lunes, febrero 28, 2011

FUSILAMIENTO.

Copio y pego un antológico artículo de Sportyou de José Miguelez.

" El mundo conspira contra Mourinho. Y así no hay manera, el Barça se escapa. Porque, claro, el césped del Bernabéu es un patatal. Y ya no, pero Valdano visitaba Valdebebas, bajaba a los vestuarios y viajaba con el primer equipo. Y la afición es muy fría. Y al Camp Nou la gente va con suplentes. Y a Messi no le hacen tantas faltas como a Cristiano. Y en el propio Madrid, los empleados no se le unen para denunciar los 13 errores de Clos ante el Sevilla. Y le hacen jugar en lunes y le obligan así a disfrutar de un día más de descanso. Y luego no le dejan jugar en viernes y le obligan así a disfrutar de un día menos de descanso. Y los rivales se sientan delante de su hijo cuando lo que toca es celebrar un gol con él. Y a Guardiola le protege la prensa de Barcelona. Y después de gastarse 87 millones en fichajes, va el club y se resiste a contratar un nuevo nueve en invierno. Y las entradas de roja de los demás, los árbitros las hacen amarillas. Pero las amarillas del Madrid, las vuelven rojas. Y un árbitro que corre, que se equivoque, vale, pero uno que está parado, que no vea las manos en las faltas de Cristiano… Y Pedro León no es Zidane. Y los comités sólo se fijan en él. Y sin Pepe no hay quien juegue bien. Y la plantilla del Madrid no está acostumbrada a jugar dos partidos a la semana. Y en la UEFA existe un reglamento para él y otro distinto para los demás entrenadores. Y cientos y cientos de agravios e injusticias más que ilustran una indisimulada manía persecutoria. Y por si no fuera suficiente, ahora le hacen jugar a las diez (también al Depor, pero es lo de menos). Y así, la verdad, no hay manera" .

Para cosas así se inventó la expresión, a mi juicio, de "Verdades como puños".

domingo, febrero 27, 2011

NÚMEROS.

Intervalo de tiempo entre los últimos partidos del Barça en Europa y en la liga.

Arsenal - Barça. Miércoles, 20:45 horas. Final, 22:30 horas.

Barça - Athletic. Domingo, 21:00 horas.

Total horas desde el final de uno al comienzo del otro: 94,5 horas.

Intervalo de tiempo entre los últimos partidos del Real Madrid en Europa y en la liga.

Lyon - Real Madrid. Martes, 20:45 horas. Final, 22:30 horas.

Deportivo de la Coruña - Real Madrid, 22:00 horas.

Total horas desde el final de uno al comienzo del otro: 95,5 horas.

Si me he equivocado, que alguien me lo diga.

miércoles, febrero 23, 2011

ARRECIA LA CAMPAÑA ANTICULÉ.

Hoy, sin venir a cuento en principio, el nacionalmadridismo pone otra muesca más en su espiral de antibarcelonismo y sigue dando muestras de que, a pesar de fariseísmos varios, el Barça para ellos es un anticristo al que hay que tratar peor que aun perro. Peor que a un club extranjero incluso.

Hoy el ataque es por todos los lados. Al ya tradicional insulto de Jose Vicente Hernáez hacia todo lo que huela a Barça se suma el cúmulo de despropósitos de hoy en el que tachan a "los culés" de personas que van lesionando por ahí y después, además, insultan y la emprenden a pelotazos con los agredidos o lesionados.

La generalización anterior clama al cielo por la carga inherente de odio que hay en quien perpetra titulares de esta alcurnia. Aunque no esperaremos menos de esa retahíla de periodistas que van demostrando bien a las claras cual es su moderación periodística embarcándose en aventuras como la de tomar las riendas y colaborar en la nauseabunda pocilga que es Defensa Central, la página que aboga por la "Pasión por el Real Madrid".

También aprovechan que Pep habitó cierto útero para atizarle por enésima vez. Pocas veces se ha visto un ejemplo más claro de mamporro al que pasaba por allí, aunque de nuevo no esperaremos menos de quienes han covertido al entrenador del Barça en el centro de sus iras, mentiras y deleznables campañas.

