miércoles, enero 26, 2011

PUES NO ALFREDO, PUES NO.

Existe una moda últimamente en el nacionalmadridismo de poner al Real Madrid como perdedor de una supuesta pelea mediática que, definitivamente, provoca nauseas. Y el post de hoy, sin estar inspirado en un meganotición sí que viene fomentado por la enésima insinuación de lo anteriormente dicho: el equipo de los dos diarios más vendidos tiene la batalla mediática perdida. Qué cosas.

Y hoy, aunque decía que no ha sido para tanto pero sí que quizá ha sucedido lo del vaso rebosando, Relaño hace la enésima alusión al tema mediático afirmando que si el Madrid realizase un video como el del Sevilla el personal lo vería de peor manera.

La cuestión, Alfredo, es que uno ya se ha acostumbrado a campañas de esta calaña o, si cabe, mucho peores. Porque últimamente, de forma casi anual, como el mensaje del Rey, el Madrid saca a colación el espíritu Juanito y su infame decálogo.

Este espíritu, entre otras lindezas, dice cosas como estas:

" 3.- Intimidar al rival en el mismo túnel a través de miradas penetrantes y algún gesto desafiante ".

" 6.- Hacer la primera falta del partido. Si es un poco durar e intimida al contrario, mejor ".

" 10.- Actuar al máximo de revoluciones y que el público lo note para que se contagie ".



Que el público se contagie... .

¿ Genera ésto violencia ?.

Basta ya de ir de pobrecitos por la vida... .

Al final, lo que sí que parece que se está fomentado es el espíritu de Mourinho. El de la sinrazón, el de la bravuconería, el de la provocación o, lo que es peor el del lloro perpetuo.

Aunque como ya deslizó alguno en este blog hace algún tiempo, lo de Mourinho ha dejado de ser ya irritante para pasar a ser pesado.

Muy pesado.

P.D. La enésima del portugués ha sido no dar la rueda de prensa porque parece que se le va a malinterpretar. Un claro ejemplo éste el de un señor que va por la autovía en dirección contraria y cree que son los demás quienes están equivocados.

P.D.2 Y de regalo, esos estamentos adscritos al Barça, sancionan a Messi con amarilla y unos buenos euros por felicitar a su madre. ¿ Fue sancionada esta persona en su momento ?. También podemos recordar a Kameni, que retiró la temporada pasada a Munitis, y al que se le permitó jugar contra el Barça.

viernes, enero 14, 2011

EL MATIZ.

El Real Madrid ganó ayer su partido de copa ante el Atlético con un resultado que, aún reconociendo lo peligroso de haber recibido un gol en casa, resulta más o menos aseado para afrontar el partido de vuelta con ciertas garantías de, si no hay pájara, pasar la eliminatoria con cierta autoridad y cierta tranquilidad.

El partido en sí fue un monólogo blanco en el que de vez en cuando, abrazados al Kun Agüero, el Atlético pudo haber terminado con alguna alegría mayor con la que finalmente, tras el 3-1 de rigor, acabó el partido.

Sin embargo hoy los juntaletras del nacionalmadridismo hacen una apología de la mordaza y un desentendimiento de los valores periodísticos absolutamente deleznable y patético. La manera de la que olvidan las jugadas calientes del encuentro y justifican la labor de los árbitros que se equivocan a favor del Real Madrid clama al cielo por lo vergonzante del sesgo y el doble rasero empleado.

Resulta que ayer el Atlético de Madrid se adelantó con un gol que efectivamente viene precedido de una posición antirreglamentaria de Agüero. Una posición antirreglamentaria a la que se le han dedicado epítetos superlativos desde el nacionalmadridismo para presentarnos la jugada como una acción clarísima que el árbitro, otra vez más ( o menos ), deja pasar para tratar de hundir al conjunto merengue. Pero hay deslices que muestran bien a las claras que el madridismo está contento con el arbitraje. Una prueba ésta, la de la alegría nacionalmadridista, que evidencia que lo único que se está haciendo es correr un tupido velo sobre el asunto arbitral toda vez que la sombra de la sospecha está siendo cada vez más legitimada para quienes quieran ver supuestos favores arbitrales a los blancos: los partidos complicados en el Bernabéu (Valencia, Villarreal y Atlético) han tenido un inesperado empujón que, según algunos juntaletras, no deberían de haberse producido.

