martes, febrero 28, 2012

EL ARTÍCULO.

Dejo el link de uno de los mejores artículos, si no el mejor, que he leído jamás. Un artículo que, cuando lo acabas, te hace pensar si Rubén Uría y Tomás Roncero, Pedrerol, Siro López y demás fauna de los medios de información se dedican a lo mismo.

Evidentemente, NO.

Ruben Uría: La chispa adecuada de Mike Tyson.

Disfruten.

PEP GUARDIOLA: CARGOS A LA TELEPATÍA.

Muchos han sido los que durante estos años de éxitos culés han venido sosteniendo que Pep Guardiola es una persona que no muestra su verdadero ser y que toda su actitud para con el exterior no es más que una fachada, una pose que el del Sant-Pedor ha fabricado en busca de la superioridad moral, y que realmente el entrenador del Barça posee una mente oscura y maquiavélica como pocas.

De Guardiola, básicamente, se ha dicho que "es un falso humilde". Uno se pregunta cómo se puede constatar este rasgo y, ciertamente, se me ocurren pocas maneras de hacerlo más allá de constatar que, efectivamente, en unas condiciones se dicen unas cosas y en otras, se cambia el discurso. Pep Guardiola, ahora que es requetesegundo, sigue sin hablar de los árbitros y el nacionalmadridismo se afana en el juego de las dobles lecturas, de los lenguajes corporales o del futuro, pasado o presente ficción. ¿ Pruebas objetivas como pudieran ser una lista de errores arbitrales en una rueda de prensa ?. Ni una.

Así que en estos días en los que el Madrid es superior en la clasificación liguera, tenemos a los totems nacionalmadridistas empeñados en hacerle perder al entrenador culé la batalla moral. Y en esta batalla tenemos argumentos para todos los gustos, pero especialmente irrisorio es el de la preferencia a la agresividad sincera a la tolerancia farisea. En resumidas cuentas, el nacionalmadridismo prefiere que te peguen una hostia sincera a que el agresor se la guarde pero se quede con ganas de darla.

Cuando uno analiza lo que la prensa afín al régimen dice de Guardiola se encuentra una amalgama de "está a punto de explotar", "no dice lo que piensa", "se está mordiendo la lengua", "es un falso humilde"... . Como ven, todo argumentos que entran directamente en el mundo de la metafísica o la ciencia de la telepatía.

Porque habilidades telepáticas es lo que deben de tener los paladines nacionalmadridistas para publicar ciertas cosas y entender qué es lo que Guardiola quiere decir o piensa. Todo muy objetivo pues.

En definitiva, que el día que Guardiola se queje de los árbitros de verdad, diciendo más o menos "este partido lo hemos perdido por el árbitro" o, como poco, "el árbitro ha influído en el resultado", espero ver a los tanques mediáticos por las calles vista la animadversión que genera un tipo que se ha hartado de decir que el Madrid es un equipazo, que no han perdido por los árbitros (igual que muchos jugadores) y que, en un alarde de sinceridad, ha dicho que "no cree que atrapen al Real Madrid" cuando cuenta con una desventaja más que considerable y su rival , con más o menos diligencia, solventa sus partidos con victorias.

Para una vez que eres sincero, Pep, también te caen palos.

lunes, febrero 27, 2012

AQUELLOS TIEMPOS DE RONCERO... , O AQUELLOS COLORES.

"Es en el reflejo natural para hacer un equilibro en el salto con la cabeza"


Lo anterior fueron las palabras de Tomás Roncero cuando valoró una acción de Ruud Van Nistelrooy en un Real Madrid - Deportivo de la Coruña que acabó en gol blanco y sin la pertinente tarjeta amarilla para el holandés.

