lunes, junio 14, 2010

PREGUNTA MALÉVOLA.

Sé que algunos quizá me echéis por cara que en un mismo día postee dos veces tras llevar un tiempo desaparecido, pero mi vuelta a los blogs tras un tiempo me ha hecho poder entrar de nueva esta cuestión de la bitácora.

Escribo este post para hacerme una pregunta, aunque más bien es para fusilar una idea que alguien me ha dado en otro lugar.

¿ Votó Rosell a Villar ?.

Al primer penalti, tarjeta roja-amarilla, gol en fuera de juego previo deformación de las lineas o pasada del Pisuerga por Valladolid tendremos la respuesta.

No esperéis milagros. Este blog seguirá, ya que ahora, en mi opinión, se cuestionará a los árbitros por la vía Gaspart y el extraño tejemaneje de influencias y demás.

SE ABRE LA VEDA.

Rosell ya es presidente del Barça o, lo que es lo mismo, ya ha dejado de ser ese ente que hará del Barça un club mejor, más señorial y más respetado. A partir de ahora, todo lo que eran parabienes, quedará en agua de borrajas y el señor Rosell comenzará a recibir en todos los sitios.

Porque Rosell también es pro-selecciones catalanas, o al menos eso dijo a escasos días de las elecciones. Su discurso, al menos en la cuestión política, tiene bastante similitud con el de Laporta, así que ya sabemos que el caballo de batalla para atacar a Rosell, en teoría, debería de ser el mismo: la catalanidad o el independismo del presidente culé.

Sin embargo uno, que no es tonto, sabe perfectamente qué es lo que no gustaba por las Españas de Laporta. Y se resume en pocas palabras: con Jan el Barça ganaba. Punto y final.

Rosell, si quiere ser bien visto por el nacionalmadridismo, tiene que conseguir en tiempo record que el Barça recuerde a aquel que precedió la llegada de Cruyff o a aquella época oscura de Garpart. Lo tiene difícil, eso sí, y prevemos que la maquinaria anti-Roselliana, anticulé pues, comenzará dentro de no mucho, concretamente cuando acabe el Mundial, a tirar dardos envenenados y a intentar oscurecer todo lo que provenga del noreste peninsular.

Tenemos nuevo presidente, un señor que, sin entusiasmarme, no debería ser malo y al que hay que apoyar en todo esperando que no cometa (o al menos no trasciendan) ciertos deslices, nimiedades más bien, que sirvieron para llevar a cabo la campaña anti-laportiana. Unas nimiedades, repito, que no eran más que la manera de atacar al Barça vía Laporta ante la no posibilidad de atacarle diciendo (cosas de la ética) lo que realmente dolía: los triunfos azulgranas.

Rosell, desde anoche, tiene la cabeza en una diana... .

P.D. Pueden hacer sus apuestas respecto a qué tema será el primero con el que atacarán al nuevo presidente electo. Yo ya hago la mía y digo que todo lo que sea pagar más de 20 millones de euros por Cesc, o quizá simplemente pagar por él, será entendido como un renuncio de la nueva directiva azulgrana. Hagan sus apuestas.

miércoles, junio 02, 2010

Y AL TERCER DÍA... .

Tres días lleva Mourinho en España y ya ha dejado entrever muchas cosas. Demasiadas diría yo y, sobre todo, algunas de dudosísimo gusto. Y son de dudosísimo gusto por lo que dejan entrever, ya que algunas de sus declaraciones van en dirección opuesta a todos esos valores, muchos de ellos autoatribuídos, que el madridismo se ha autoimpuesto.

Mourinho ayer soltó una perla que, de haberla dicho un culé, pasaría a los anales de los acomplejados, segundones y, por supuesto, dejaría para la posteridad la enésima acusación de aquello que nos hemos empeñado en terminar en "-itis".

Mourinho no, él es un hombre "familiar y católico" según algunos diarios, y según otros es un ganador nato, el mayor ganador del mundo dicen algunos obviando claramente a Guardiola, entrendor cuya trayectoria, de momento, no permite hacer comparaciones justas por escasa pero que sí, porcentualmente o estadísticamente presenta unos números por encima de cualquier entrenador actual.

La limpieza de imagen que se le está haciendo al portugués, amén de la de esa parte del cuerpo que comparte nombre con un arma blanca japonesa, es de las que marcan época y, por lo desproporcionado del asunto, sería interesante ver en qué quedaría todo si Mourinho finalmente no gana nada. Algo que tiene muchas posibilidades de producirse por cierto.

Ayer Mourinho se subió al carro de los acomplejados y puso la enésima piedra en el deambular del madridismo hacia la posición que el Barça había ocupado históricamente. Ayer Mourinho, sin ruborizarse, puso por delante ganar al Barça a ganar títulos. Estas declaraciones del portugués dejan entrever que la situación del madridismo comienza a ser ciertamente desesperada.

Y es desesperada porque a la ya consabida huída hacia delante y a la reducción de la ecuación "buen fútbol + títulos " tan cacareada el verano pasado por la de "bonito + bonito + bonito = es ganar" se le añade la certeza de que ya no sólo se abandonan las premisas futbolísticas sino que ya, con Mourinho, algunos como Valdano tragan sapos y culebras y se adhieren a las formas más que cuestionables desde el punto de vista ético, señorial o de saber estar. Ahora, incluso, se le está faltando al respeto a muchos de los preceptos que jalonan el himno del Real Madrid.

Hubo ayer una parte de la entrevista de Mourinho a Onda Cero que, sin embargo, me llamó más la atención que la perla antes expuesta y que, por interés del blog, habla algo más de la personalidad del portugués y de lo que nos espera este año. Dijo Mourinho que en Italia estaba "perseguido" y que ésta fue una de las razones por las que abandonó el país transalpino.

Acomplejado y llorón.

¿ Les suena ?.

Sólo tienen que viajar hacia atrás 20 años en el tiempo.

Lo que no sabe Mourinho es que en estos 20 años se ha estado construyendo en el Barça algo más que un sextete puntual o un doblete bienvenido. En estos 20 años se ha completado la ecuación perfecta con otro dato que, para mí, es el más importante: identidad.

Buen fútbol, títulos e identidad.

Con el peligro para el resto de equipos, Real Madrid incluído, de que la última variable, la identidad pues, se convierta en el resultado de las dos anteriores.

O quizá el advenimiento ( este verbo pega mejor con la grandilocuencia cacareada por el nacionalmadridismo ) de Mourinho, con la pinta de atajo hacia la cúspide que tiene su contratación, deje bien a las claras que ya, por fin, la referencia mundial es el Barça.

Todo el mundo no sé si piensa en el Barça por encima de todo.

Mourinho ha dejado claro que sí.