Sin embargo existe justificación a todo ésto. Justificación y cortina de humo. Lo primero, lo de la justificación, viene dado porque el personal adscrito al merenguismo considera que el pobre Lahoz simplemente fue víctima de una supuesta concepción erronea de los valores del arbitraje de la islas (Premier League). El pobre del trencilla de anoche cayó en un error que poco menos nos presentan al personaje como un idealista que en su búsqueda de la nobleza en el desarrollo del juego se tomó algunas licencias excesivas en la dirección de la contienda. Qué bonito.

La cortina de humo, porque ahora sí que es importante el Atlético y hay que preocuparse de él, viene por el súbito interés despertado entre los voceros nacionalmadridistas por el juego del conjunto colchonero. El Atlético, que no jugó a nada y tiene pinta de no hacerlo en mucho tiempo, jugó un nefasto partido a nivel ofensivo (en el defensivo sólo estuvo, aunque sea por acumulación de efectivos, regular) que preocupa, ahora sí, al nacionalmadridismo.

Como corolario final, por si no ha quedado claro, es más que evidente que la táctica adoptada por los esbirros del par de las barbas es la de mirar hacia otro lado (me preocupa el Atlético) y la de buscar alternativas a por qué el Villarato, tan presto él en los momentos decisivos, no ha hecho aparición en este momento.

Lahoz no quería arbitrar así, sólo fue víctima de un sueño de nobleza.

Qué "bodito".

Pero ya se equivocará en un saque de banda a favor del Barça, ya se equivocará... .

martes, enero 11, 2011

DIFERENCIAS ENTRE GANAR Y RECIBIR.

Roncero es un cachondo. Y a veces pienso que tiene un papel, el de garrulo integral futbolero, y las cosas que dice obedecen a un guión que, según parece, debe de ser rentable en las redacciones de los periódicos y platós de televisión.

Hoy, en su entrevista digital, alguien, con evidente mala leche, le pregunta por los últimos jugadores que ganaron el balón de oro jugando con la camiseta del Real Madrid. Roncero, ya digo que desconozco si en un autopretendido alarde de sabiduría o una interpretación más de su papel, responde que Figo en 2001 y Ronaldo en 2002.

Roncero, y deberíais hacer los mismo, más que rabia o pena ya me produce gracia. Y además de la buena.

Y por cierto, ¿ me parece a mí o Roncero se parece al bebé de la serie aquella de "Dinosaurios" que daban por TVE ?.

lunes, enero 10, 2011

COMPROBADO: CREEN QUE SOMOS IMBÉCILES.

Algo muy extraño debe pasar cuando un periodista accede a un cargo que, sin hablar de prestigio ya que eso debe ser otra cosa, sí que al menos colma ciertas expectatias de cuota mediática que hace al especimen en cuestión estar más veces delantes de nuestras narices. Más veces de las necesarias.

Y decía que algo extraño debe pasar porque el oremus se pierde y comienza a tratarse al público, a quien supuestamente se deben, ya que paso de entrar en códigos deontológicos, como gilipollas integral. Relaño e Inda, a la cabeza de ese par de diarios que han perdido la batalla mediática de la defensa del Real Madrid, hoy tratan a todos, culés y madridistas, como una especie de subraza a la que hay que servir la mierda que sea ya que nos lo comeremos y, como toca, tragaremos. Y dónde digo tragaremos pongan creeremos.

Fue ayer cuando una infame portada y un vergonzante editorial, ambas en Marca, proseguía con la campaña de lloros que el nacionalmadridismo ha hecho suya. Y fue ayer cuando el Marca ponía el dedo en la supuesta llaga de las tarjetas mostradas al Real Madrid. Aderezaba el engendro con una comparación con el Barça, porque es de lo que se trata, de compararse con el Barça, en la que explicaban con una serie de datos la brutal diferencia en el trato arbitral para con unos y otros.