Aquella acción ha sido sistemáticamente silenciada por el nacionalmadridismo mediante artimañas varias pero sobre todo gracias a la mano de Messi que acabó en gol ante el Espanyol "que pudo valer una liga" según los totems nacionalmadridistas. La de Van Nistelrooy en este caso no es que "pudiera valer una liga", sino que muy posiblemente la valió ya que en la jornada posterior el ariete orange anotaba los dos goles del Real Madrid en Zaragoza con los que los blancos mantenían el liderato a una jornada del final gracias a que no cumpliría ciclo de tarjetas ya que la del Depor era la quinta.

Pero hete aquí que anoche Busquets, en jugada difícilmente más análoga a aquella de Van Nistelrooy, sacó la mano a pasear y cometió un claro penalti en las postrimerías del encuentro del Barça - Atlético. Penalti claro y, caso de ser anotado, un poco más de tierra a una liga ya de por sí casi enterrada. En cambio Roncero anoche, qué cosas, pasó de explicaciones al borde de la física elemental y adoptó un guión, que es el que siempre adopta, de forofo de medio pelo para, esta vez sí, ver infracción en la jugada.

Sin embargo anoche lo más sangrante era ver cómo el sanedrín nacionalmadridista veía una más o menos voluntariedad a la hora de juzgar la acción por parte del Pérez Lasa para deslizar que no pitó la mano porque no quiso.

Contrasta bastante el planteamiento anterior con el mero hecho de comprobar que Pérez Lasa anoche sí que estuvo bastante predispuesto a pitarle las infracciones por mano a los culés. Algunas infracciones señaladas además fueron de una habilidad para la percepción visual pocas veces vista y que necesitaban de alguna extraña habilidad para dejar de lado las leyes de la impenetrabilidad de los cuerpos pues el trencilla era capaz de ver a traves del menudo cuerpo de Messi. O tiene una intuición absolutamente genial.

Por lo demás, constatar que el Barça anoche, en la jornada 24, fue favorecido por primera vez en esta liga de forma más o menos flagrante. Y cuando hablo de flagrante hablo de penaltis fuera del área, penaltis en contra no señalados por antológicas manos o perdones a agresiones barriobajeras.

No está mal constatar en qué consiste la normalidad para el nacionalmadridismo en la cuestión arbitral.

La ley del embudo que se llama... .

domingo, febrero 26, 2012

SERGIO RAMOS, ESE FUTBOLISTA.

Veo a la gente escandalizada con el enésimo perdón de expulsión a un jugador madridista por agredir a un rival. Sí, veo la la gente hacerse cruces por lo injusto de que Sergio Ramos, esta vez fue en Vallecas y le tocó al Rayo vía Diego Costa, acabara el partido.

A mí no me sorprende este asunto ya. Sea Ramos, Pepe o Arbeloa. Ésto ya es parte del decorado. No me sorprende desde hace mucho. Y lo digo sin la más mínima intención de autoatribuirme la virtud de iluminado ni nada de eso. Solo hay que constatar el camino seguido desde hace mucho tiempo en este país y en esta liga.

Estos lodos vienen de hace mucho. Estos lodos vienen de aquellos tiempos en los que se lavaba la imagen a jugadores que casi matan a un rival en un campo propinándole patadas en lugares cercanos a la cabeza y no en ésta por mero azar.

Estos lodos vienen de aquellos tiempos en los que un jugador madridista, de Camas concretamente, casi le arranca la pierna a Messi con una patada a bocajarro, alevosa y con aviesas intenciones, y completaba el episodio con un aquelarre de mamporros y tarantantanes varios en su camino a los vestuarios para ser sancionado con un partido por la expulsión monda y lironda.

Estos lodos vienen de aquellos tiempos en los que se consideraba más censurable que Busquets fingiera una agresión a que Arbeloa pisara a un compañero de selección y lo levantaba con un cinismo posterior nauseabundo mientras le pedía explicaciones de por qué se quejaba de un pisotón. Marcelo, por aquellos entonces, también se iba de rositas tras pisar a Pedro dentro del área sin la más mínima intención de jugar el balón. En aquellos tiempos se censuraba más la supuesta falsa moralidad culé que la objetiva violencia madridista.

