defender a un jugador correctamente puede generar un debate desde un punto de vista objetivo. Más aun si entendemos el enfrentamiento y los distintos partidos que ven culés y madridistas en una misma tele, en un mismo canal y a la misma hora, pero desde el punto de vista moral, la cuestión no hay por dónde cogerla.

Inda apela, para que nos entendamos, a repartirse las patadas a Messi, a darle leña (suponemos que cuando habla de estar dentro del reglamento habla de pataditas, gracias Eduardo) por todos lados y a rebajar a su Madrid, el fastuoso Real Madrid del Ser Superior, a la condición de equipo pequeño y a asumir su inferioridad en su estadio, 252 millones de euros después y teniendo en sus filas al, según ellos, más completo jugador del mundo.

Hoy ha sido el día, tal como titulo, en el que un antes y un después se muestran bien a las claras pero que ya existía. Sólo el fanatismo de los colores, salpicado con ciertas dosis de subjetividad, podía seguir manteniendo tamaña falacia. Al final, a fuerza de embestir ellos mismos contra la idea del somos "menos malos" han conseguido mostrar bien a la claras su ideario, quizá hace un tiempo escondido en el buenismo de las palabras ambiguas, y muestra qué es el nacionalmadridismo cuando pierde.

Inda, para arreglar un problema, ha generado otro mucho mayor. En definitiva, ya saben, la superioridad moral dice que hay que pegarle a Messi bordeando el reglamento. Uno, sinceramente, esperaba otra cosa cuando en verano se llenaba el estadio Santiago Bernabéu.

P.D. Hoy, en As y según parece Higuaín, el Real Madrid es "más punzante" que el Barça. ¿ Hasta dónde llegarán con estas absurdeces ?. ¿ Dirán algún día que la camiseta del Real Madrid es más blanca que la del Barça ?. Mis ojos lo verán.

martes, abril 06, 2010

VA MEJORANDO.

Para Roncero, el hecho de que el Real Madrid no haya perdido un partido de liga en 11 añs con Mejuto González es un signo de que mejora con el tiempo. Eso sí, dice que eliminó al Madrid una vez de la copa del Rey. Es algo así como cuando Rodríguez Santiago arbitró un Barça-Zaragoza de copa y expulsó a Ronaldinho por, según Relaño, ir "sobreexcitado" a jugar un balón.

Aquí está el extracto:

hola crack, enhorabuena por tu peña. ¿Qué opinas sobre el arbitro del clásico?. Gracias, un saludo

Mejuto González ha mejorado con el tiempo, peor no me fío. Ya eliminó al Madrid en una eliminatoria de Copa con el Betis y le pitó a Etoo un penalti un metro fuera del área en un Barça-Atleti. Ojalá lo haga bien, pero con el Villarato de por medio... .


La jeta de algunos, kilométrica.

ALTAVOCES DEL MADRID.

El clásico ya está aquí... , y si no está, nos lo traemos, qué más da. Todo con tal de que la España profunda, madridista ella si acudimos a un parámetro deportivo , pueda lamer sus heridas y no fustigarse demasiado con lo que puede pasar esta noche si se cumplen los pronósticos: el Barça a semis.

El Barça y su partido, al que le están dedicando menos atención que al hielo de Cristiano Ronaldo de hace unas jornadas, terminará esta noche y ya sí, sin cortapisas podremos centrarnos en el clásico. Aunque claro, uno, que tiene ojos y oidos (y estómago por lo que se ve), va encontrándose ciertas cosas por ahí que ya sí, digan lo que digan los defensores del menosmalismo (ya cada ve menos), entra por derecho propio en el terreno de la violencia.

Lo que anteriormente eran unas declaraciones llenas de cinismo, hipocresía y sobre todo falsedad, ahora se convierte en pura y dura apología de la violencia. Porque para Inda una de las claves, las que él da, es parar a Messi por lo civil o lo "criminal".

Son estos, defensores según qué épocas (cuando el Madrid es inferior) del manido tópico aquel de "usar sus armas" para ajusticiar o quizá, o sin quizá, atentar contra el físico de los jugadores del Barça. Estos son los que tienen, con un par, los altavoces mediáticos más grandes.