El caso es que el Real Madrid había recibido la cifra de 56 tarjetas en 257 faltas cometidas, datos que arrojan una media de una tarjeta cada 4,58 partidos. El Barça, en cambio, ha sido sancionado con 34 amarillas tras 191 faltas, lo que da una cifra de una tarjeta cada 5,61 faltas. La diferencia, como ven, es de 1,03 faltas a la hora de sancionar, un número irrisorio al que apartando la paja, dando todos los datos, y valorando la cosas en su debido contexto se llega sin ningún problema. Por no hablar de que las faltas del Barça se hacen, al menos en una mayor proporción en campo contrario, lejos de zonas calientes dónde efectivamente la actividad tarjetil es más acusada y que sobre todo, por completar la película, decir que la reiteración en las faltas es recogida en el reglamento como motivo de amonestación. Y en este caso el Real Madrid parece que "reitera" más en las faltas.

Pero hay más, como por ejemplo es el caso del esperpento perpetrado ayer por el tal Fernández Borbalán, señor de cuya honorabilidad no dudo ni dudaré y sobre todo de quién no pondré en tela de juicio su actitud al arbitrar. Y no lo haré porque no arbitra sólo, ya que también hay lineas, y porque el fútbol profesional, tan rápido y vigoroso él, es complicado de enjuiciar. Sin embargo sí que valoraré el sapo que el nacionalmadridismo está digeriendo ahora mismo. Y trata de digerirlo sazonándolo con mentiras graves. Un gran sapo sin duda.

Ayer, en una jugada muy similar a la de Abidal la semana pasada, Rossi fue víctima de un penalti que no se señaló por parte de Xabi Alonso. Ayer, el linea invalidó una acción en la que dos jugadores del Villarreal quedaban solos ante Casillas a escasísimos metros de la portería. Ayer, el Real Madrid anota el tercer gol en flagrantes fueras de juego, en plural, ya que fueron no uno sino dos en la mismo acción. Y también ayer, ya que hemos introducido el tema de la permisibilidad para con las tarjetas, Albiol realiza un agarrón a un jugador villarrealense en el cual estira su camiseta visiblemente en una acción en la que encaraba a la defensa madridista. Un agarrón que, manual en mano, es tarjeta amarilla.

Los números siguen con la enésima muesca del deporte nacional, a saber instigar a los rivales a que peguen a los jugadores del Barça, y el Marca saca en portada que el Depor sólo le hizo ocho faltas a los culés. Pues bien, ayer el Villarreal realizó la misma cantidad de faltas a los blancos: ocho. Y para más inri, el mismo Depor con el que jugó el Barça, que no es otro, que es el mismo, cometió la citada infracción en cinco ocasiones cuando jugó su partido contra el Real Madrid. Precisaré también que me he asegurado de que cinco es menos que ocho, no vaya a ser que venga Relaño con su deformación de la realidad (chocheo periodístico al cambio) y me diga que no es así.

Y para acabar, aunque no me extenderé mucho, daré mi opinión sobre lo de Mourinho para decir que se deje de excusas y asuma lo que es, un provocador de tomo y lomo, y que no se excuse en una cobardía nunca antes vista: meter a su hijo por medio. La zafiedad y el egocentrismo de este señor no conoce límites desgraciadamente, pero aún así, más ilimitada es la capacidad del nacionalmadridismo de bailarle el agua a quien está protagonizando, en poquísimo tiempo, los capítulos más lamentables de la historia de un club centenario.

Supongo que será la desesperación la que les llevará a adoptar el todo vale, aunque no sé si su himno o el supuesto legado de Santiago Bernabéu casan con este impresentable deportivamente hablando. Un impresentable que pretende hacernos creer que un personaje que ha protagonizado en el Camp Nou sucísimas acciones, que se ha pegado con todos los entrenadores de las ligas por dónde ha pasado y que para colmo mete a su retoño en todo este cada vez más repugante negocio, es un incomprendido.

P.D. Para repugnante, el periodismo del lamentabilísimo Miguel Serrano, el Alfonso Guerra del Marca o, si se me permite la quizá desproporcionada licencia, el GAL del periodismo deportivo. Oscuro y sucio periodismo el que perpetra el ciudadano Serrano.

P.D.2. Ayer, también en Marca, un artículo firmado por el personaje de la primera post-data hablaba de que al Real Madrid le han escamoteado, supuestamente, 11 penaltis en lo que va de liga. Si a día de ayer, antes del partido, el Real Madrid marchaba con una estadística de seis penaltis a favor y le sumamos los que reclama el periodista de Marca, sale la friolera de 17 penaltis que debiera de llevar a su favor el conjunto merengue. 17 penaltis a favor en 16 jornadas. Huelgan las palabras.

miércoles, enero 05, 2011

JUNTOS PODEMOS.