A día de hoy el personal no debe rasgarse las vestiduras porque la defensa madridista vaya a agresión semanal y aquí no pase nada. ¿ Que Pepe pisa a Messi ?. Pues se enlata un video de perdón al microondas y aquí paz y después gloria.

Personalmente me repugnan estas cosas, pero sé que pasan y pasarán en un futuro. Y hay que pelear contra ellas o asumir, al menos, que van a pasar y digerirlo con normalidad pues este en este país la fiscalización nacionalmadridista está al servicio del sacro Real Madrid. Algo que también asumo como normal.

Es mi visión de todo ésto. Sé que es injusto aguantar acusaciones de favoritismo arbitral cuando a tu equipo le pitan cuatro veces menos penaltis que a su máximo rival y que por donde éste pasa no crece ni la hierba. Sé que es injusto tratar de asumir como normal que tu equipo sea el que más posesión de balón tiene de la liga y más veces llega al área y le hayan pitado a favor tantos penaltis como a los colistas de la liga.

Pero qué se le va a hacer.

Y ahora viene el Calderón, ante un buen equipo, y con la nocturnidad de Canal Plus como acicate a toda esta situación.

Al menos veo al Barça bastante recuperado en relación a cómo estaba hace unas fechas.

P.D. He leído en Twitter que alguien, irónicamente, decía que el video de Roncero de As en el que argumentaba que "por cosas como las del partido de Vallecas, el Madrid ganaría la liga", podía ser tomada perfectamente con otro sentido si se sacaba de contexto. No he podido más que recordar las palabras de Roncero en otro video en el que avisaba a los árbitros que todo el peso de la ley nacionalmadridista caería sobre ellos si no se portaban bien en Vallecas enlazándolo con la reunión de Villar y Rosell.

P.D.2. Lo que sí me ha dado verdaderamente asco es ver a Ramos y a Pepe, como dos matones, censurar a Diego Costa tras ser agredido en el campo.

martes, febrero 21, 2012

366 HISTORIAS DEL FÚTBOL MUNDIAL QUE YO ME INVENTÉ.

Gracias a la paciencia que el participante en este blog, el señor Kocroach, ha tenido para leerse una entrevista digital en Marca, parece ser que se ha arrojado algo de luz sobre el tema de la supuesta negativa del Barça a prestar su campo para la final de Copa del Rey en una de las respuestas de Santiago Segurola.

En dicha respuesta, además, se deja entrever claramente uno de los modus operandi de algunos de los totems del nacionalmadridismo que, al parecer, tienen una especie de presunción de objetividad por el simple hecho de no recurrir al exabrupto. Uno de ellos es, por ejemplo, Alfredo Relaño.

Han pasado años, varios ya, del comienzo de la debacle del Madrid Galáctico acaecida en una noche barcelonesa en Montjuic y Alfredo Relaño, quizá pensando que sus opiniones-informaciones alcanzarían la veracidad escondidas tras la bruma del paso del tiempo, se lanzó no hace mucho a legitimar la postura madridista de negar el uso de su campo para la final de Copa del Rey en virtud de una supuesta negativa culé a dejar su campo allá por 2004.

Parece ser que la evolución de la tecnología y las hemerotecas (más) accesibles le han jugado una mala pasada al director de As. A día de hoy nadie ha podido ver ni una sola noticia en la que se dijera que el Barça negó su campo. Por el contrario, sí hemos podido ver noticias y visitas a hemerotecas de antes del 2004. Concretamente a los voceros del movimiento de As no les ha costado encontrar referencias a una supuesta no "dignificación" de Guardiola a la Copa del Rey cuatro años antes, concretamente en el año 2000.

No descubro nada si digo que As no ha sacado ninguna referencia a ninguna hemeroteca de aquel asunto porque sencillamente no la tiene. Y tampoco, creo, caigo en un error si digo que esta vez a As se le ha ido la mano con su ya clásica táctica del revisionismo histórico futbolero al apresurarse tanto en el tiempo a informar sobre según qué cosas.