Y la última tiene como protagonista a Tom Henning Ovrebo. No le acompaña, por supuesto, el alemán Wolfgang Stark, que fíjate tú qué curioso fue el que pitó anoche en el estadio del Lyon el partido del Olympique ante el Real Madrid.

Fue anoche, que no hace algo menos de dos años, cuando el nacionalmadridismo puso sus ojos sobre este trencilla. El motivo, obviamente, es que tuvo algunas jugadas que fueron arbitradas en contra de lo que los preceptos del movimiento nacionalmadridista considera como justas: todo a favor de los blancos.

Contrasta la atención que mereció este árbitro cuando pitó la ida de la eliminatoria Barça-Chelsea y perdonó la expulsión a Ballack además de obviar un penalti tan clamoroso como el de ayer de Gourcouf por manos dentro del área.

Eran otros tiempo, eran otros equipos y era otro el ánimo de algunos hipócritas de tomo y lomo que sólo recurren a ensalzar al Barça como medio para una supuesta autonominación de periódico de las aficiones o en su campaña de ser los "menos malos".

Ayer se cruzaron con el tal Stark, como antes conocieron a Clos Gómez, y sólo cuando el perjudicado es el Real Madrid advierten que, quizá, hay un peligro en potencia con silbato y uniforme negro (o como sea).

Todo lo demás fueron daños colaterales, una mala tarde para olvidar-censurar porque aquí, lo que importa es lo que importa.

P.D. Sería interesante que algunos que cacareaban no hace mucho en el infame Punto Pelota por los aspavientos de Pep o el supuesto nerviosismo atisbado en Rosell dijeran qué le pareció ayer la gesticulación del siempre mesurado Florentino Pérez. ¿ Estaba nervioso él o es una muy natural reacción ?. Lo de la paja en el ojo ajeno y todo eso.

lunes, febrero 21, 2011

SE LES HA IDO LA MANO.

Hace mucho que venimos hablando del tema que da nombre a esta bitácora. Y han sido muchos los ejemplos que hemos dado en el sentido de desmentir que la supuesta campaña pro-Barça, anti-Madrid, o lo que sea que sostienen algunos juntaletras del nacionalmadridismo no es más que la forma de exteriorizar el mal endémico que es no saber perder.

También hace tiempo que vengo sosteniendo, tal y como deslicé en aquel decálogo de no hace mucho, que el 95% del argumentario a favor del Villarato que esgrime el nacionalmadridismo no es más que la aplicación ultrasevera del reglamento contra el Barça o, en su defecto, de aquella norma que pueda perjudicar a los culés.

Si hay jugadas similares de un agarrón, por ejemplo, y el beneficiado ha sido el Barça se considerará que no es suficiente la fuerza aplicada para derribar al jugador culé (el día del Espanyol el año pasado o alguna de Gudjohnsen hace alguna temporada). Si el agarrón es de un jugador culé o a un jugador madridista, es más que evidente que un agarrón "es un agarrón" y eso es penalti.

El último ejemplo de ésto es el supuesto fuera de juego de ayer de Alves, que para Marca es claro y para el As es susceptible de ser mostrado como "posible" fuera de juego para echar leña al fuego de su conspiranoia. La cuestión, una vez más pero esta vez más claramente, es que se les ha ido la mano.

Tal y como decía más arriba, la aplicación rigurosa en grado superlativo del reglamento para con el Barça, que lo veo perfecto, todo ello salpicado con interpretaciones subjetivísimas y de difícil demostración o rebatimiento por la carga apreciativa de las mismas (a mí me parece ésto, y a tí lo otro) es en lo que se basa el argumentario nacionalmadridista para seguir adelante en su infame cantinela.