No hace muchos años, creo que en Marca, comenzaron una campaña periodística consistente en apoyar al Real Madrid para que obtuviera la liga que finalmente acabó consiguiendo. Eran tiempos en los que las manos de Messi eran flagrantes (y lo eran) y las de Van Nistelrooy (ante el Deportivo), similares a todas luces, eran "actos reflejos en el salto". La otra campaña, la de As, era la "Cofradía del Clavo Ardiendo", una aberración de esas que sólo tiene en cuenta las veces que funcionó pero nunca las que fracasó con estrépito.

Pero decíamos en el título, o al menos intentábamos dar a entender, que la cosa se está radicalizando, ya que estamos en el año decisivo, y As y Marca ya comienzan a nadar juntos, de manera simultanea, en la misma dirección. Ya no es como no hace mucho que cada vez, mas o menos, era uno el que lanzaba la chinita conspiranoica. Ahora, visto está, surge de nuevo el "Juntos podemos".

El artículo que me ha animado a escribir hoy es la enésima afrenta a la inteligencia de Relaño, el otrora supuesto totem ineludible del periodismo, en el que hace un ejercicio de cinismo y silencios a la carta que apesta. Apesta a leguas.

Relaño se tira al barro hoy con una enumeración, de esas que llevaba un tiempo sin llevar a cabo, en la que intenta aportar pruebas para refutar sus teorías conspiranoicas. Esas que él niega.

Y llegados a este punto cabe destacar que Relaño no tiene en alta estima la parroquia para la que escribe porque es de sobra conocida que lo que él defiende, siempre según el propio Relaño, no es definible como "conspiración". Sin embargo, quizá por la dosis de crítica que los culés por razones obvias le aplicamos a todo lo que huela a la pudredumbre nacionalmadridista, creo que es más que evidente que Relaño pretende colar al personal un rueda de camión para comulgar.

Relaño, periodista nacionalmadridista, pretende hacernos ver que lo que él define como blanco, que se embotella o se mete en tetrabrick, que proviene de la vaca, de sus ubres concretamente, y que lo comercializa Pascual (entre otras) no es leche. Y dónde digo leche ponga conspiración. Porque sólo así se explica que Relaño diga que si se premian a los árbitros que son benevolentes con el Barça y no se castiga a los que son duros con el Madrid, ésto no es una conspiración. Para mí, que no soy juez ni pretendo serlo, ésto no es más que una forma bastante clara y de manual de arrojar piedras para acto seguido esconder la mano.

Pero hablábamos de que el director de As hoy se ha explayado en su artículo, dónde se autocalifica como "pesado" (algo es algo), y nos muestra una serie de jugadas que justifican su paranoia. Lástima que esta enumeración, como es costumbre hacer, no tiene en cuenta todo aquel factor que pueda contradecirlo. Parece que para él no existen. Y los hay, vaya que si los hay.

Porque obvia la expulsión de Albelda, por ejemplo. Y las manos de Alonso ante el Atlético. Y la disparidad sancionadora contra Ramos y Albelda, ya que se ha comentado el caso. Y la facilidad con la que Cristiano, en zarandeos varios, saca a pasear la pierna con sus ya clásicas pataditas. O la violencia deportiva de Pepe y Carvalho camuflada de contundencia en la disputa del balón. O el penalti de risa pitado al Barça en el Sardinero. O las cifras en cuanto a la proporción de penaltis señalados a favor y en contra de Barça y Madrid. Ataca, obviamente, por las que le interesan, como es el caso de la disparidad en tarjetas recibidas entre uno y otros, y la verdad, ésto, como todo en la vida, quizá sí que tenga explicación a no ser que se considere que un centro del campo con Xavi, Iniesta y Busquets es más duro que los conformados por Khediras, Xabis Alonsos o Lass (fijaos un día en el francés). O quizá no tenga justificación tarjetear a Ramos, ese personaje de juventud exhuberante que ya ha superado a Fernando Hierro tras toda una larga carrera en número de expulsiones. O quizá Pepe sea el nuevo Beckembauer y no fue él quien entró en una esquizofrenia brutal cierto día. Quizá sea todo ésto.

