miércoles, marzo 09, 2011

CRUENTA CAMPAÑA ANTICULÉ.

El nacionalmadridismo no aguanta más y es hora de decirlo. Y no aguanta más porque la postura adoptada es la de la sinrazón mas absoluta, la negación de la réplica, la omisión de la argumentación contrario o, como poco, su minusvaloración y la mentira. La flagrante mentira.

Hace ya tiempo que vengo deslizando, en este lugar y en otros, que parece que para la prensa de la meseta todo lo contrario que le acontezca al Barça en cuestiones arbitrales constituye una especie de canon o peaje que hay que pagar por aquel supuesto arbitraje favorable a los azulgranas de hace dos años en Stamford Bridge.

La cuestión está ahora en que lo perpetrado por el paisano de José Mourinho y lo acontencido en los dos partidos de la eliminatoria ante el Arsenal, aunque esta con final feliz para los culés, no es más que rendir cuentas ante una especie de justicia divina que debe resarcir a alguien, supongo que al madridismo también, aunque no estuviera ni remotamente cercana su presencia por ciertos lares (una semifinal en estos años, menos aún), y todo lo que un árbitro se equivoque contra el Barça constituye un justiprecio.

Me da igual por otro lado que no admita el nacionalmadridismo lo dicho más arriba ya que es más que evidente cuáles son sus motivaciones cuando uno comprueba que el nombre de cierto noruego sale con más frecuencia de la debida a la palestra y, sobre todo, con una gratitud que asusta y provoca nauseas a partes iguales. Estos impresentables de la información deportiva son los mismos que censuran victimismos gurucetiles.

Sin embargo, a día de hoy, la realidad es tozuda. Si ya el año pasado hubo algún penalti no señalado, gol precedido de falta al Barça o en fuera de juego, o incluso un gol legal anulado por supuestas manos que no eran tales y que daba la clasificación para la final de la Champions, este año tenemos un buen catálogo también.

Porque en la ida hubo un gol anulado al Barça totalmente legal y hubo algún penalti y expulsión no decretada por el árbitro a favor de los culés. Y en la vuelta hubo un penalti no señalado sobre Messi, una amarilla rojiza a Van Persie en su desmán a Alves o una expulsión perdonada por ser de justicia haber mostrado la segunda amarilla al jugador gunner que cometió penalti sobre Pedro antes del tercer gol del Barça.

Sin embargo el nacionalmadridismo dotó a lo del año pasado de una insignificancia total. Ellos, los periódicos de las aficiones. Y este año, tras la ida, centraron el debate del partido en una cuestión puramente futbolera, qué cosas, para decir que el Barça no controló el partido como debía. Las jugadas de marras, cosas que pasan o, quizá, daños colaterales. Más bien, diría yo, parte de ese peaje que, consciente o inconscientemente, los medios madridistas le reclaman al Barça.

Este año toda la polémica la centran en la expulsión de Van Persie. Una acción totalmente interpretable y, al menos, con los condicionantes para ser arbitrada como realmente se hizo: segunda amarilla y a la calle. Sin embargo los paladines de la pulcritud en la interpretación de las normas, cosa a la que recurren cuando es el Barça quien cae en estos menesteres, les parece excesiva la expulsión del jugador holandés y, mire usten por donde, más decisiva que dos penaltis y dos expulsiones perdonadas a los ingleses.

Es curioso cómo se ha eludido el tema futbolístico, ahora que comenzaba a ser importante tras el buen partido jugado por el Real Madrid en Santander, y han centrado en una jugada que tiene réplica por todos lados.

Sin embargo ya sabemos el porqué principal, que no es otra que esa especie de cadena perpetua que el Barça y el barcelonismo debemos soportar por haber pasado una eliminatoria de forma, dicen, injusta.

Porque aquella eliminatoria también tiene réplica y bastante que cortar.

Aunque ya se encargaron de silenciar las posturas y argumentaciones culés la prensa de ese club que, dicen, tiene perdida la batalla mediática... .

P.D. El médico me ha recetado no ver Punto Pelota. Lo sigo poco o casi nada y , cuando lo hago, es sobre todo para ver cómo a algunos la vena del cuello les amenaza la explosión.

sábado, marzo 05, 2011

PRUEBAS DE QUE RONCERO ES UN VELETA.

Tras leer esta mañana el artículo de Roncero en el que trata el tema de la reciente dimisión del entrenador de baloncesto del Real Madrid, el italiano Ettore Messina, me propuese mirar en la hemeroteca baloncestística del periodista adscrito al nacionalmadridismo para ver qué decía del italiano anteriormente. Y lo hice porque tenía recuerdos de que, como siempre, había tenido alabanzas para con el italiano totalmente superlativas.

No he tenido que mirar mucho ya que no hace mucho el ciudadano Roncero escribía cosas que, sin mucho esfuerzo, uno puede entender como totalmente lo contrario.

Escribía el día 8 del pasado mes ésto.

Y hoy escribe cosas así.

Yo que Mourinho, a pesar de las felaciones periodísticas diarias de Tomás Roncero, tendría cuidado porque seguro que en un futuro el periodista de As seguro que podría darle caña de forma inmisericorde.

EDITO: este tema ya había sido apuntado en un comentario por Un culé calvo. Acabo de verlo.