miércoles, octubre 03, 2012

TRAMPAS AL SOLITARIO.

Relaño ha hablado hoy de la diferencia de trato que reciben el Barça y el Madrid por parte de la prensa y se hace cruces, además, porque el saldo de este hecho, según él, sea más negativo para con el Real Madrid. Así, con su cuidada prosa y su genuino estilo explica lo que para él es, sin ninguna duda, un fallo que tiene el Real Madrid o, quizá, su departamento de prensa (cuyo líder es, por cierto, un ex trabajador suyo).

La idea que desliza Relaño tiene tintes verosímiles y está bien hilada. Explica qués y porqués. Explica cómos y cuándos y sobre todo lo aliña con su sempiterna comparativa Barça vs Real Madrid. Pero comete un error de inicio que, como siempre, invalida todo el planteamiento posterior. Y este error es, además, una de las señas de identidad de su periodismo y del nacionalmadridismo por extensión.

A la hora de valorar los hechos el director de As considera a la misma altura el pulso Ramos-Mourinho que la discusión Villa-Messi de no hace mucho tras un lance del juego. Y para darle robustez al asunto, mete como problema culé los teóricos errores que le beneficiaron en el pasado Sevilla-Barça o, más alejado en el tiempo, en la visita de los culés a Pamplona. He aquí el error o, más bien, la trampa.

Porque no es comparable lo de Villa-Messi (si hubiera algo), con lo de Ramos y Mourinho. Porque que yo sepa ni Villa ni Messi han salido a darse mamporros dialécticos ante los micrófonos ni uno de los otros a ideado una dedicación de gol en la que hubiera recado para el otro. Más bien, y de ésto sí que no hay duda, lo de Villa con Messi o viceversa fue uno de esos espectáculos con los que Cristiano le obsequia a todo aquel compañero que no realice la jugada por los cauces que a él le gustarían.

Desde tiempo inmemorial ésta es la táctica del nacionalmadridismo. Es una especie de trampa al solitario a la que de vez en cuando recurren para explicar su paranoide visión del duelo culé contra merengues y barrer para la casa blanca. Pues no, Relaño, no es lo mismo lo de unos y otros y quizá ahí radique, en parte, la repercusión que unos hechos tienen y otros no.

Toda esta parafernalia nacionalmadridista además llama la atención por otra cuestión ya deslizada varias veces que en el fondo es otro acto de trilero. Los dos periódicos madridistas por antonomasia del país se quejan de la mala prensa que tiene su equipo y de la indefensión que tienen ante los medios. Otro acto de trilero pues son ellos los que más venden y, además, tienen el disimulo de contar en sus entrañas a profesionales de la objetividad de Roncero, Guasch, Juan Manuel Rodríguez (especialmente siniestro este señor), Pedro Pablo San Martín, Siro López, Alberto Cuéllar, Látigo Serrano y demás fauna del panorama periodístico. Que vendan que sus informaciones no benefician al Madrid teniendo a semejantes trabajadores en nómina es, realmente, pedirle un acto de fe a su parroquia.

Para terminar, y sin ahondar mucho pues es un tema muy trillado, va quedando meridianamente claro que el único requisito necesario para que se hable de Villarato es que el Barça vaya por delante del Real Madrid en la clasificación. Relaño, ideólogo del engendro, ya afila armas y sólo el cuerpo presente del difunto Villarato original (otro anterior) le impide de momento, a pesar de ciertos escarceos, declarar a los cuatro vientos que, de nuevo, existe nueva campaña pro-Barça y anti Real Madrid. Ya tiene los ingredientes: errores arbitrales, politiqueos varios como el de Freixa y, sobre todo y lo más importante, al Real Madrid por detrás del Barça.

Prepárense que vienen curvas.