Sin embargo, lo que más tirria me produce es comprobar como en pos de un vistimismo patético, el nacionalmadridismo declara que la batalla mediática está perdida por parte del club al que veneran. Esto último es vergonzante, y deberían hacerse mirar esta sinrazón, esos personajes que poseen los dos medios escritos de mayor difusión que juntos suman un altísimo porcentaje de lectores que, quizá me equivoque, sea mayor a la suma te todos los medios deportivos restantes juntos.

Si Relaño cree que la batalla mediática está perdida, sería conveniente una dimisión urgente de muchos periodistas porque jamás se ha visto en la vida un dispendio de medios tal que arroje menos resultados.

Sin embargo las cosas son de otra manera, y lo que realmente ocurre es que están adoptanto una pose victimista que tumba para atrás, igual que el entrenador de su club de cabecera, y según parecela guerra es ya por tierra, mar y aire.

P.D. Me ha hecho gracia hoy el Videoblog de Inda en el que hace la enésima loa a Mourinho, esta vez por su supuesto corporativismo hacia el club gracias a su también supuesta defensa de los servicios médicos blancos. Este corporativismo de Mourinho, suponemos, es el mismo que tuvo con Valdano no hace mucho, o con Pedro León, Benzema, Canales o Ramos. O con el del césped del Bernabéu. Algunos han nacido para abrillantar armas blancas japonesas... .

martes, enero 04, 2011

PUES SÍ, SE SIGUE DISTANCIANDO... .

Publica Marca sin ruborizarse hoy cuatro grandes noticias en su portada de hoy. Una de ellas, por ejemplo, es que Cristiano se despega de Messi en su lucha por el pichichi. Gran proeza ésta. Y digo esto último con ironía obviamente.

Porque hay que tenerlos muy grandes para ser capaz de titular eso sabiendo que Messi no ha jugado esta jornada. Y hay que tenerlos muy gordos porque esta supuesta buena noticia no es más que otra muesca en el serial de vendeburras con el que la gran M roja de manipulación nos obsequia en su empeño de equiparar a Messi con el portugués del Real Madrid. Supongo que esto será otra victoria que, por buscar un simil, me recuerda a aquel que pone la foto del rival en un saco de arena y la golpea.

Pero hay más cuestiones, olvidadas o quizá más bien silenciadas por el nacionalmadridismo, como son los penaltis pitados. Los a favor y los en contra. Porque gran cara es la que están gastando en esta cuestión los manipuladores de As y Marca.

Resulta que ayer Undiano Mallenco, que supuestamente se ensañó con el Real Madrid en su partido contra el Getafe, pitó un penalti a favor de los blancos que les ponía por delante. El penalti en cuestión es el sexto que reciben los blancos a favor y el cuarto, ( sí, el cuarto ) que el árbitro navarro decreta favorable al Real Madrid. Huelgo decir, por supuesto, que el Real Madrid es el equipo al que más penaltis a favor le han pitado.

Pero el nacionalmadridismo quiere más. Mucho más. Y no es que me queje de los penaltis que le pitan a favor a los blancos ya que soy consciente de que muchos fueron y sobre todo de que estos números tienen una explicación lógica: el Real Madrid pisa el área bastante.

Sin embargo los esbirros del par de las barbas, estos dos inclusive, siguen defendiendo una supuesta manipulación de la competición mediante ciertas coacciones consistentes en la prevendas que reciben quienes piten a favor de una supuesta corriente que estaría bien vista por quienes mandan en la Federación de fútbol. Y la corriente buena es, supuestamente, la de llevar al Barça en volandas a lo que necesite.

Sin embargo las estadísticas de los culés en este apartado son irrisorias ya que resulta que si juntamos la liga pasada y la de esta temporada (por poner un periodo amplio), al Real Madrid le han señalado 14 penaltis a favor y al Barça 4. Antológica la desproporción, que tendrá su explicación seguramente, y que deja bien a las claras que el Barça no es beneficiado en un apartado tan importante como las penas máximas.

Aunque dije que el nacionalmadridismo quiere más. Y es así. Y su concepto de limpieza en el juego tiene como canon de perfección una competición dónde el Barça sea masacrado a penaltis en contra y no se le señale ninguno a favor. Sean justos o injustos.

Todo lo que sea salirse de este desnivelado y nauseabundo guión es, aunque lo escondan, aunque hablen de violines y megabarças, su anhelo.

El anhelo de quienes vivieron otros tiempos de nacionalmadridismo al infinito.