En el fondo ésto no es nuevo y As, con su director como cabeza bien visible de este entramado, ha venido recurriendo a estas artimañas en su afán de reescribir la historia. Lo ha hecho muchas veces y lo seguirá haciendo.

Un ejemplo de ésto es un nauseabundo serial que en su momento sacaron a raiz del fichaje de Di Stéfano por el Real Madrid. Fue en este serial donde la precisión de algunas supuestas informaciones contrastaban con varios oscuros que, curiosamente, entraban en temas escabrosos para el Real Madrid o para la "verdad" del movimiento nacionalmadridista.

Otro caso de estos seriales fue el perpetrado a raiz de la eliminatoria que en el año 2002 jugaron en Copa de Europa el Barça y el Real Madrid. Por aquellos entonces se rescató una historia que recientemente ha venido resurgiendo con más o menos frecuencia: la eliminación del Real Madrid en 1961 a manos del Barça. En esta historia se entremezclan algunos de los clásicos acutales: conspiraciones en la sombra para que el Real Madrid no enlazara una sexta copa de Europa, manipulaciones de tomas repetidas, acciones omitidas o tenidas en cuenta en función de la historia que se quería contar... . Un clasico modo de operar que nunca muere.

Si enlazamos con los 7 u 8 penaltis de Stamford Bridge que ya están en el imaginario colectivo, tenemos unos buenos ejemplos de cómo el periodismo puede crear estados de opinión por el simple motivo del altavoz y el repetir mil veces una mentira hasta convertirla en verdad.

Dentro de unos años el personal creerá, de hecho ya lo cree, que el Barça negó su campo al Real Madrid en 2004. Aunque no haya pruebas de que así fuera (más bien al contrario).

Es otra de las tácticas del nacionalmadridismo: reescribir la historia.

miércoles, febrero 15, 2012

EJEMPLO DE RACIOCINIO.

No descubro nada si en este post pongo a Roncero como un verdulero del periodismo, como un ser faltón que, por infantil, en vez de agredir causa risa. O pena. Pero no he podido esbozar una sonrisa al ver la respuesta que le profiere a un usuario de sus entrevistas digitales en la que el raciocinio y la coherencia dejan paso a una sarta de argumentos asemejables a vociferío o graznidos por lo poco que tienen que ver con lo que se le pregunta.

La respuesta es algo así como la que daría un abducido, un ser de esos al que si le pulsas un botón dicen lo que tengan grabado sin importarles el contexto.

Roncero no es un lumbreras, lo sé.

Pero me hace gracía y me descojono con él (pregunta 14).

P.D. Por cierto, que cada vez se me parece más al dinosaurio bebé de la serie "Dinosaurios".

martes, febrero 14, 2012

RELAÑO Y PEP.

" El producto se embotella, es de color blanco, sale de la teta de la vaca y su nombre comienza por "le" y acaba por "che"".

Lo ha vuelto a hacer.

Alfredo Relaño ha vuelto a tirar de su habitual cobardía para seguir alimentado su conspiranoia y, como siempre, hace un alarde de cinismo al alcance de muy pocos en el panorama deportivo actual. Es la táctica de este erudito de la prosa y mezquino de la razón. Un personaje deleznable del periodismo deportivo que bajo la chapa de la mesura se ha permitido, ya durante años, la licencia de intentar manchar los éxitos culés con sus habituales "reparos" (a los que no hará mención, por supuesto, si el Madrid gana la liga como sí que hizo tras el alirón del Ciudad de Valencia del Barça).

Lo de Relaño es muy simple y, a la vez, absolutamente desolador. Todo consiste en la vieja táctica de emplear la definición para opinar pero obviar el término. Así, el Barça o la RFEF han hecho todo lo que en términos estrictos pudiera definirse como mafioseo o conspiración pero no lo es. Así. Sin más.