Lo que pasa es que la norma, además, emplea términos que más o menos se pueden resumir para arbitrar ciertas jugadas en lo de "en caso de duda se deja seguir" para las jugadas de fuera de juego por ejemplo. Y lo que deben de entender en el nacionalmadridismo, si de una vez se posicionaran del lado de la verdad, es que esas jugadas son, primeramente, difíciles de arbitrar, y después la carga inherente de duda que desprenden es absolutamente mastodóntica.

Aunque claro, siempre puedes recurrir a la mentira más ruín y, si te pillan con el carrito del helado, hablar de "defectos de fábrica".

Y no es la primera vez que al nacionalmadridismo se le ve el plumero. Hay muchos casos dónde han estado metidos la censura (agarrón de Baena a Xavi que sólo TV3 sacó), el pretender jugar con la ignorancia del personal en ciertos aspectos (cuando se prescindió de las leyes de la perspectiva en el gol de Pedro en Gijón del año pasado) o la última, y más lamentable de todas, como es la manipulación burda, un engaño de tomo y lomo en definitiva, que intentaban perpetrar en aras de su conspiranoia: lo del fuera de juego de Alves.

Si hay un jugador que puede rebatir mi teoría en una instantanea, se le borra. Así, directamente. Sin el menor reparo y disimulo.

Que ya estarán los fallos de la técnica para llevarse el marrón porque de mi burro, de momento, no me bajo.

jueves, febrero 17, 2011

GUANTAZOS POR DOQUIER.

Ayer el Barça cayó en un partido que, aunque no fue malo sí que dejó una sensación horrible para quienes como yo detectamos una falta de hambre alarmante que, visto lo de hace unos años (y que espero que no se repita), huele a cuerno quemado a leguas.

Un Barça anodino, empeñado en el eterno rondo como finalidad en sí misma y nunca como medio para la distracción previa al último pase, el que provoca el uno contra uno, sucumbió mientras asistiamos a la autoadoración de nuestros miembros viriles. Qué grandes éramos cuando con 0 a 1 en el marcador y el Arsenal persiguendo sombras, teníamos dominado el partido y, quizá, la eliminatoria al borde de la resolución con una última picadura.

Pero para haber solucionado la eliminatoria había que haber buscado el gol, cosa que no se hizo. Y si hubo ocasiones no fue más que la consecuencia lógica de que de vez en cuando alguien se salía del guión (alguien con más hambre de gloria, véanse Villa o Pedro, este último a pesar de la poca fortuna que tuvo anoche) y tiraba un desmarce al hueco ante la adelantada y poco presionante defensa gunner. O poco presionante o, quizá, presionante sin orden. Lo mismo da. Mal el autocomplaciente Barça y eliminatoria abierta pero perdida de momento.

El siguiente dardo va hacia la prensa nacionalmadridista que ya no esconde su júbilo por la derrota culé. En algunas portadas, incluso, se vilipendia a Guardiola por deslizar en su rueda de prensa que el árbitro, tal y como fue, tuvo algún error que podía haber perjudicado a los culés. El Marca, cuya careta hace tiempo que está degradada por el paso del tiempo, asume ya sin tapujos que el Barça es el rival a machacar aunque juegue contra un equipo extranjero. El Marca, el autonominado "Periódico de la aficiones".

Porque ayer resulta que hubo dos jugadas de enorme trascendencia que hoy son tocadas por la simple inercia de relatar los hechos pero que nunca más verán la luz. Aunque esto último no debería extrañarme en gente que aún a día de hoy habla del arbitraje del pasado Barça-Inter con la rigurosa expulsión de Motta y censura, del verbo censurar, la sangría provocada por el paisano de Jose Mourinho en la ida.

Llegados a este punto cabe preguntarse qué peaje estaremos pagando para el nacionalmadridismo tras la noche de Stamfornd Bridge. El tal Obrevo, que ya salió anoche a colación en "Al primer Toque" de Onda Cero, parece que justifica cualquier error contrario al Barça o, como poco, justifica la censura informativa en aras de un supuesto equilibrio de balanza para compensar lo del día del Iniestazo.