A Messi hay que pararle a ostias ha venido a decir Inda. Y viniendo de él, no me extraña ni un pelo ya que sólo este periodista, que ha sumido a Marca en la inmundicia informativa (y me da igual el número de ventas, ya que es un dato que sinceramente no me interesa y desconozco), es capaz de instigar a los jugadores madridistas a que pongan a prueba la integridad física de ese jugador que "osa" discutirle el cetro de mejor jugador del mundo (realmente la discusión sólo existe en la mente de algunos) a Cristiano Ronaldo.

La veda se ha abierto y ya sabéis, jugadores madridistas, por lo civil o lo "criminal" se para a Messi.

Y no os preocupéis, que nadie os echará en cara nada por este país porque quienes dan fe de lo que hacéis, en el fondo (que no está muy hondo), desean que le partáis una pierna a Messi.

Es la superioridad moral de los "menos malos". Es, en definitiva, la autoatribuida victoria moral de quienes llevan más de 60 años adoctrinándonos.

Se ha abierto la caza a Messi. Que Dios nos pille confesados.

P.D. Y con ustedes, en As, una liga como la de hace 50 años. Casi nada.

lunes, abril 05, 2010

TUPIDOS VELOS.

Este sábado próximo se juega el clásico Real Madrid - Barcelona en el estadio Santiago Bernabéu de Madrid, estadio que por cierto también acogerá la final de la Champions League en la primera edición que se juega en sábado.

La Champions, torneo de valor eternamente fluctuante (dependiendo de su lo juega el Madrid o no) pero que en estos tiempos que corren se ha convertido en el monoargumento de las Españas futbolísticas ("sí, sí, pero tenemos nueve copas de Europa", asunto cerrado) ha pasado a ser un torneo de parias que carece del glamour necesario y sobre todo de la entidad para ser tratado, en el caso de la eliminatoria que dirimen mañana Barça y Arsenal, como el partido más importante de la semana.

No esperen que el miércoles, a excepción de que una hecatombe blaugrana adelante las navidades entre el nacionalmadridismo (el Barça a semis), que las principales noticias sean las dedicadas a la clasificación del Barça para semifinales. Supongo que a día de hoy los becarios de los medios capitalinos estarán trabajando a toda máquina en seriales sobre Cassius Clay, Joe Dimaggio o Sheiya, de los Caballeros del Zodiaco. Todo sea en pos de tapar, cuando llegue el momento, los éxitos culés.

El clásico llega en un estado de forma óptimo del arbitraje español. La estadísticas así lo demuestran, y esto es una ironía, ya que al Madrid le han señalado el doble de penaltis a favor que al Barça (6) habiendo sido el equipo blaugrana víctima de algunos de antología (demencial lo de las primeras jornadas) y a los culés le han expulsado más jugadores que al Real Madrid.

Xabi Alonso y Ramos, de quienes uno tiene la extraña sensación de que a pesar del Villarato hubieran aguantado con 4 tarjetas de habérselo propuesto hasta la liga 2015, volverán para el clásico y los números, he aquí los números, son lo más importante. Eso sí, sin pasarse, ya que los números en el caso del mejor portero de la liga española son meras estadísticas que hay que poner en cuarentena y sobre todo en contexto.

En definitiva, diré que me hace mucha más ilusión el partido del martes que el del sábado, sobre todo porque uno es definitivo y el otro no (el Madrid y/o el Barça creo que perderán algún punto hasta el final de liga), y sobre todo porque uno se juega en ese torneo, paria decíamos por las Españas, dónde sólo tienen cabida los mejores de Europa. Y el Barça lo es.

Eso sí, el respeto por delante. Ganemos primero al Arsenal y posteriormente, si se puede, la cuarta antes que la décima. Porque el Arsenal es un gran equipo, con bajas eso sí (como nosotros), pero perfectamente capacitado para hacernos daño.

Y tiene a Walcott para correr por los latifundios que el sistema Barça deja a laS espaldaS de la defensa.

Lo dicho, el martes antes que el sábado, por mucho que le duela a algunos, y por supuesto la Champions antes que la liga.

Y esto, a pesar de las tácticas del avestruz, sí que duele... .

P.D. Algunos, como el profeta Roncero, dicen que ya nos están esperando. No vencen con las bravuconadas. Ya nos veremos Tomás. Eso sí, a su momento.