Relaño pretende así salvaguardar su teórica postura de ecuanimidad sin recurrir al exceso de la palabra altisonante y, de paso, montar sumarios semanales al estamento arbitral en épocas de éxitos culés. Hoy día, no hay nada de eso. ¿ Y qué es lo que ha cambiado ?. El ganador. ¿ Qué más ?. Que al Barça le perjudican con una precisión de cirujano y una puntualidad de reloj suizo. ¿ Motivos ?. Qué se yo. Aunque los imagino.

Porque Relaño hace un alarde, como siempre, de censura informativa y habla de lo de Cornellá y Valencia como lugares donde los errores arbitrales, en principio, pudieron suponerle puntos al Barça. Olvida Getafe. O San Sebastián. Y omite aquellos partidos en los que el Barça, a pesar de todo, ganó. Como contra el Betis en el Camp Nou. Y olvida que el simple hecho de señalar un penalti en el último minuto a favor del Barça contra el Sevilla ya es motivo de levantar suspicacias y el run run de cada día.

Es lo que es el director de As en definitiva. Un señor, ideólogo y forofo adscrito a prácticas modositas que no esconden su verdadero perfil: es un forofo de tomo y lomo que pretende parecer que no lo es.

Y como hablamos de supuestas actitudes hipócritas, analizaremos la que en teoría tiene Pep Guardiola según el nacionalmadridismo. A día de hoy la campaña del CAG (comité de actividades Anti Guardiola, copyright Rubén Uría) está a toda máquina. Así, en estos días, es cuando se perpetran artículos como los de Mr. Hyde Pep y demás, todo con la clara finalidad de, mediante la censura a Pep, desagraviar por teórica comparación (que no se sostiene por ningún lado) al líder del madridismo y nacionalmadridismo.

Porque la comparación no se sostiene por ningún lado y el que intente equiparar lo perpetrado por Mourinho a lo largo de su carrera deportiva con lo que Pep ha "delinquido" en el Barça está haciendo un ejercicio superlativo de fe y creencia en lo sobrenatural o fantástico.

A lo mejor lo que el nacionalmadridismo esperaba es que Pep, con las revoluciones a mil por hora y la certeza de que un título se le escapaba, no le hiciera ver a los jueces de la contienda sus equivocaciones. Porque se equivocaron. En Navarra o en Almería.

Pero el caso es que analizando el artículo y los casos que exponen uno no puede más que hacerse cruces y reírse a brazo partido por algunos de los actos que se recopilan.

Al parecer Pep obró mal cuando Lucescu le recriminó una actitud supuestamente antideportiva (vean al ogro Pep). También resulta que Pep obró mal en el campo del Almería cuando fue expulsado por Clos Gómez y siguió en la misma tónica cuando dijo que el trencilla "miente". Las imágenes posteriores dieron la razón a Pep. Otra más. El artículo puede consultarse y, además, uno puede comprobar los verbos empleados: "acusar", "acosar", "perder la compostura", "atacar". Hay una parte especialmente falaz como es la de deslizar que Pep puso algún tipo de "tacha" al colegiado portugués Benquerença cuando realmente el posible trencilla de la ida de semifinales de Champions entre Barça y Real Madrid era Pedro Proença. Cosas que pasan cuando uno admite la leyendas urbanas montadas por el nacionalmadridismo como veraces. Como lo de los 6 (¿7 ya?) penaltis de Stanford Bridge.

Malvado Pep en definitiva pues sus actos están a la altura de acusaciones de mafioseo, invasiones de áreas técnicas rivales para celebrar goles, listados de errores arbitrales, carreras tras pasar eliminatorias por campos rivales, celebración de goles arrastrándose de rodillas, mensajitos a aficiones rivales, acusaciones de teatro... .

Todo muy equiparable pues.

jueves, febrero 09, 2012

AHORA CAEN II.