Siendo realistas, y recordando ciertas cuestiones, en aquella copa de Europa culé sí que hubo algún que otro traspié arbitral como el día del Bayern, o más recientemente ha habido errores como el citado del día del Inter (en la ida y en la vuelta con el gol anulado a Bojan). Ayer, también, hubo un penalti y expulsión perdonadas al Arsenal, un fuera de juego pitado a Pedro que se quedó sólo contra el portero del conjunto inglés y un gol legalísimo anulado al Barça.

Sin presencia ni menoscabo de la coherencia exigida, y por ello ya hemos hablado de la parte mala del Barça, creo que el Barça tiene derecho, al menos, a reseñar que ciertamente hubo errores involuntarios que les fueron perjudiciales.

La cuestión está, como siempre, en la intencionalidad. Y la intencionalidad para el nacionalmadridismo sólo existe cuando el árbitro beneficia al Barça y nunca cuando le perjudica.

Es el doble rasero de siempre. El que tenemos que aguantar los culés por las Españas cada vez de enchufamos una emisora o encendemos la tele. Nacionalmadridismo de cloacas. Alguno más sutil cada vez menos)que otro pero todos con el mismo fondo:

A POR EL BARÇA, QUE NO ES DE LOS NUESTROS.

En ésto se ha convertido la infecta prensa deportiva de ese país.

lunes, febrero 14, 2011

COSTUMBRES SON NORMAS.

Fue allá por 2007 cuando el Barça de Rijkaard comenzó una inexorable y vertiginosa espiral de autodestrucción que llevó al Barça, con una base en el conjunto similar a la de ahora y una filosofía de juego totalmente parecida (aunque actualmente se ha pulido algunos defectos para perfeccionar el modelo aún más) a deambular en la competición liguera durante dos años y a llegar a terminar a 18 puntos del Real Madrid y a sucumbir en unas reñidas semifinales de Champions ante el gran Manchester de Rooney, Giggs, Scholes, Ferdinand... .

Aquella agonía se extendió durante dos temporadas y el Barça, en tiempo record, formó un equipo para la leyenda que a día de hoy ostenta el privilegio de haber realizado el mejor año de la historia consiguiendo todos los títulos posibles.

Pero fue en la primera temporada de aquellas dos, la 2006-2007, con un Barça campeón de Europa y una plantilla abandonada a la molicie general en muchos de sus pilares (Deco, Ronaldinho y las lesiones de Etoo) cuando el nacionalmadridismo comenzó una campaña propagandística que, según ellos, es mano de santo y con ella el Real Madrid obtiene lo que se propone.

Hoy lunes, con la victoria del Real Madrid en Cornellá, se han vuelto a oir esas míticas palabras que, si bien pueden resultar cansinsas, en el pasado reciente tuvieron un efecto totalmente contrario a las propiedades que el nacionalmadridismo las confiere.

El Barça, canguelos y cofrades mediantes, que los hubo, ganó las dos últimas ligas ante unos buenos Real Madrid que obligaron a los culés a hacer temporadones a todos los niveles (unas veces en cuanto a números y otra en cuanto a juego).

Hoy Roncero, periodista-madridista él, vuelve a jactarse del engendro anual y comienza a apelar a toda esa parafernalia que más que miedo, sinceramente, a mí me produce risa. Juanitos, Rambos, cofradías... son las palabras que el mesurado albaceteño (o ciudadrealense) ha tenido a bien escribir en su infame contracrónica semanal.

De lo que el nacionalmadridismo no se da cuenta, o no se quiere dar, es que toda aquella milongaza sensiblera sólo tuvo la suerte de pasar por cierto sitio en el momento oportuno y que para nada es un dogma de fe tal y como ellos nos los presentan. Incluso, cosas de la mitificación de las cuestiones con el tiempo (cualquier tiempo pasado fue mejor), se ha llegado a decir que el Real Madrid le remontó al Barça aquel año una cantidad indecente de puntos (no pongo el dato porque depende del medio-periodista varía, pero oscila entre 7 y 9) que para nada es real.

