lunes, julio 19, 2010

RONCERO EN SU REALIDAD PARALELA.

Tuve ayer la impagable experiencia de leer a Roncero y darme cuenta de este señor no cambia, ni siquiera cuando ha tenido pruebas de la envergadura del campeonato de España en el reciente Mundial, en el cual la selección española, con un estilo más o menos parecido al que viene poniendo de manifiesto el Barça, ha conseguido por primera vez levantar la copa de oro macizo.

Hoy, al leer el título pensé que sí, que realmente Roncero, aún sin renegar de su madridismo ni mucho menos ni ningún tipo de alharaca que sonara más de lo debido, iba a reconocer que el Barça está llevando a cabo un buen trabajo en las categorías inferiores y que los éxitos de la selección española tienen un gran pedazo proveniente de la Masía.

Pero no, eso nunca, y si hay alguna cantera que se ha hecho merecedora de elogios furibundos esa es la madridista, que tiene a Casillas como integrante de la reciente campeona del mundo ( asus 30 años) y que tiene como punto de inflexión, pero en positivo para la selección y los recientes éxitos de ésta, a la retirada de Raúl del combinado nacional. Esto último, supongo que quizá doloroso, huele.

El reciente Mundial ha servido para constatar que el nacionalmadridismo sigue instalado en el "Madridcentrismo" y ni siquiera el éxito ha sido total para ellos, paladines de la moralidad, pues lo ideal, parece, debe tener al blanco España como protagonista de los éxitos patrios.

Roncero sigue pues con la creencia de que el Mundial lo ganó Camacho con el vendaje de México-86 atornillado en la cabeza o Butragueño por las misma fechas.

La realidad, que no debería tener maldades, suspicacias ni peros, es que el Mundial se ganó con la base del Barça y a golpe de gol azulgrana.

Y la realidad también tiene a Casillas como protagonista. Iker Casillas, canterano del Real Madrid.

Lo sentimos Tomás, pero cuando nos alejamos del "lolailo" fue cuando realmente ganamos algo. Elegimos, de una vez por todas, dejar de ser toros para ser toreros.

lunes, julio 12, 2010

2010, FIN DE LA TRAVESÍA.

España es campeona del Mundo. Poco más se puede decir de lo acontecido ayer en Sudáfrica y que quedará para siempre en los anales de nuestra historia, en los rincones de nuestra memoria y que borrará para siempre el fatalismo que ha inundado nuestrO doloroso deambular por Mundiales varios.

Ayer, con la victoria de España, la del Barça y la del Madrid, aunque también la del Sevilla, Valencia, Athletic e incluso hasta Liverpool, Arsenal, España aleja para siempre los demonios pasados y hace que todo lo acontecido hasta este momento, de infausto recuerdo normalmente, haya parecido la parte de un plan con final feliz.

Hoy, aparte de acordarme desde el cariño de las madres que parieron a los componente de la selección, dejo unas lineas para acordarme de Cardeñosa, de Luis Enrique, de Zubizarreta, de Joaquín y de tantos jugadores a los que la fortuna, porque creo que fue así, les dió la espalda de ruín forma.

Me acuerdo también de Tassoti, de Al Gandhour y de todos los demonios que en sueños se aparecían para aterrorizarnos y decirnos una y otra vez que nunca ganaríamos la madre de todas las batallas: el Mundial.

Hoy día es el triunfo del fútbol, y aunque hayamos sido una selección campeona con poca cuota de gol, convendría analizar los números más allá de la frialdad de los datos, ventajistas ellos, y ver que España ha tendido que sortear varios obstáculos añadidos.

España llegaba al Mundial, ahora sí, con la vitola de posible campeona del Mundo y siendo la única selección, como posteriormente ha quedado claro, con una idea del juego en la que predominaba la personalidad propia y la negación a apartarse del libro de ruta que tantos réditos nos ha dado. España, al contrario que el resto de equipos del Mundial, ha sido siempre España y por ello ha tenido que enfrentarse, aparte de a jugadores rivales, a tácticas de laboratorio cuyo única utilidad eran desactivar a España. Sólo a España. De ahí, quizá, venga el porqué de la baja capacidad goleadora amén de un estado de forma bastante bajo de algún que otro jugador.

Hoy, en definitiva y hasta nuevo aviso (Eurocopa pues), se declara muerto el tiki-taka, el fútbol de toque, de posesión y del plasticismo hasta nueva orden. Hoy ha ganado España y el la-la-la al igual que hace tres semanas perdió el Barça y su insulsa y poco punzante apología del fútbol a base de balón. Rara avis esta selección sin rostro en la victoria y con cara, nariz y boca en la derrota.

Aún así, y hecha la puyita pertinente de un blog concebido para realizar una somera crítica a la prensa nacionalmadridista, declaro inaugurada, una vez que España ha terminado la competición y sólo restan los fastos de la celebración patria, los cánticos de Reina y el vaso en la oreja de Capdevila, la temporada de "el fútbol del Barça, campeonato del mundo de selecciones mediante, aburre a la ovejas".

Así, con un partidismo tan rastrero, deshonraremos la memoria de la llave maestra de nuestro éxito más brillante.

P.D. Diego Maradona, cachondeate ahora del fútbol del CAMPEÓN DEL MUNDO.

P.D.2. Sigue shupándola.