Vayan por delante muchas cosas. La primera que del caso Contador conozco más o menos lo que todos: lo que sale en nuestra prensa más o menos moldeado por nuestro chauvinista (para según con quien) periodismo. También considero, si es cierto, que la legislación antidopaje es injusta cuando sanciona a un corredor por tener en su organismo alguna sustancia que no le confiere ninguna ventaja deportiva. Y por último, y apoyándome en lo anterior, que se imponga una sanción en grado máximo (dicen que dos años es el tope) por uno hechos como los citados me parece que atenta contra uno de los pilares de la justicia: la proporcionalidad.

Ahora bien, resulta que por Europa, por algunos lugares más que por otros, han comenzado una cacería mediática contra el deporte español y contra sus éxitos. Ha habido para todos. Tenis, fútbol, baloncesto y ciclismo, por personificar en tres deportes contra los que ha habida claras alusiones, han visto como se cuestionaban sus éxitos. Y España ha entrado en autocombustión, quizá con razón, por todo ello.

Sin embargo contrasta esta actitud de los adalides de la presunción de inocencia con la que han tenido y tienen para con el Barça lo medios nacionalmadridistas que, curiosamente, en este caso son los mismos.

Porque parece que esto de acusar sin pruebas es ahora nuevo. Y no, no lo es. Y quizá al culé aficionado al deporte español (como yo) le pillen estas acusaciones con algo de callo hecho. El aficionado al Barça ha tenido que capear acusaciones de esta índole y mucho peores sin ninguna prueba. Con menos incluso que en el caso Contador, ya que lo que es innegable es que en su organismo había clembuterol.

Por ir echando la mirada atrás y recopilando sucesos, resulta que al Barça le han acusado de dopaje. Fue Jose Antonio Alcalá, de la cadena Cope, el que amparándose en unas fuentes madridistas lanzó esta noticia y anunciaba que en el Real Madrid existía malestar y dudas sobre la condición física de la plantilla del Barça. También han sido bastante malintencionados los seriales de Marca en los que se hablaba de las "recuperaciones milagrosas" del Barça. Todo ello vestido de información pero lanzado al ruedo en épocas en las que el personal, madridista en su mayoría, estaba dispuesto a creer lo que hiciera falta. No era casualidad.

Rebuscando en alguna que otra estercolera mediática, resulta que por la infame Defensa Central, pocilga en la que periodistas del bagaje mediático de Siro López, Iñaki Cano o Frédéric Hermel han ejercido alguna que otra labor periodística, se habla sin rubor de los "batidos" del Barça, de la honorabilidad de su médicos e incluso se llegó a vincular el reciente cáncer de Eric Abidal con las supuestas prácticas dopantes del club azulgrana. Después de ésto salió Siro López a lamentar estas publicaciones en la página en la que él era director y a anunciar que dejaba el cargo. Cosas que pasan cuando te abandonas a tus instintos y de embarcas en proyectos mediáticos en los que el carácter periodístico de uno está más que bien encuadrado.

Pero al Barça le han acusado de más cosas aparte del dopaje. Y no me extenderé mucho porque en estos años publicando por aquí ya hemos hablado y debatido largo y tendido sobre el tema. Al Barça le han acusado, con la cobarde táctica de la declaración a medias y sin tirarse mucho al barro, de ser una organización semimafiosa. Del Barça se han dicho muchas cosas, pero la más sangrante es que su influencia es capaz de acabar con carreras arbitrales. Sí, de la salud, deportiva por supuesto, del Barça, dependían la carreras de los trencillas que aspiraran, como todo hijo de vecino, a mejorar su status arbitral.

La reflexión a todo esto está clara y cae por su propio peso. El nacionalmadridismo, paradojas del destino, está cayendo en una especie de chauvinismo (¿madridismo?) en el que su labor se limita a ser simples aparatos mediáticos de los intereses patrios en el caso del deporte español y madridistas en el caso de Villarato y gilipolleces similares.

! País ¡.