viernes, agosto 31, 2012

PATRIOTAS DE HOJALATA.

Andrés Iniesta fue elegido mejor jugador de la pasada Liga de Campeones y hubo un sentimiento agridulce entre el nacionalmadridismo por tal designación. La parte agria de la historia, claro está, es que no pudo llevarse el galardón el marketiniano Cristiano Ronaldo. Su cara en la gala era un poema y debería ilustrar, desde ya, el ejemplo de lo que se entiende por "cara de asco".

La parte dulce de la victoria de Iniesta de ayer para el nacionalmadridismo la supuso que Messi no se llevará el galardón por segunda vez consecutiva. Lean bien lo anterior y no lo confundan con "me alegro porque lo ganó Iniesta". Porque el tema está meridianamente claro y conviene que nos vayamos quitando desde ya las caretas* y dejemos de jugar a erigirnos en paladines de la causa española.

Personalmente, y supongo que a Mourinho le encantaría, no soy hipócrita y creo que todos los Balones de Oro y demás galardones se los debería de llevar Messi mientras juegue a un nivel medio aceptable en él. Regatea igual o mejor que Iniesta, pasa igual o mejor que Xavi y anota goles como él solo. Es una especie de tres en uno que aúna las virtudes de los tres (los otros dos añadidos a él) futbolistas más talentosos del Barça. Y con ésto tampoco le niego el pan a Iniesta o a Xavi, sino que simplemente opino que Messi está por encima de ellos.

Pero hablábamos de patriotas de hojalata y esta semana tenemos un ejemplo totalmente revelador. Si nos retrotraemos unos meses atrás tendremos, además, puestas en escena a medio camino entre la nauseabunda mentira y el bochorno más absoluto. Fue, por ejemplo, la pantomima o numerito que Tomás Roncero montó en los platós de Punto Pelota como respuesta a quienes habían puesto en duda su amor a los colores rojigualdos.


El caso es que después del esperpento aquel ha costado horrores ver un artículo de Roncero en el que tras hacer campaña para Casillas no haya claudicado a sus más primarios deseos sacando a la palestra el nombre de Cristiano Ronaldo. Incluso, antes a la Eurocopa, ya le daba sin titubeos el balón de oro al jugador portugués sin tener en cuenta Eurocopa ni nada por el estilo.

Es una de las grandes falacias recientes, surgidas a raíz de la selección española victoriosa de ahora, del nacionalmadridismo españolísimo. Y es justo ahora cuando tienen que demostrar su adhesión a la piel de toro cuando hacen totalmente lo contrario. Como el votante del diario Marca que ayer entregó su voto a Cristiano Ronaldo antes que a Iniesta. El periódico de las aficiones. El diario de la ÑBA, del año con la estrella en la portada, del Zidane te vamos a jubilar... . Ellos... .

Aquí hay una doble moral que apesta. Y apesta por varias razones, pero la principal es la teórica mayor españolía de todo lo que huela a Real Madrid y los actos que luego estos personajillos perpetran. Son ellos y no el resto de equipos los primeros que si tienen que anteponer al Real Madrid a la selección, a la hora de la verdad, lo hacen. Son ellos los que quebrantan el primer mandamiento de Mourinho sobre la hipocresía y cuando tienen en su mano el hacer algo en favor de un paisano de Don Santiago Bernabéu silban mirando al techo.

Y no se ponen ni colorados.

Qué esperpento por Dios... .

*Pongo el enlace al artículo de Rubén Uría porque todo buen culé debe leer de vez en cuando el artículo en tiempos de ataques de la caverna.

sábado, agosto 25, 2012

RIGOR A LA CARTA.

El Barça ganó por 3-2 el partido de ida de la Supercopa de España en un encuentro en el que fue superior al Real Madrid y en el que en 20 segundos fatídicos para los culés dispusieron un decorado para el desenlace del torneo que se decidirá, esta vez en el Bernabéu, el día 29 de Agosto. Los 20 segundos, aproximadamente, son los que median entre la parada de Casillas a Messi y la poca fortuna de Víctor Valdés a la hora de elegir qué opción elegir con el balón mientras era importunado por Angel Di María. Hasta aquí lo meramente futbolístico.

A día de hoy tenemos que la campaña del nacionalmadridismo comienza fuerte. Ahora es el gol de Pedro, el empate, el que se sitúa en el centro de las críticas por la posibilidad de que el canario estuviera en fuera de juego cuando lanza el desmarque que le citaría con Casillas y terminaría en gol. Personalmente no sé si es fuera de juego, aunque sí que sé que, de serlo, es de una magnitud en la que la duda es absolutamente mastodóntica. Puede serlo o no puede serlo. Y lo que sí es verdad, también, es que existe la directriz arbitral de que en caso de duda no debe señalarse. Es aquí donde entramos en un debate donde el grosor epitelial influye y en el que las filias de cada uno nos contaminan de forma irrevocable. Que cada uno opine lo que quiera.

Sin embargo contrasta el celo exhibido en analizar esta acción con la poca voluntad de analizar otras acciones decisivas. Recientemente tenemos la curiosa ausencia de tomas "reveladoras" (aunque hay una que hace intuir bien a las claras qué sucedió en aquella jugada) en la acción que ponía a Soldado ante Casillas en el pasado Real Madrid - Valencia. Decir que estos fallos de la técnica, igual que el perpetrado durante un gran periodo de tiempo con la acción de Higuaín en Mestalla, apesta hasta decir basta.

Pero hablábamos de la diferencia de rigor que exhiben los medios nacionalmadridistas a la hora de juzgar las acciones. Ellos, "los periódicos de las aficiones". Y contrasta por la nula repercusión que tuvo la acción que en la pasada liga ponía al Real Madrid por delante en el marcador en el Camp Nou. De aquello se escribió poco o nada. Todo giró en el golpe, ahora sí, que el Madrid había dado en el campo del Barça y en lo guapo que se ponía Cristiano Ronaldo mientras le dirigía al público ademanes de "tranquilícense".

La jugada de marras pueden verla en la instantánea inferior:


Y la jugada de Pedro: 



Personalmente considero que al menos el debate omitido y censurado de esta jugada le aguanta al pulso al de la acción de Pedro del pasado jueves. Pero no hubo debate, lamentablemente.

Y es aquí cuando entramos en el estado de desinformación al que nos somete la caverna mediática para con el fútbol. Se produce aquí un estado de manipulación mediante el hurto o censura de los datos para el debate en función de la conveniencia del equipo, impuesto, de la nación o pueblo español. Como con lo de Higuaín en Mestalla. Como lo de Soldado el otro día.

Esta manipulación es la que tiene que aguantar el aficionado al fútbol en España. Medios que ni la Nasa y en Full HD y 3D cuando interesa e instantáneas en película de 16 mm si interesa lo diametralmente opuesto (desinformación).

Y como medida de urgencia, está el Photoshop:


O la selección del frame que sea menester: