miércoles, junio 22, 2011

REPUNTES ESTIVALES

El verano ya llegó y con él, por desgracia, las pasarelas balompédicas en cuestión de fichajes dónde todo el mundo trata de hacer ver que su producto es mejor y que su jugador, por supuesto, la tiene más larga. La calidad futbolística, decía.

Resulta curioso constatar que, justo cuando el culebrón Alexis Sánchez viró hacia zona culé y dejó de lado la opción madridista, el nacionalmadridismo tuvo a bien comenzar con sus seriales en los que nos muestra la catadura moral y deportiva del jugador chileno con su supuesto piscinazo en el partido de su selección ante Estonia. Una caida que supuso un penalti injusto, todo hay que decirlo, pero que el jugador andino nunca reclamó y que tuvo pinta de caida dentro del área propiciada por el devenir de la jugada. La campaña prosigue: los azulgranas son unos teatreros y, además, fichan a más teatreros.

Sin embargo lo que más me ha animado a escribir el post de hoy, aparte de que ya tocaba, es la enésima campaña de limpieza de imagen para con la enésima afrenta del Real Madrid para con su cantera y, sobre todo, la pura constatación de que la burra que nos van vendiendo de que Mourinho es un excelente gestor en cuestión de fútbol base no es más que mentira. Pura mentira.

El Real Madrid hoy ha fichado a un jugador francés, de 18 años, que militó la temporada pasada en el actualmente descendido Lens francés. Puede hacerlo, está en su derecho y si su política es esa, adelante. Al Real Madrid ni un pero porque en esencia está siendo coherente con la política que ha venido siguiendo desde hace unos 12-14 años: cantera para hacer caja y militantes de la primera plantilla fichados de fuera a costes varios.

Pero el nacionalmadridismo no lo ve así e incluso no se ruboriza al caer en la flagrante mentira o, quizá peor aún, en la falacia con visos de propaganda cuando mediante historias para no dormir nos cuentan la historia maravillosa de Mou.

Al parecer, aunque uno no lo conozca a pesar de ver más fútbol quizá del deseable, Mourinho ha llevado a cabo en sus andaduras por Oporto, Chelsea, o Inter una apología del canterano digna de mención. Al parecer, y resalto lo de al parecer, Mourinho ha introducido una sofisticada metodología de preparación y programación deportiva que, dice el glosador-loador del reino, el tal Forjanes, ha dado unos réditos bastante buenos a nivel de fútbol base en los clubs donde ha trabajado. La citada metodología incluye, también, ubicar a Pepe de mediapunta. Los resultados y la verdad, como decían en Expediente X, debe de estar ahí fuera.

Ahora, además y cuidadito que vienen curvas, Mourinho toma el mando de la cantera madridista. Ésto quizá sí debe de ser nuevo, porque jamás se lo había conocido en otros clubs ( puede ser mero desconocimiento, lo reconozco ) y es para los juntaletras del nacionalmadridismo la enésima prueba de la impagable labor del técnico portugués con los jóvenes valores del fútbol. Sin embargo uno, que ve la trayectoria del de Setúbal, no ve más justificación a la súbita preocupación de Mourinho por la materia prima de Valdebebas en el enésimo avance hacia el control total del club.

El resto son milongas y, como he dicho, propaganda desvergonzada que debería hacer ruborizar a quiénes son capaces de perpetrar artículos de tal grado de peloteo.

La trayectoria de Mourinho es la que es y sus éxitos son los que son. Y en estos éxitos no está la labor de sacar jóvenes para sus equipos. Eso es una fábula de abducidos o, quizá, de quiénes en su odio al Barça han tenido a bien abandonar muchos de los valores históricos del Real Madrid echándose en manos de Mourinho haciéndole propagandas rayanas en el insulto para con los consumidores de prensa de este país.