Por aquellos momentos el Barça, tal y como decíamos, era un equipo víctima de su propia gloria que se abandonó y que aún así, en la temporada de la primera liga blanca (ya que en la segunda no hubo ni competencia), tuvo al Real Madrid a un tris de acabar con él. No pudo ser y los blancos ganaron aquel partido al Mallorca con Reyes campando a sus anchas (en todos los sentidos) por el terreno de juego y la fortuna ayudando en cierto modo con el palo que Varela impactó cuando el Mallorca ganaba ya por 0-1.

En total, desde que se inventó el engendro de las cofradías y los canguelos, han sido cuatro años en los que el los periodistas adscritos al régimen blanco que no empaña han apelado al invento de marras en tres ocasiones con resultado, por mucho que lo omitan, negativo para el Real Madrid: 2 ligas culés por una blanca, amén de una Champions... .

Olvidan también, por supuesto, que eran otros tiempos y era otro equipo el culé dónde los pilares de entonces carecían de una característica que los de ahora tienen: son canteranos. Con todo lo que ello implica.

Supongo, y no me cabe la menor duda, que a partir de ahora las cuentas anuales del jugador de turno madridista (apuesto por Ramos o Marcelo, aunque ojo con Cristiano Ronaldo) y de su prensa darán por supuesto al Real Madrid como ganador del próximo clásico en el Bernabéu y que el Real Madrid no perderá ningún punto de aquí al final de liga mientras que los culés se dejarán bastantes más.

Y a todo ésto, no sé si haber fusilado algún post similar habiendo buscado en el historial del blog. Supongo que habría empleado menos tiempo y la sensación de deja vú sería menor.

miércoles, febrero 02, 2011

EL PORQUÉ.

Se pregunta el nacionalmadridismo con mucha frecuencia ultimamente el porqué de que al Real Madrid le reciban en todos los campos con una hostilidad inusitada y gente fuera de sí. Hay muchas razones, según veo yo, pero hoy hablaré sólo de una. Y no es la enésima de Cristiano Ronaldo, quién supuestamente le dijo algo que no debía a Pandiani, sino que cambiaré de deporte para intentar reflejar uno de los motivos.

Hoy Roncero, futbolero de pro él y autonominado seguidor del baloncesto, tira de rancia nostalgia para jutificar por qué la liga ACB debería ser una liga bipolar. Afirma que todo ésto es bueno para este deporte y se permite la licencia de lanzar un dardo contra el resto de aficiones que no sean la del Barça, para hacer el enésimo ejercicio de "Cuéntame" y exponer lo que para él es un auténtico motivo para creer en la salud del baloncesto.

Obviando que la existencia de la supuesta bipolaridad en el baloncesto ACB a la que apela Roncero es un brindis al sol ya que el Barça ha apalizado sin compasión al Madrid en los tiempos recientes, resulta que el ciudadano Roncero cree que la salud de la liga pasa por una competición similar a la escocesa de fútbol.

La chulería, prepotencia e intento de humillación del juntaletras de As clama al cielo por el despropósito que supone el mensaje implícito del que cantaba lo de "puta Barça": si no eres ni Barça ni Madrid, eres un ciudadano de segunda, un paria, un ente extraño y nocivo que conviene ser extirpado para que todo sea perfecto.

Tomás, después de despropósitos como éste, y entendiendo que estas cosas las leen personas de cualquier mentalidad, se pregunta por qué el Real Madrid es recibido en muchos sitios como se le recibe.

Pues quizá uno de los motivos sean esperpentos como el perpetrado por el periodista de As. Un insulto en toda regla al resto de clubes y aficiones. Algo grave que sí que genera violencia contra su club.

Y no justifico para nada recibimientos hostiles al Real Madrid, pero también digo que niveles de inteligencia hay muchos, tal y como demuestra Roncero día a día, y que determinadas personas puedan sentirse atacadas por artículos de la calaña que tienen el escrito (es un eufemismo de vomitado) por este ser que añora tiempos pasados.

Miedo me da el pensar hasta dónde habría que retrotraerse para encontrar el principio de los tiempos que este Ultra de la prensa añora... .

La perla pueden verla aquí.